miércoles 8, febrero 2023
spot_img

Presidente de Cuba llama a la paz y confirma decisión de defender tranquilidad ciudadana

La Habana, 15 jul (Sputnik).- El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, instó a hacer un análisis crítico y autocritico de las causas que provocaron los disturbios ocurridos el pasado 11 de julio, e hizo un llamado a la paz, la concordia y el respeto entre ciudadanos de la isla, en una comparecencia en la televisión local el miércoles.

«Pediremos disculpas si alguien fue maltratado en medio de las situaciones vividas, pero defenderemos la tranquilidad ciudadana y la sociedad que en mayoría hemos decidido construir», subrayó el mandatario.

Díaz-Canel explicó que los sucesos acaecidos el domingo en La Habana y otras localidades del país, fueron alentados desde el exterior, y fueron caracterizados por desórdenes públicos, vandalismo y violencia, y que se aplicará la ley con garantías procesales establecidas.

El presidente de la isla insistió en que su llamado a defender las calles fue malinterpretado y manipulado por los que adversan a la Revolución, y reafirmó la legitimidad de proteger los bienes del pueblo, el respeto a la ley, y preservar la tranquilidad ciudadana, de elementos desestabilizadores.

Enfatizó que los disturbios del domingo fueron el resultado de un plan deliberado dentro de los códigos de la guerra no convencional y el manual del llamado golpe suave, que trata de aplicarse al Gobierno de la isla para derrocarlo.

Según Díaz-Canel, estos hechos coincidieron con el recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por EEUU desde hace casi 60 años, y el rebrote de la pandemia del covid-19, escenario ideal para tratar de provocar la caída del Gobierno.

El presidente cubano insistió además en multiplicar los sentimientos de solidaridad, sensibilidad y responsabilidad social, y a esforzarse por encontrar soluciones y resultados que contribuyan a superar los conflictos.

Llamó también a perfeccionar el trabajo, profundizar en las transformaciones que necesita el pueblo y en los modos de hacer, y evitar que la gente sea manipulada con proyectos externos e injerencistas.

El 11 de julio estalló en Cuba una manifestación popular en el occidental municipio de San Antonio de los Baños, detonada por la crisis económica y el incremento en los casos de covid-19, la cual fue replicada luego en otras localidades del país.

Las protestas, sin precedentes desde el triunfo en 1959 de una Revolución liderada por Fidel Castro, derivaron en choques con fuerzas del orden y simpatizantes del Gobierno, llamados por Díaz-Canel a defender las calles.

Sin un programa ni liderazgo definido, los manifestantes reiteran consignas de «libertad» y exigen cambios en el país, en medio de reclamos de una intervención humanitaria con el presunto fin de encarar los estragos de la pandemia.

En ese escenario se registraron disturbios y actos vandálicos que motivaron una serie de arrestos en el país, y al menos una persona murió en circunstancias no especificadas en un choque con la policía en La Habana.

Díaz-Canel admitió que existen razones para el malestar social, pero las achacó fundamentalmente al bloqueo económico, financiero y comercial de EEUU. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias