martes 31, enero 2023
spot_img

Tiempo al tiempo

Columna Poliédrica

En septiembre del 2020 escribimos la Columna titulada: ¿Qué habrá hecho don Rodolfo Méndez para que la construcción de obra pública esté funcionando? En aquella ocasión los últimos párrafos que escribimos decían lo siguiente:

“No me cabe duda que la derecha costarricense está muy contenta con la gestión de don Rodolfo. Los grupos empresariales han reconocido la labor de Méndez Mata y ello se ha visto reflejado en la veneración que le han brindado, no de ahora, porque ya se la habían brindado en su paso por los gobiernos socialcristianos. En cualquier caso, para la derecha costarricense  el color político no importa, a ellos lo único que les interesa es que se hagan las obras que benefician sus actividades empresariales.

Pero en honor a la verdad, a la izquierda tampoco le disgusta la gestión del Ministro octogenario. Nadie en sus cinco sentidos estaría en desacuerdo con las obras que se vienen haciendo, el problema será si aparece alguna situación contraria a la ley y aún así, dependerá si aquello sale a la luz. Esperemos que no sea así y que el señor Méndez Mata pueda concluir su legado como ingeniero civil con la probidad que, pareciera, ha tenido durante su paso por la función pública.

¡Tiempo al tiempo !”

Aquella Columna generó varios comentarios y un correo electrónico de una persona que me escribió manifestando lo siguiente:

“Señor Miron.

Queda después de leer su artículo de la gestión del Mopt con las OBIS, un sentimiento de duda con respecto a la legalidad o transparencia en la ejecución de las mismas.

Le pido por favor que si tiene datos concretos sobre malos manejos, los exponga públicamente, para que dé pie a una investigación, o que se disculpe en un próximo artículo por sembrar dudas en sus lectores.”

Le contesté al señor que me escribió lo siguiente:

Estimado señor …:

Antes que nada le ofrezco disculpas por el retardo en la contestación de este correo. Le agradezco que tenga la paciencia de leer la columna Poliédrica, hay muchos que opinan y no la leen o que la leen y hacen una comprensión incorrecta de la misma.

Desconozco quién es usted, porque ni siquiera tiene la deferencia de presentarse e indicar si tiene algún vínculo con el Ministerio de Obras Públicas y Transportes o cualquier otra dependencia. En cualquier caso le respondo en su condición de lector de la columna de la siguiente manera:

Con el respeto que usted, el señor Méndez Mata y los lectores se merecen, le indico que nadie está sembrando dudas de nada. A lo largo de la columna se valoró, positivamente, la labor de don Rodolfo.

El problema es que no es solo él sino que hay otras personas involucradas en estos procesos, de manera que los controles que él y las instancias respectivas puedan hacer, siempre serán pocos.

Señor (…), por eso y por lo que hemos visto en otros momentos, es necesario esperar el paso del tiempo para confirmar, como usted y yo esperamos, que no haya problema alguno con estos procesos.

Ya hemos visto mucho durante administraciones pasadas y si usted está dispuesto a meter las manos al fuego por las personas que estime pertinente, pues adelante.

Lo que en mi caso toca es dar los méritos a don Rodolfo porque creo que los merece, pero al mismo tiempo tener una posición de cautela y crítica con él y con cualquier funcionario público o privado.

Por todo lo expuesto, no veo razón alguna para emitir ninguna disculpa en razón de lo que se plantea en la columna. Ni se calumnia, difama o se ofende el honor de ninguna persona, cosa de la que trato de cuidarme cuando escribo y la columna anterior no ha sido la excepción.

Agradezco mucho su mensaje y como puse en la columna: ¡Tiempo al tiempo !

Atentamente. Andi Mirom”

El señor en cuestión respondió a mi correo, en lo que interesa, lo siguiente:

“No trabajo para el MOPT, ni antes ni en un futuro.

Lo que más le deseo es que sea siempre objetivo, en sus columnas de opinión, y como ya vio, puede que a algunos que tratamos de informarnos, respondamos a comentarios o criterios que  nos parecen ambiguos.

Se necesita mucho de comentaristas ya no solo objetivos, si no supraobjetivos, por los tiempos de desinformación, tergiversación de la información y noticias sesgadas en que vivimos y que se acrecentarán conforme se acerquen las próximas elecciones.

Lo mejor para usted, su familia y sus proyectos.”

Como he hecho con otros lectores que han tenido la deferencia de escribirme, agradecí al señor que tenga la paciencia de leer la Columna Poliédrica y por supuesto de hacer comentarios en la sección respectiva o escribiendo a nuestra dirección electrónica. En la medida de nuestras posibilidades respondemos a los mensajes que recibimos, no siempre de inmediato pero procuramos no dejar ninguno sin responder. Antes los intercambios epistolares eran sumamente interesantes y el tener la posibilidad de practicarlos en estos tiempos, tal vez no con la misma intensidad, es una experiencia que se merece continuar

En cualquier caso y en punto al tema que nos ocupa, el tiempo se ha encargado de sacar a la luz lo que venía aconteciendo en relación con la obra pública. No hay que ser profeta sino un poco perspicaz para suponer que tanta eficiencia podría implicar que algo no andaba bien, lo mismo ocurrió con la trocha fronteriza en que se realizaron trabajos que no eran normales al patrón que se había dado en los últimos años; es decir, de un pronto a otro, los nudos  que antes impedían hacer los proyectos de obra pública se desataron y todo comenzó a fluir de una manera que llamaba mucho la atención. ¡Extraño!

No queremos, ni pretendemos ser pitonisos. Lo único que hacemos es ver la realidad con un ojo crítico y cuestionar cosas que cualquier costarricense tiene a la vista y que varios medios de comunicación, no todos, se hacen de la vista gorda en función de los intereses de sus dueños. En fin, el tiempo se ha encargado de poner en su lugar los acontecimientos pero, a decir verdad, no creo que este relajo vaya a pasar a más desde el punto de vista jurídico; no obstante, ese es otro tema que merecería otra columna, porque lo que al parecer se ha dado con la Fiscalía General en relación con el tema de las escuchas telefónicas, francamente, se para el sol a ver. 

La decadencia de la que tanto hemos hablado en otros momentos, es en todos los campos y el jurídico no es la excepción. 

(*) Andi Mirom es Filósofo

andimirom@gmail.com

columnapoliedrica.blogspot.com

Más noticias

9 COMENTARIOS

  1. Sr Mirom, asi es tiquicia, un monton de incautos a los que una y otra vez los bailan y siempre creen que los politicos son sus buenos amigos…pueden robarles mil veces y si una vez un politico hace algo bueno se olvidan del resto…por esa buena voluntad que raya en la imbecilidad es que han elegido a los presidentes que han tenido. Muchos de ellos creen que porque estudiaron son electores informados, pero que va, lamentablemente saben poco de filosofia y de teoria del conocimiento, de sicologia en general, ignoran que la ingenieria social es un campo harto explorado y que se los aplican a ellos tambien…solo creen en versiones oficiales. Por eso es que ahora andan de tontos utiles haciendole el mandado a las farmaceuticas inyectandose el veneno y haciendo mas ricos a esos emporios.

    El hombre mas grande de la historia dijo «conoceran la verdad y la verdad los libertara»…pues es hora de empezar a darse cuenta de donde estan parados.

  2. La pregunta Andi es como queda el pais ? Se terminaran las obras como la de Circunvalacion que luego de años de espera al fin veiamos una conclusion ?
    Castigaremos a las empresas y empleados publicos participantes, moral,social y juridicamente,ademas de la economica ?
    El problema se revierte a los ciudadanos que nos quedaremos como dicen los españoles,sin Ines y sin el retrato.
    Tan malos resultaron los gobiernos PAC, que si en efecto, el pais estaba contento con la luz que daba el MOPT y su ministro.Lo que no sabiamos es que para mover el engranaje estatal se necesita tanto aceite.

  3. Efectivamente, el periodismo y los articulistas independientes como el señor Mirom, están sometidos a constantes amenazas y tienen que estar cuidando la forma como escriben para no verse en un problema. Leí en su momento aquella columna y la he releído hoy para refrescar la memoria y, está claro, que lo dicho ahí es de sentido común. Lo que el señor Mirom hizo es poner por escrito lo que muchísimas personas hemos pensado y celebro que haya gente como él que se ha convertido en la voz de los que muchas veces somos silenciados por los poderes fácticos, por los medios de comunicación que publican lo que les interesa y por la ley que hacen los políticos, que se convierte en una amenaza velada para conocer de este tipo de chorizos.

  4. He de decir que desde que veía montones de maquinaria pesada de “Feluco Herrera” a ambos lados de la carretera a Guanacaste, hace sesenta años, me preguntaba: ¿tanto gabán que dejan botada la maquinaria? Si, en Costa Rica lo único que no se repara es un coffee maker, y Feluco botando equipo, por cierto Feluquillo el hijo hizo una compra cuestionada x los Ledesma que después le empujó al estado, creo que en el gobierno deMiguel.
    Las movidas han sido eternas: en 1982 Rolando en el gobierno del tío, siendo ministro del MOPT dijo que había que botar el puente Jysn pablo II por inseguro: a casi 40 años, aún funciona. No fon Anfimiron aquí tofus manosean.

  5. Vamos para otros 40 años de no invertir en infraestructura, y el problema somos nosotros mismos, que donde alguien dice «Estado» de una vez cojemos el garrote para darle a la piñata, incluyendo a los mismos empleados estatales.

  6. señor ,sera cierto que meco se esta llevando maquinaria fuera del pais y que la maquinaria de h soliz y meco no pgan impuesto al fisco y ademas le subencionan el diesel y gasolinas. aclareme esa duda porfa.

  7. Siempre los izquierdosos poniendo obstáculos al desarrollo, la obra civil está alguna con problemas que aún no se han identificado pero están y duela o no es obra de Rodolfo Méndez, que se cometieron acciones dolosas hay que verlo porque está en investigación, pero esto no obvia la tarea hecha que es de beneficio a todos los costarricenses. Y si vemos la corrupción que es generalizada, empezando por el Poder Judicial, Poder Legislativo y el ejecutivo, en donde buena parte de la culpa la tiene el estado sobreprotector y anquilosado, en donde la tramitología es el naciente de corrupción, al tener que pagar los ciudadanos para que cualquier actividad pública camine y no hablo de carreteras, para que revisen una fuga de agua o un medidor descompuesto. Y por supuesto que los inútiles del Conavi se esforzaron para ser más ineptos y obtener prebendas para que se pagaran facturas o se decidieran concursos. Mal estamos, pero efectivamente la reorganización del Estado a uno pequeño, controlador de acciones y eficiente es la prioridad. Hasta ese momento tendremos calles con huecos, salud pública cada vez más deficiente, etc y muchas cochinillas. Mal estamos.,

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias