lunes 29, noviembre 2021
spot_img

El culto a Maradona ya tiene un altar bajo el Popocatépetl

Ciudad de México, 22 jul (Sputnik).- Los dos goles del astro del fútbol Diego Armado Maradona contra Inglaterra, cuando Argentina se coronó campeón del Mundial de 1986, y su paso como director técnico de los Dorados de Sinaloa son dos hitos que se unen ahora en una nueva «Iglesia Maradoniana» que surge en México.

«La idea la venía trayendo desde hace tres años, cuando fui a ver a Maradona con mi familia a Culiacán», relata a Sputnik el emprendedor argentino Marcelo Buchet, mientras bebe su tradicional infusión de yerba mate.

El astro dirigió al equipo de la capital sinaloense (noroeste), de septiembre de 2018 a mayo de 2019.

Buchet relata el momento en que el ídolo deportivo aceptó la idea: «Le comenté que tenía el antojo de hacer la Iglesia Maradoniana y él me respondió guiñándome un ojo».

«Hazla, si las vas a hacer hazla», resume el emprendedor, evocando el gesto aprobatorio de Maradona.

Buchet, nacido en la provincia argentina de Entre Ríos, entre los afluentes del Paraná y el Uruguay, pero criado en Buenos Aires, llegó a México hace dos décadas, cuando se convirtió en restaurantero: fundó la «Pizzería Che Boludo» en la ciudad prehispánica de Cholula, Puebla, en el centro de México.

Celebración de la vida

Nadie quería creer la muerte de Maradona, el 25 de noviembre de 2020, en la ciudad de Tigre, en la provincia de Buenos Aires, mucho menos Buchet.

Rememora sin ocultar la emoción: «El comienzo para cristalizar la idea fue el día de la muerte de Maradona: hay que hacerla, pensé».

El nuevo museo se suma a la oferta cultural de la ciudad ancestral habitada más antigua de América, con dos milenios de historia y una enorme pirámide del tamaño de un cerro edificada durante siglos.

«Es algo sumamente difícil, no cualquiera se atreve a hacer esto en México y menos en San Andrés Cholula», expresa.

Comenzó afirmando la idea, a raíz de sucesos personales ocurridos el año pasado: «La muerte de mi madre, de mi hermano y de mi mejor amigo, y en el día que muere Maradona fue en el cumpleaños de mi hija», recuerda con nostalgia.

Mientras las exequias masivas de Maradona se organizaban en Buenos Aires, con multitudes en las calles, en un rincón bajo los volcanes Popocatépetl e Iztacíhuatl se colocaba la primera piedra de aquel sueño.

«Empecé a armar toda la iglesia, me tomó ocho o nueve meses», relata satisfecho.

Un Maradona portando un sombrero de charro negro de ala ancha está pintado en la fachada de su nuevo recinto de culto: la imagen de 1986.

Maradona para México

La única iglesia maradoniana que ya existía se encuentra en la ciudad argentina de Rosario (este).

«Pero esta es una iglesia por y para los mexicanos, por el amor a Maradona; estamos totalmente desligados de la iglesia maradoniana de Argentina» aclara Buchet.

Explica que su idea es diferente, para borrar la usual proyección de luces y sombras sobre la vida del ídolo.

«Queremos cambiar un poquito la imagen de Maradona, vamos a hacer mucha labor social y turística también», explica el fundador.

Aclara con énfasis que no pide dinero: «No lo queremos, es sin fines de lucro».

El emprendedor ha alternado su trabajo de restaurantero con misiones sociales, acompañado por su familia de cuatro hijos.

«Recaudábamos víveres o los compraba con mi dinero, los llevamos a la Sierra de Puebla y a muchos lugares que tienen mucha carencia de alimentos», relata sobre el perfil de su nuevo proyecto.

Contempla ofrecer pláticas de no adicción a niños y jóvenes apoyado con amigos psicólogos: «No queremos perjudicar a nadie», insiste.

Buchet comenzó su pasión por el astro argentino desde que en lo vio jugar en Newell’s Old Boys de Rosario, en el Boca Juniors y en la selección de argentina.

«Tuve la oportunidad de saludarlo en Argentina, pero como lo podía saludar cualquiera», recuerda.

Hasta entonces, el mejor recuerdo era la alegría de dos goles de Maradona contra Inglaterra.

«Pero después de haber estado con él en Culiacán, el recuerdo que tenía pasó a la historia, es la nueva idea que me queda de él» expresa emocionado.

El encuentro en Culiacán fue así: «Llevé a mi esposa y a mis hijos, y el amor que les demostró, la forma como los trató y acarició, le dio un beso a mi esposa y la trató con un respeto impresionante».

Buchet dice que entonces conoció al «verdadero Maradona». «El pibe del pueblo, el caballero, amable, gentil, educado, siendo que tenía cinco mil personas para recibir, tuvo la delicadez de tener tiempo para estar con nosotros», expresó.

Con 60 empleados y sus familias, «son como 200 personas que dependen de mi esfuerzo» en las tres pizzerías en Puebla y Tlaxcala (centro), con «pizzas que tienen un toque mexicano».

El mensaje maradoniano es, resume: «ama a tu padre, a tu madre y a tus amigos, los cuidas siempre, es lo que quiero transmitir a la gente». (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias