domingo 5, diciembre 2021
spot_img

La Justicia española propone juzgar al exministro de Interior por el espionaje a Bárcenas

Madrid, 29 jul (Sputnik). – La Audiencia Nacional de España propuso este jueves juzgar al exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, tras dar por finalizada este jueves la instrucción de la «pieza Kitchen» del conocido como «caso Tándem», que investiga el espionaje parapolicial a Luis Bárcenas, extesorero del conservador Partido Popular (PP).

«En el auto de pase a procedimiento abreviado, el magistrado considera los hechos constitutivos de los delitos descubrimiento y revelación de secretos, prevaricación, omisión del deber de perseguir los delitos, cohecho, tráfico de influencia y malversación», informó el tribunal.

En concreto, el juez instructor propone juzgar al exministro, a su número dos y nueve altos mandos policiales –entre ellos el polémico comisario Villarejo– por desplegar entre 2012 y 2013 «un operativo policial para sustraer a Luís Bárcenas material relacionado con la investigación judicial del caso Gürtel»

El caso Gürtel –que también se encuentra dividido en múltiples piezas– dio pie a la sentencia que propició la caída del expresidente Mariano Rajoy después de que el Partido Popular fuese condenado en 2018 como partícipe a título lucrativo de una trama de corrupción.

Además, el juez archiva por falta de indicios delictivos la imputación a la exsecretaria general del Partido Popular y exministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, que fue investigada en la fase de instrucción junto a otras personas de su entorno, como su marido o su jefe de gabinete, por haberse reunido con Villarejo.

De acuerdo con la investigación, el Ministerio del Interior recurrió al comisario José Manuel Villarejo –conocido como uno de los brazos ejecutores de las llamadas «cloacas del Estado»– para poner en marcha el espionaje parapolicial.

La operación consistió en captar al chofer de Bárcenas, una persona de máxima confianza del entorno del extesorero, al que se le ofrecieron 2.000 euros mensuales, procedentes de los fondos reservados del Estado y se le dio un trabajo en la Policía Nacional, para comprar su voluntad.

A cambio, la labor del chófer era proporcionar información que permitiera sustraer cualquier documentación comprometedora contra el Partido Popular que Bárcenas tuviera en sus manos.

La trama consiguió su objetivo, sustrayendo documentos que Bárcenas escondía en el doble fondo de un armario en un local comercial utilizado por su esposa.

La historia, además, tiene otros giros de guion, ya que, según el juez instructor, el comisario Villarejo no tenía intención de entregar esa documentación comprometedora al Ministerio del Interior, sino que pretendía quedársela para su beneficio personal.

En ese sentido, el auto apunta que su intención sería «mantener dicha documentación en su poder, sin entregársela a sus superiores, para obtener algún beneficio personal» con el objetivo de «extorsionar o presionar» al Ministerio de Interior garantizando su impunidad en otras actividades ilícitas que ambas partes «venían desarrollando de forma paralela».

Según el análisis del juez instructor, la responsabilidad de la operación corresponde exclusivamente al Ministerio del Interior, pese a que en sus declaraciones Villarejo llegó a afirmar que tenía contacto directo con el expresidente Mariano Rajoy.

El juez destaca que ninguna de las diligencias practicadas sirvió para demostrar la existencia de dichas comunicaciones, por lo que Mariano Rajoy no se encuentra entre las personas propuestas para sentarse en el banquillo de los acusados.(Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias