jueves 26, enero 2023
spot_img

Ministro de Salud de Perú advierte de «preocupante» situación de covid-19 en el país

Lima, 30 jul (Sputnik).- El nuevo ministro de Salud de Perú, Hernando Cevallos, reveló en una entrevista con Sputnik realizada el 23 de julio, previo a la oficialización de su designación, que la situación del covid-19 en el país es «preocupante» y advirtió que el nuevo Gobierno tendrá que abordar la situación con «urgencia» a partir de medidas «directas y claras».

A continuación, la conversación que mantuvo Cevallos con esta agencia, en la que se refirió también a otros temas relevantes:

PREGUNTA: ¿Cuáles serán los principales objetivos en materia sanitaria del Gobierno de Pedro Castillo?

RESPUESTA: Hay dos aspectos que necesitamos que avancen paralelamente. En primer lugar, una reforma de la salud profunda, porque aspiramos a un sistema de salud unificado, universal, descentralizado, gratuito, cosa que no tenemos en el país. Uno de los problemas que tenemos es la fragmentación de los subsistemas en salud. En esta dirección vamos a avanzar.

En Perú tenemos el Ministerio de Salud y el de Seguridad Social, que uno está financiado por el tesoro público y otro con aportes de los trabajadores y empleadores. Pero cada uno funciona de manera independiente y resuelve los problemas de salud. En el caso del Ministerio de Salud, teóricamente a casi un 70 por ciento de la población, y un 30 por ciento la seguridad social. Eso es en teoría, porque de verdad la salud sigue teniendo un carácter muy excluyente y el gasto de por sí todavía es muy alto.

La idea es poder lograr un sistema único de salud. Vamos a avanzar en principio en buscar la articulación funcional de estos dos sectores para tener más potencia en la salud.

El otro tema que es fundamental dentro del esquema de gestión en salud es el fortalecimiento de la atención médica primaria. Los presupuestos están totalmente invertidos. Casi un 70 por ciento del presupuesto que tiene del sector salud no se destina a fortalecer el primer nivel de atención y necesitamos invertir en esto para prevenir las enfermedades, para tener una salud participativa y para lograr que el Ministerio no tenga que esperar al paciente, sino que pueda salir a la comunidad de forma preventiva y con un criterio de territorialidad para poder prevenir y tratar las enfermedades en un momento temprano.

A partir de ahí, desarrollar mejor una red integrada de salud para llegar a niveles más complejos de atención que creemos que serán cada vez menos si mejoramos el nivel de atención. Esto significa disponer de mejores presupuestos para el sector de salud.

En este momento, el gasto en salud en relación al PBI (producto bruto interno) está muy por debajo del promedio que tenemos en América Latina y por debajo de la OMS (Organización Mundial de la Salud). Esto tenemos que cambiarlo, se trata de aumentar el presupuesto, pero mejorar la calidad del gasto, evitar la corrupción, que es otro gran problema que tenemos, y rediseñar qué tipo de salud queremos priorizar. Esto significa tomar medidas concretas.

Tenemos regiones enteras que casi no tienen especialistas, que casi no tienen camas u hospitales, está todo concentrado. Tenemos tres a cinco veces menos camas y recursos humanos de los niveles internacionales. Entonces, la idea es ir cambiando nuestra salud a través de una reforma integral, porque también hay que tomar en cuenta los condicionantes, como el saneamiento, hacinamiento de la gente, los problemas de desnutrición y mala alimentación. En Perú tenemos cerca de cinco millones de peruanos en riesgo alimentario, o sea que dejan de almorzar, desayunar o cenar. Entonces esto tiene que ser abordado, si no, no podemos hablar de salud.

Tenemos dos aspectos que corren en paralelo, la necesidad de avanzar en esta reforma. El 70 por ciento del presupuesto se queda en central y el resto va a las regiones, así de inequitativo es el presupuesto. Esto tiene que cambiar. Pero tenemos ahora un tema que es el que más preocupa a la población, que es la pandemia. Tenemos que abordarlo con urgencia, con medidas directas y claras. Perú tiene actualmente un 14 por ciento de su población correctamente vacunada, es decir, con las dos dosis de vacunas que reconoce como eficientes la OMS.

Tenemos un porcentaje de vacunación muy baja. Está anunciado en Perú para fines de agosto y septiembre una tercera ola con un impacto muy grande. El covid-19 tiene la mesa servida para golpear cuando quiera. Primero porque tenemos un nivel de atención primaria muy deficiente. No tenemos la población vacunada porcentualmente para estar tranquilos y además porque viene creciendo, todavía no en porcentajes muy significativos, algunas variantes que son mucho más contagiosas.

P: ¿Entonces se puede hablar de una situación preocupante en Perú por covid-19?

R: Es muy preocupante. En este momento tenemos un descenso clarísimo de la segunda ola, pero los estudios de inteligencia sanitaria establecen que viene una tercera ola. Es muy difícil evitarla. Todavía no aparece una predominancia de la variante delta, que es dos o tres veces más contagiosa, pero el gran problema que mantenemos en el país es que nuestra capacidad de contención en el primer nivel es muy débil. No contenemos adecuadamente los contagios porque los centros de salud no están funcionando adecuadamente, tenemos poco personal, no hay una estrategia y tenemos poca gente vacunada. La perspectiva de que nos golpee una tercera ola es bastante fuerte.

Esperemos que se equivoque la gente que están haciendo estos análisis, no representan a una sola institución, pero de todas maneras nosotros vamos a disponer las medidas que tengamos para una vacunación masiva y lo más alejada posible, no solo en la capital, sino también en los lugares más pobres y marginales.

P: ¿Considera necesario endurecer o relajar las medidas vigentes?

R: Algunas medidas nos han demostrado con el tiempo mucha efectividad y tienen que mantenerse. Está claro que el distanciamiento social se tiene que mantener, hay que evitar los ambientes donde hay más posibilidades de contagiarse, hay que hacer una detección de la calidad de aire que estamos respirando y el uso de la mascarilla es un elemento muy importante sobre todo en esta variante delta.

No hay mucho tiempo, porque si tenemos la tercera ola que llegaría en el mes de septiembre tenemos algo más de un mes para poder vacunar mucho más a nuestros pobladores y tener una red de contención en el primer nivel. Es muy poco tiempo. Nuestro nivel de atención tiene poca capacidad de resolución, pocos recursos humanos, no tenemos equipos, todo eso tiene que revertirse en semanas.

P: ¿Eso quiere decir que tienen poco tiempo para prepararse a la variante delta?

R: Sí, tenemos poco tiempo.

P: ¿A qué proyectos en materia de salud estarán destinados los fondos adicionales anunciados por Pedro Castillo?

R: En primer lugar, tenemos una brecha de recursos humanos muy grande, entonces tenemos que incrementar los trabajadores sobre todo en el primer nivel. Necesitamos conformar 10.000 brigadas para que salgan a los lugares más alejados. Un 90 por ciento de los establecimientos del primer nivel tienen problemas de infraestructura, nos falta equipamiento, tenemos un déficit de camas, tenemos escasez de personal y tenemos una brecha pendiente de reivindicaciones de los trabajadores, necesitamos invertir necesariamente. Tenemos una gran brecha hospitalaria del país. Necesitamos resolverla.

En Perú tenemos un solo instituto de lucha contra el cáncer. Cuando alguien en alguna región tiene cáncer, el diagnóstico es mucho más lento, muchas veces tiene que venir a Lima y el tratamiento lo tiene que hacer aquí porque no tenemos centros en el resto del país. Esto hace que un paciente en un lugar alejado del país esté condenado a morirse. Lo mismo pasa con otras enfermedades.

Somos un país con 40 años de atraso en salud pública, esto significa una gran inversión. Por eso es que Castillo ha señalado que la salud va a ser una prioridad en su Gobierno, tenemos que redefinir en gastos, hay que pensar en que la gente tenga derecho a la salud. Es el norte que se ha señalado. El profesor ha planteado la necesidad de un cambio constitucional donde la salud sea un derecho humano fundamental que tenga que ser definido por el Estado. Así no está en la Constitución. Por eso marchamos a proponerle al Congreso y al país una asamblea constituyente para cambiar las reglas del juego y tener un país más justo.

P: ¿Qué opinión le merecen las vacunas existentes contra el covid-19?

R: Dentro de las vacunas que recomienda la OMS, entre ellas Pfizer, AstraZeneca, Moderna, Sputnik V, Sinopharm, Sinovac, todavía no están incluidas las vacunas cubanas, que seguramente en poco tiempo estarán. La mejor vacuna es la que recibe el poblador. La diferencia de efectividad no contraviene ninguna de estas vacunas. Hay que tenerlo muy en claro esto. En Perú hay una campaña contra Sinopharm, pero todos los estudios indican que es efectiva, no mucho los contagios, pero sí controla que la gente no se muera.

Entonces tiene que vacunarse y sobre todo cuando tenemos que disputar un mercado desigual. El 80 por ciento de las vacunas está siendo manejado en 15 países. Este tema de vacunas muestra no solo la inequidad mundial sino la perversidad de los laboratorios. Son contratos bajo siete llaves, la gente no sabe ni cuánto cuestan, entonces el Estado tiene que asumir todas las responsabilidades si le pasa algo al paciente. Las empresas mandan, reciben e imponen y tenemos que aceptar para salvar a nuestro pueblo, pedir donaciones, rogar por vacunas. Pero en sí la vacuna es absolutamente necesaria.

Tenemos que enfrentar incluso a sectores antivacunas, que lo único que hacen es exponer a la población a que se nos muera más gente porque tiene miedo de vacunarse, lo cual es una barbaridad porque ya está demostrado que son eficientes.

P: ¿Cuáles considera las más eficaces y las más aptas para usar en Perú?

R: Si a mí me dice usted, de todas las vacunas autorizadas, que yo pudiera vacunar con cualquiera de ellas a toda la población peruana, yo estaría más que satisfecho. Si usted me dice que la Pfizer tiene 95 (por ciento de efectividad), la Sinovac 90, la Sputnik 96, la otra tiene 92. Claro, yo digo la mejor, pero no por buscar esa diferencia tan pequeña de efectividad voy a dejar a mi pueblo sin vacunarse.

P: ¿Qué rol tendrá la vacuna rusa Sputnik V en la estrategia, considerando que la actual administración de Francisco Sagasti ya ha adquirido un importante lote?

R: Yo conversé con el Fondo Ruso de Inversión Directa, porque nosotros necesitamos que Sputnik V llegue al país lo más pronto posible. No está claro cuándo llegaría al país. Perú, según el Gobierno saliente, adquirió cerca 78 millones de vacunas. Nosotros somos 32 millones de habitantes, lo que sería una cantidad más que suficiente. Pero el tema es que llegue pronto, de forma oportuna. Muchos de estos acuerdos dicen que las vacunas llegarían en diciembre o enero. Nosotros queremos que lleguen mucho antes para poder proteger a la población lo más pronto posible.

En el caso de Sputnik V, se estaba retrasando. Espero que ya lo hayan resuelto las autoridades peruanas, el permiso para que la vacuna rusa llegue al país. No entendemos por qué las autoridades peruanas se han demorado tanto en dar esta licencia. Si ya la dieron, ojalá que lleguen pronto, no en diciembre.

Está comprobado que la vacuna rusa es una excelente vacuna. Incluso, ya conversando con las autoridades rusas, nos señalan que vienen ya las dos dosis juntas, porque uno de los problemas es que la primera no es igual a la segunda, entonces eso da la tranquilidad de que más allá de cualquier inconveniente, podemos tener las dos dosis. Sabemos de la calidad de la vacuna rusa, ya pasó la experiencia argentina, pero esperemos que llegue pronto.

No están pagadas estas vacunas. Es un contrato firmado. En cuanto nos digan que las puedan traer, haríamos todo lo posible por resolver todas las trabas administrativas. Eso pasa con cualquier otra vacuna.

P: ¿Se procurarán más compras de la vacuna rusa?

R: Sí. Ahora, esto depende de la celeridad con lo que puedan estar en el país.

P: ¿Está interesada la nueva administración en producir la Sputnik V en territorio peruano, como lo están haciendo Argentina y México?

R: Claro que queremos producir la vacuna en Perú. Ya lo manifestó Castillo que nosotros aspiramos a producir la vacuna en el país. Para eso necesitamos apoyo de biotecnología para poder desarrollarla, pero el interés es absoluto. Además, no sabemos cuánto va a durar la pandemia, cuántas olas van a venir, si se van a producir mutaciones de los virus. Dentro de la protesta de mejorar la investigación, la producción de vacunas está en el primer orden.

P: ¿Qué planes tiene el Gobierno de Castillo en cuanto a la cooperación sanitaria con Rusia?

R: Nosotros tenemos un enorme retraso en todo lo que tiene que ver con tecnología en salud, no solamente cuantitativa, sino que cualitativa. Nos faltan equipos, pero además necesitamos tecnología de punta. Todos los avances son importantes para nosotros. La decisión es invertir en esto, en tener salud de punta. Esto es un camino no tan fácil, pero hay que sentarse a conversar con todos los países que nos puedan ayudar, sin ninguna distinción ideológica, porque la salud tiene que ver con una vida digna y como un derecho humano.

Cuando hablan de Rusia, China, Cuba, todavía existe ese perjuicio de que no, que son países socialistas, con un régimen diferente. Se trata muchas veces de no priorizar las relaciones tecnológicas con estos países. A nosotros nos parece un error. Hay que conversar con todos los países y buscar la mejor cooperación que se pueda tener. Agradeceríamos mucho tener un intercambio fluido con Rusia.

P: No tengo más preguntas. ¿Usted quisiera agregar algo?

R: Yo quería agregar un saludo al pueblo ruso. Nos encantaría poder tener una relación muy estrecha, no solamente en los aspectos tecnológicos, culturales, turísticos. Es una historia muy rica la rusa y los que venimos viendo el proceso ruso, vemos con admiración los logros que ha obtenido Rusia. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias