viernes 2, diciembre 2022
spot_img

¿Privatizar la CCSS?

Así como lo lee, una noticia que ni es nueva ni es noticia, me llegó por “el correo de alas brujas”. De esto se hablaba desde que Guido Miranda era el que mandaba: 1970, era subgerente médico, esto significaba que por escalafón estaba muy abajo, no obstante su poder de decisión era inmenso, porque la Caja es una institución médica, así de sencillo. Posiblemente Guido sabía que era imposible tomarla de manos de los “políticos”, que son los que manejan la institución: yo conozco el monstruo porque viví en sus entrañas. 

No hay una institución en este país que tenga el peso de la CCSS, porque sencillamente todos somos asegurados. Uno puede cuestionar si ha sido mal o bien administrará, porque nos importa, porque el 95% de los costarricenses no podríamos pagar medicina privada. Pese a lo objetable de esta institución, continúa siendo la mejor de todas, hija de la seguridad social de los años cuarenta, continuó creciendo porque incluso los médicos le teníamos cariño, la mayoría de los médicos que conocí, eran y son gente altruista, gente de bien, gente humana, gente preocupada por sus prójimos. ¿Hay unos que no? Desde luego, pero eso sucede en todo lugar. 

La Caja comenzó a empeorar cuando las migraciones superaron los nacimientos, la mayoría eran migrantes que no pagaban el seguro pero lo utilizaban.  Ahí empezando el siglo XXI, ya estaba en manos de los políticos, incluso los puestos administrativos eran muchísimos más que los puestos de trabajadores de salud. Solamente Oscar Arias con Doryan le metió 13.000 goles, con la idea peregrina de combatir la crisis del año 2008, ese fue uno de los mayores errores con la CCSS.

Ahora, ningún tipo de sistema hospitalario es negocio, salvo que maneje además las aseguradoras, caso contrario se irá el dinero en “hospitalización”, algunos propusieron la privatización de la consulta externa, que incluso la consulta pagada a precios bajos era mejor negocio para la Caja que ese monstruo de mil cabezas que es actualmente, no hubo interés porque los políticos no son médicos y se les acababa el negocio, una CCSS fuerte económicamente era un mal negocio para los políticos de oficio, ellos siempre ponen la carreta delante de los bueyes, porque sencillamente les conviene que no camine, si camina se termina el negocio. Comprar el CCSS por un grupo de millonarios, sería el peor negocio y nuestros ricos no hacen nunca negocios malos. Los gastos operativos son inmensos, no podrían ganar dinero y manejar ese sistema que por su misma magnitud, es paquidérmicamente caro por tanto trámite y tan engorroso sistema, agregándole los otros problemas, los que no se ven, que acarrean gastos enormes.

Hay algunos que proponen cambios en el sistema operativo del Seguro Social, yo creo en esos cambios, compra de servicios de consulta externa debidamente fiscalizada por un ente contralor que lo haga. Tomar “prestaciones sanitarias” del INS y trasladarlo a la CCSS, que de por sí se come las broncas de SOA, entonces que se gane la plata, para abaratar costos. Hay muchas alternativas, sin duda la privatización no sucederá por suerte para todos, porque es bueno que veamos lo pésimo y discriminatorio del sistema de salud de los EEUU, pésimo, porque la gente más débil económicamente no tiene seguros adecuados: allá hay de seguros a seguros, de primera, segunda, tercera etc etc.

El problema de la CCSS son sus administrativos y los políticos de oficio, ellos se llevan al piso cualquier alternativa buena, porque el negocio es que no se arregle nada: viven de las crisis, igual que los dirigentes sindicales, que pelean sus beneficios personales, no los de los asegurados. Ambos son uno solo, al fin y al cabo. Una vez propuse que se hicieran oficinas provinciales administrativas y se vendiera el edificio Genaro Valverde, casi me matan, porque el negocio es tener dos edificios llenos. 

Casi siempre esas bolas vienen de los mismos administrativos, para sangrar al estado justificándolo, son como los terremotos, ocurren cada cierto tiempo. Recordemos que los administrativos son burócratas y como tales tienen que simular que les interesa.

(*) Dr. Rogelio Arce Barrantes es Médico.

Más noticias

4 COMENTARIOS

  1. Muy claro Doctor.Privatizar la Caja no esta en nuestro ADN.Las implicaciones al sector salud y politicas son inimaginables ,lo mismo que sus consecuencias.Lo que si es deber hacer es poner orden y manejar su administracion como la haria un privado.Eso es diferente.La parte financiera es clave y ahi deben estar los cerebros de la nacion,buscando la mejor forma de financiar por otros medios a la Caja,para que ella pueda brindar los servicios que el pueblo requiere.Para todo ello se requiere recursos,por lo que no podemos darnos el lujo de aprobar leyes ,para favaorecer burocratas ,esta vez con miras internacionales,de no explotar nuestros recursos naturales,como el petroleo,gas y oro, que puedieran ayudar en esa cuesta arriba que son los costos medicos.

  2. El problema de la CCSS y la función pública en general, es que ha sido manejada por gente que toda la vida ha vivido del Estado, muchos no tienen ni idea de lo que es salir a la calle a generar dinero para poder comer, sólo esperan la quincena y la plata ahí está en sus cuentas.
    El Estado en general necesita orden, no más plata, esa sobra con la barbaridad de impuestos que pagamos (en mi caso, alrededor del 50% de mi ingreso), lo que se ocupa es una Asamblea legislativa que le impote el país, no solo su secta política, un presidente que los tenga bien puestos y no le de miedo actuar, y unos magistrados que no sean sinvergüenzas y que no estén solamente pensando en su pensión millonaria.
    El Estado se tiene que encoger y ser eficiente, no hay de otra, es la única manera de que funcione y no nos lleve a todos a la quiebra, no se vale quebrar al Estado y exprimir al pueblo con impuestos para que un grupito de sinvergüenzas siga botando y regalando fondos públicos, el Estado no tiene porqué estar absorbiendo el desempleo, esa no es su función, su función es la de brindar servicios eficazmente, y administrar responsablemente los fondos públicos.

    • Entonces los empresarios y emprendedores no son corruptos ni ladrones, son sólo los que viven del estado?
      Esta polarización, esta falsa dicotomia de público malo y privado bueno no lleva a nada, creo que con los recientes arrestos de «grandes» empresarios queda claro que el egoísmo y la codicia no dependen del sector en el que labore una persona. Cuál es el problema si una persona ha trabajado toda la vida para el estado si cumple sus funciones con excelencia? Si es honrada? No importa, el género, la etnia, edad, religión ni mucho menos el sector donde se desempeña una persona, el que sólo viva para tener más siempre va a caer en ese comportamiento tóxico para el buen funcionamiento de la sociedad.

  3. Si dejaran de perjudicar al sector privado ya verían cómo ponen a todos a competir en igualdad de condiciones. Ya le pasó al ICE compitiendo con Claro y Movistar. No veo por qué me tienen que ROBAR obligadamente para que la Caja me siga tratando con la punta del pie. Ya fuera voluntario asegurarse con esos vividores y ves cómo levantan las posaderas y en serio hacen algo. Privatización y fuera monopolio. Ningún hospital que le importe funcionar va a ser tan caro para no tener pacientes. La caja compitiendo por pacientes es lo que necesita. No la de matasanos que menos no les puede importar si vives o mueres mientras te siguen ROBANDO el fruto de tu trabajo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias