miércoles 1, diciembre 2021
spot_img

Putin pide estudiar el proceder de la representante rusa en la Federación de Gimnasia

Moscú, 10 sep (Sputnik).- El presidente de Rusia, Vladímir Putin, declaró que el arbitraje aplicado a las gimnastas rítmicas rusas en Tokio hace preguntarse quién está representando a Rusia en la Federación Internacional de Gimnasia (FIG).

Putin participó este viernes en una reunión del Consejo para el Desarrollo de la Cultura Física y el Deporte. La jefa de la Federación de Rusia de Gimnasia Rítmica (FRGR) y entrenadora jefa de la respectiva selección rusa, Irina Víner-Usmánova, llamó la atención de los reunidos sobre los resultados obtenidos en esta modalidad deportiva en los JJOO de Tokio.

«Bajo la dirección de nuestra representante (en la FIG), estamos perdiendo en un tipo de programa y en otro tipo de programa, sin tener ningún fundamento para ello. Cuando promovemos a nuestros ciudadanos a ocupar puestos dirigentes, debemos estar seguros de que lucharán por Rusia, en vez de mostrar que Rusia les es indiferente», dijo.

Putin en respuesta preguntó: «¿Qué tipo de protegido tienes, si bajo su dirección se realiza un arbitraje que no se puede decir que cumpla los requisitos del movimiento olímpico?»

El presidente pidió a Víner-Usmánova debatir este asunto con el ministro de Deporte de Rusia, Oleg Matitsin, y con el presidente del Comité Olímpico de Rusia, Stanislav Pozdniakov.

Víner-Usmánova comunicó en estos días que en la FRGR se debate la destitución de Natalia Kuzminá, actual presidenta del Comité Técnico de Gimnasia Rítmica de la FIG, y que se planea preparar una candidatura «normal» hacia las próximas elecciones.

El congreso electoral de la FIG se celebrará en la ciudad turca de Antalya entre el 5 y el 7 de noviembre de 2021.

Kuzminá antes dijo que pretenderá volver a ocupar este puesto.

El Comité Técnico de Gimnasia Rítmica de la FIG, encabezado por Kuzminá, confirmó que el arbitraje en las pruebas de gimnasia rítmica fue imparcial, aunque durante estas pruebas se produjo uno de los mayores escándalos de los XXXII Juegos Olímpicos de Tokio.

El oro se adjudicó a la israelí Linoy Ashram, quien en su última actuación dejó caer la cinta. Mientras la gimnasta rusa Arina Avérina fue castigada duramente por cometer el mismo error y ocupó el cuarto lugar; su hermana Dina obtuvo la medalla de plata.

Las protestas del Comité Olímpico de Rusia, que criticó la labor de los árbitros, fueron desoídas. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias