jueves 8, diciembre 2022
spot_img

Participación en elecciones primarias de Argentina fue la más baja de su historia

Buenos Aires, 14 sep (Sputnik).- El 66,21 por ciento de los ciudadanos habilitados para votar en Argentina emitieron su sufragio en las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del pasado domingo, según informó el Ministerio del Interior este martes.

La participación fue del «66,21 por ciento», confirmó la agencia estatal Télam al citar a fuentes de la cartera de Interior.

Acudieron a las urnas 22.765.590 personas, de los 34.385.460 electores habilitados para votar.

La concurrencia electoral en estos comicios, que quedó por debajo del 67 por ciento anunciado el día de las elecciones por el ministro del Interior, Wado de Pedro, representa el porcentaje más bajo de participación desde que existe esta modalidad de las PASO, aprobadas en 2009 e instauradas dos años después.

El presentismo de estos comicios fue seis puntos porcentuales inferior a las elecciones primarias de 2017, cuando votó el 72,3 por ciento del padrón.

De más de diez puntos porcentuales es la diferencia si se compara con las elecciones parlamentarias de 2013, cuando acudió el 76,8 por ciento de los electores habilitados.

El oficialismo, que presentó candidaturas únicas en la mayoría de los distritos, perdió en 18 de las 24 jurisdicciones del país, incluida la mayor de todas, en donde vive el 37 por ciento del padrón electoral, y en la que gobiernan: Buenos Aires (este).

El principal alianza opositora que supo llevar al Gobierno a Mauricio Macri (2015-2019), Juntos por el Cambio, obtuvo más de cuatro puntos porcentuales de diferencia en esta jurisdicción, donde gobierna el oficialismo desde 2019.

El Frente de Izquierda de Trabajadores (FIT) celebró el que ha sido el mejor resultado de su historia, mientras que en la ciudad de Buenos Aires apareció como tercera fuerza un economista autodefinido como libertario, Javier Milei.

Si se proyectan los resultados de las PASO en las elecciones legislativas del 14 noviembre, el Gobierno de Alberto Fernández apenas retendría por un escaño su histórica mayoría en el Senado, pues solo recuperaría nueve bancas de las 15 que se someten al voto popular.

El principal bloque opositor, que arriesga nueve de sus senadores, sumaría cinco más.

En la Cámara de Diputados, donde se renuevan 127 de las 254 bancas existentes, la coalición gobernante también quedaría con solo un solo escaño de ventaja por sobre Juntos por el Cambio, al perder tres de los 52 que pone en juego, mientras que la oposición sumaría un asiento más de los 60 que pone a disposición. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias