martes 29, noviembre 2022
spot_img

Aborto en Chile: el acalorado debate que abrió la puerta al proyecto de ley

Santiago, 28 sep (Sputnik).- Con los puños en alto, gritando consignas y enarbolando pañuelos verdes, las diputadas feministas de Chile celebraron en el Congreso Nacional el importante avance que este martes consiguió el proyecto de ley que despenaliza el aborto hasta las 14 semanas de gestación.

La moción, presentada por parlamentarias de partidos de oposición en 2018, fue aprobada con 75 votos a favor, 68 en contra y 2 abstenciones. Los diputados oficialistas se cuadraron en bloque para rechazar mientras que la oposición, que es mayoría en el Congreso, registró algunos votos en contra provenientes del sector católico-conservador del Partido Demócrata Cristiano (centroiquierda).

Con este primer escollo superado el proyecto podrá comenzar su tramitación legislativa, pasando por las distintas comisiones del organismo, será revisada y modificada si es que los parlamentarios lo consideran necesario y finalmente, llegará nuevamente al pleno de la Sala para ser votada en particular y poder pasar al Senado.

El debate en la sala fue álgido y se extendió por más de tres horas debido a que la gran mayoría de los parlamentarios se inscribió para hacer uso de la palabra, lo que dejó una serie de discursos emotivos, intervenciones acaloradas y alguno que otro chascarro.

El ruedo de los argumentos

«Si un niño de 14 años…perdón, una niña tiene 14 meses de vida en el vientre materno ¿significa que no tiene derechos humanos», erró el diputado oficialista del partido Renovación Nacional (centroderecha), Diego Schalper, argumentando en contra del proyecto mientras mostraba la imagen impresa de un feto.

También llamó la atención cuando el mismo parlamentario pidió a la directiva de la Cámara si se podía hacer un minuto de silencio por «todas las víctimas del aborto». Como le fue negada la posibilidad, instaló un cronómetro en su escaño y dejó de hablar durante sesenta segundos.

Del mismo partido, el diputado Cristóbal Urriticoechea usó sus minutos para increpar directamente a las feministas. «Ustedes, las mismas que dicen estar tan oprimidas por el patriarcado, su fantasma favorito, no son capaces de entender que tras el aborto se esconde el más brutal de los machismos».

La diputada del Partido Comunista, Camila Vallejo (izquierda), en un apasionado discurso criticó a la derecha, afirmando que sus argumentos contra la despenalización son hipócritas. «No vengan a mentirnos diciendo que ninguna mujer ha sido criminalizada y penalizada en este país, porque es mentira. Las mujeres son perseguidas penalmente por interrumpir sus embarazos».

Gael Yeomans, diputada del partido Convergencia Social (izquierda) y una de las impulsoras de la moción, afirmó que la despenalización «va a ser ley porque las mujeres no nos volveremos a callar. Porque no nos van a volver a nuestras casas, las mujeres no tenemos miedo. Lucharemos cueste lo que cueste».

Tres años de espera

Después de que la expresidenta Michelle Bachelet (2006-2010 y 2014-2018) promulgó la ley que permite el aborto en tres causales (violación, riesgo de vida para la madre y feto inviable), la centroizquierda celebró el triunfo, pero los sectores más progresistas como el bloque de izquierda Frente Amplio o el Partido Comunista decidieron ir más allá.

En 2018, parlamentarias de izquierda presentaron el proyecto que despenaliza el aborto hasta las 14 semanas sin necesidad de invocar alguna causal específica. La iniciativa no encontró el impulso necesario y se estancó en el Congreso hasta el 30 de diciembre de 2020, cuando el Senado argentino aprobó la interrupción voluntaria del embarazo.

Inmediatamente, las organizaciones feministas comenzaron a moverse, hacer presión e incluso realizaron manifestaciones en Valparaíso (centro), a las afueras del Congreso Nacional y en La Moneda (sede de Gobierno), generando que este año los parlamentarios retomaran la discusión.

A pesar de la postura contraria del Gobierno de Sebastián Piñera y del intenso lobby que hicieron las iglesias evangélicas, la moción ha ido acaparando el apoyo necesario tanto en el Congreso como en la sociedad. De hecho, el último estudio de la encuestadora privada Ipsos reveló que el 73% de los chilenos está a favor del aborto y un 41% de este dice que debería ser totalmente libre. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias