domingo 28, noviembre 2021
spot_img

El fantasma de la extradición acecha de nuevo a Assange en Londres

Londres, 24 oct (Prensa Latina) El fantasma de la extradición vuelve a acechar esta semana al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, cuyo destino está otra vez en manos de los jueces británicos tras la apelación de fiscales norteamericanos.

Fue precisamente el temor a ser entregado a Estados Unidos, que quiere juzgarlo por exponer crímenes de guerra cometidos por militares norteamericanos en Afganistán e Iraq y otros secretos, lo que llevó al periodista australiano a asilarse en la embajada de Ecuador en Londres, en 2012, después que en Suecia abrieron un proceso en su contra por presuntos delitos sexuales.

Siete años más tarde, el Gobierno ecuatoriano entregó a Assange a las autoridades de Reino Unido, que de inmediato lo condenaron a 50 semanas de cárcel por violar una fianza relacionada con el caso sueco.

Aunque en un juicio de primera instancia una magistrada británica se negó a enviarlo a Washington por razones de salud, lo dejó en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh hasta que una corte superior escuche la apelación de la fiscalía estadounidense y tome una decisión al respecto.

El nuevo proceso se celebrará el miércoles y jueves próximos en el Tribunal Superior de Inglaterra y Gales, y de prosperar la petición de Estados Unidos, Assange podría pasar el resto de su vida en una cárcel norteamericana, en virtud de los 17 cargos de espionaje que se le imputan.

Para sus seguidores, sin embargo, el caso contra el fundador de WikiLeaks solo busca intimidar a los periodistas para que no divulguen verdades incómodas contra los gobiernos.

Julian Assange está siendo perseguido por revelar crímenes de guerra y violaciones de los derechos humanos en Iraq, Afganistán y en la base naval de Guantánamo, aseguró a Prensa Latina el diputado del Partido Laborista británico Richard Burgon.

De acuerdo con el legislador, el Gobierno conservador de Reino Unido, que tan a menudo, dijo, habla de la libertad de prensa, del respeto a los informantes y del derecho a divulgar información, debe tener dignidad y exigirle a Washington que retire la orden de extradición contra el periodista australiano.

Al igual que Burgon, su correligionario laborista en el Parlamento británico John McDonnell consideró que una eventual extradición de Assange no solo traerá como consecuencia su probable muerte en prisión, sino que será un ataque directo contra el periodismo investigativo.

La audiencia de apelación tiene como trasfondo declaraciones recientes de un testigo clave de la fiscalía estadounidense de que mintió a cambio de inmunidad cuando dijo que el fundador de WikiLeaks lo incitó a piratear bases de datos del Parlamento islandés y otras instituciones gubernamentales de esa nación nórdica.

A la retratación del hacker siguieron revelaciones hechas el mes pasado por el portal Yahoo News, de que la Agencia Central de Inteligencia planeó secuestrar y asesinar a Assange en 2017, mientras estuvo asilado en la embajada ecuatoriana.

La filtración, que según la plataforma virtual de noticias es respaldada por una treintena de fuentes de alto nivel en Washington, no pasó desapercibida para el Comité de Inteligencia del Senado norteamericano, que abrió una investigación para determinar su veracidad.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias