lunes 24, enero 2022
spot_img

Asesinato de joven argentino revive flagelo de gatillo fácil

Buenos Aires, 19 nov (Prensa Latina) El reciente asesinato de un joven argentino por parte de efectivos de seguridad vuelve a destapar hoy el fenómeno conocido como «gatillo fácil», en medio de una gran conmoción que pide sanciones para los culpables.

Un día después que Lucas González, de 17 años, fuera abaleado en una persecución, decenas de capitalinos se lanzaron a las calles y con gran repudio pidieron respuestas en este nuevo caso, que vuelve a enlutar a un país donde se cuentan ya 121 casos de este tipo desde que se creó la policía de la ciudad y las víctimas rondan entre los 15 y 25 años.

La gravedad es aun mayor porque los policías operaban vestidos de civil y en un vehículo no oficial.

Según reportes de medios de prensa locales el hecho ocurrió el pasado miércoles cuando, en circunstancias que aun son materia de investigación judicial, el adolescente que jugaba en las categorías inferiores del club de fútbol Barracas Central y tres amigos se movilizaban en un automóvil.

Al detenerse en un kiosco fueron interceptados por los efectivos de civil, y como los jóvenes creyeron que les iban a robar aceleraron, por lo cual fueron perseguidos a los tiros y dos balas impactaron en la cabeza del joven.

«Les tiraron a matar», denunció la familia de Lucas, que pide hoy justicia para los responsables de este hecho.

Después de lo ocurrido, el ministro de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, reconoció el episodio y señaló que serían inflexibles contra los policías que actúen “fuera de la ley”.

Por el momento, el oficial mayor López, el oficial Nievas y el inspector Isassi, que estaba a cargo del grupo, fueron separados de la fuerza policial y sumariados, en tanto la justicia ordenó que todos los trabajos forenses fueran realizados por peritos de la Policía Federal Argentina (PFA).

También se ordenó el secuestro de las armas reglamentarias de los policías que participaron en el hecho y que se les practiquen estudios para determinar cuál de ellos efectuó disparos.

El caso de Lucas ocupa titulares en casi todos los medios de prensa y el presidente Alberto Fernández se refirió la víspera al tema.

«Quiero expresar toda mi solidaridad con la familia de Lucas González. Mi compromiso con su madre Cintia y su padre Mario en este momento tan doloroso. Pondremos todos los recursos del Estado a disposición para poder llegar a la verdad y justicia», señaló.

Fernández subrayó que «no es posible que policías que deben estar al servicio de la seguridad de las y los argentinos, terminen con la vida de la gente que debían proteger».

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias