martes 30, noviembre 2021
spot_img

Darwin y El rey de La Habana escandalizan a Costa Rica

A partir del descontento expresado en redes sociales, diversos medios de comunicación manufacturaron un pánico moral que llevó a que el artículo de González fuera retirado de circulación, es decir, censurado. De esta manera, a más de un siglo de distancia, la ciudad de los monos vuelve a dar ominosas señales de vida, al punto de que ya puede exhibir entre sus trofeos el golpe propinado a la libertad de expresión, de la cual los medios de comunicación colectiva de Costa Rica reclaman ser sus más aguerridos campeones. (Introducción de Iván Molina J. a su artículo).

En 1907, la ciudad de Heredia se convirtió en el epicentro del más importante conflicto religioso experimentado por Costa Rica en el siglo XX. Una denuncia de que en el Liceo de dicha ciudad se enseñaba la teoría de la evolución, desencadenó un choque cada vez más intenso entre la feligresía católica y el círculo de jóvenes intelectuales radicales articulado en torno del escritor y educador Roberto Brenes Mesén.

A lo largo de ese proceso, y para alarma del gobierno de Cleto González Víquez (1906-1910), la sociedad costarricense fue escenario de movilizaciones populares en defensa de la fe, excomuniones y quemas de textos impíos, al tiempo que la moral católica era objetada sistemáticamente con base en los abusos sexuales atribuidos a algunos sacerdotes.

Dicho conflicto realmente había empezado en 1905, cuando Brenes Mesén fue contratado por la Municipalidad de Heredia para dirigir el colegio de esa ciudad, pero su fase más aguda se desarrolló en 1907. Según indicó Brenes Mesén, el 9 de mayo de ese año, “el señor Cura [de Heredia], en una de sus pláticas, delató el hecho de que en el Liceo se enseñaban doctrinas contrarias al dogma católico, y á la salida de las niñas del Colegio una señorita –cuyo nombre me reservo– atravesó la calle para decir á las alumnas algo parecido á esto: «de monas las trataron y monas se quedaron»”.

De acuerdo con Brenes Mesén, “como el asunto era de ninguna importancia, no le presté atención; pero poco á poco, á medida que transcurrían los días, fuí adquiriendo conocimiento de las versiones calumniosas que circulaban, primero entre gentes santurronas, luego entre los malquerientes del Liceo, y aun entre personas que por su posición estaban en el deber de mostrarse recatadas”.

Bestias

Rápidamente, el conflicto pasó de una dimensión local y oral a una escrita y pública. El 11 de mayo de 1907, el periódico católico El Orden Social, impreso en la ciudad de Heredia y dirigido por el presbítero Rosendo de Jesús Valenciano, publicó un suplemento titulado “Cartas a una señorita colegiala”, en el cual se impugnó la teoría de la evolución.

El principal argumento esgrimido contra tal teoría –el cual a su vez revela una limitada comprensión de la teoría misma (que no postula que el hombre descienda del mono)– fue una doble pregunta: ¿por qué no todos los monos se transformaron en hombres y por qué se detuvo esa transformación?

Bajo el pseudónimo de Tío Perilla, el autor del artículo le advertía a la joven anónima a la que iba dirigido su texto: “amiguita mía. Eso que te insinúa tu sabio embaucador, digo profesor, sólo por desmentir la revelación cristiana, es muy tonto… Si te vuelve con tales majaderías dile sencillamente ¿cuándo aconteció, eso que usted me pinta con tantos pelos y señales? ¿Cómo sucedió y en virtud de qué ley ó procedimiento? ¿Por qué no dura hoy la moda y por qué causas cesó?”

No satisfecho con lo anterior, Tío Perilla añadió: “como seguramente el chilenoide de marras no sabrá que responder á esas tres preguntitas, dile además que se goce él y se gloríe muy enhorabuena en tenerse por descendiente de bestias y por ende bestia como ellas, que nosotros los católicos nos estimamos algo más y tenemos en mejor estima la dignidad del género humano”.

Teoría

Hasta donde se conoce, el texto escrito por Tío Perilla fue la primera publicación referida al hecho de que, en una clase realizada el 20 de abril de 1907, el profesor de Ciencias Naturales del Liceo de Heredia, José María Orozco Casorla, supuestamente había afirmado que el hombre descendía del mono.

El calificativo de ‘chilenoide’ era una forma despectiva de referirse a los jóvenes costarricenses que habían estudiado en Chile; podía referirse tanto a Orozco Casorla como a Brenes Mesén, ambos graduados en esa nación sudamericana.

A raíz de lo anteriormente expuesto, el corresponsal en Heredia de El Noticiero, un periódico liberal que se editaba en San José, escribió una nota en la que indicó: “mal estamos en esta ciudad, que en lo futuro no se llamará ‘ciudad de las flores’, ni del ‘órgano’, sino la ciudad de ‘los monos’; así tal como se oye y sin lugar á reclamo. Un señor profesor desenterró la lata vieja [la teoría darwiniana], combatida, desacreditada por lo inaceptable, y hete aquí con ella de nuevo”.

Sin embargo, la dirección del periódico encontró inaceptable lo escrito por su colaborador en Heredia, y demoró su impresión hasta el día 16 de mayo, cuando publicó dicho artículo con una nota, en la cual se advertía: “no estamos de acuerdo con nuestro corresponsal en cuanto a la teoría darwiniana. Nosotros aceptamos la teoría evolucionista como una de las más bellas conquistas de la observación científica”.

Tal aclaración provocó una violenta respuesta de El Orden Social, fechada el 18 de mayo, en la cual se atacó a esos “tipos que no teniendo otra cosa mejor que hacer, se meten á reporteres de tres al cuarto en un diario liberal cualquiera, escriben unas cuantas crónicas de burdel y ya después se creen periodistas de veras, se dan humos de intelectuales y le hablan á Ud. de esto y de lo otro con tono magistral sin entender maldita la cosa”.

Guerra

Sin duda, lo publicado por El Orden Social era una obvia declaración de guerra, ya que descalificaba a los periodistas de El Noticiero al asociarlos con la prostitución. Además, El Orden Social acompañó su respuesta con un suplemento en el cual atacaba al darwinismo.

La réplica de El Noticiero no se hizo esperar. En su edición del 22 de mayo señaló satíricamente: “no vemos la razón que tengan los creyentes en sulfurarse contra los incrédulos, ni la que éstos tengan para hacer mofa de la religiosidad de las gentes, máxime si se piensa que este sentimiento es inherente del primer período de la evolución… En gracia, pues, de la teoría evolucionista disculpamos la intolerancia del señor Valenciano [director de El Orden Social]”.

En las semanas siguientes, el conflicto se agudizó cada vez más hasta que, hacia mediados de agosto, el interés por el asunto empezó a decaer. Tal confrontación no alcanzó la duración ni la profundidad que tuvieron los enfrentamientos entre liberales y católicos en las décadas de 1880 y 1890, pero por un momento pareció como si la sociedad retrocediera en el tiempo. En 1907 no habían cicatrizado las heridas abiertas menos de veinte años atrás.

Pánico

La intensidad del conflicto cultural de 1907 se explica en parte por los cambios experimentados por la sociedad costarricense desde fines del siglo XIX. Con la creciente alfabetización popular y la expansión de la cultura impresa (en particular de la prensa), se configuró una esfera pública que propiciaba que confrontaciones en principio locales se profundizaran y extendiesen más allá de su lugar de origen.

Recuperar en toda su complejidad el conflicto de 1907 tiene su importancia en la actualidad debido a la expansión experimentada por el fundamentalismo religioso y neoliberal, una combinación que no solo procura desmantelar los sistemas educativos públicos sino ampliar los espacios de la religión a costa del pensamiento científico y secular.

Ciento catorce años después del conflicto que tuvo por eje el Liceo de Heredia, un nuevo escándalo estremece al Ministerio de Educación Pública por la publicación de un artículo académico en la revista Conexiones, que reproduce lenguaje sexual explícito de la novela El rey de La Habana (1999), escrita por el cubano Pedro Juan Gutiérrez.

Si bien ese artículo de Carlos González Hernández – asesor nacional de Español– circuló en la edición del pasado junio de esa revista, fue en el marco de la campaña electoral que adquirió notoriedad. Esto no sorprende porque, desde hace varias semanas, hay fuerzas interesadas en introducir una dimensión religiosa en la actual contienda política, en un intento por recrear un escenario similar al de 2017-2018.

A partir del descontento expresado en redes sociales, diversos medios de comunicación manufacturaron un pánico moral que llevó a que el artículo de González fuera retirado de circulación, es decir, censurado.

De esta manera, a más de un siglo de distancia, la ciudad de los monos vuelve a dar ominosas señales de vida, al punto de que ya puede exhibir entre sus trofeos el golpe propinado a la libertad de expresión, de la cual los medios de comunicación colectiva de Costa Rica reclaman ser sus más aguerridos campeones.

(*) Iván Molina Jiménez es escritor e historiador costarricense. 

Artículo publicado originalmente en: https://www.academia.edu/62184220/Darwin_y_El_rey_de_La_Habana_escandalizan_a_Costa_Rica

Más noticias

4 COMENTARIOS

  1. Buenos días Ivan, no hay que confundir la gordura con la hinchazón, esa «obra literaria» no es apta para menores de edad, así como hay «artes» que no son para todo público

  2. El artículo es muy claro y describe el pensar de aquellos días. La licencia literaria se permite a todas las edades. Además, dado al estado de la educación en nuestro bello país, se debiera de solicitar una encuesta para saber cuántos menores saben que existe la revista Conexiones y cuántos han leido, por lo menos un artículo, algo publicado en esa revista virtual. Creo que los que están fuera de la realidad son los críticos de » ruido de una carreta vacía». Debieran de preocuparse más sobre la supuesta corrupción en la compra de alimentos en los colegios, en las municipalidades, en las licitaciones gubernamentales, etc,

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias