martes 30, noviembre 2021
spot_img

La Purísima de Nicaragua entre la tradición popular y el fervor en tiempos de pandemia

Managua, 23 nov (Sputnik).- Nicaragua se alista para celebrar a La Purísima Concepción de María, la fiesta católica de mayor arraigo y popularidad en esta nación centroamericana, donde el Gobierno aventaja a la jerarquía de la iglesia en la instalación de altares para rezos que comenzarán el 28 de noviembre, según anunció la vicepresidenta Rosario Murillo.

«El día jueves vamos a estar inaugurando los altares a nuestra madre María, Nicaragua entera honrando a María con alegría, María reina de la paz y de las familias nicaragüenses», anunció Murillo en una alocución el lunes.

Las familias capitalinas se adelantaron la noche del domingo al tradicional paseo sobre la céntrica avenida, que baja la loma de Tiscapa hasta lago Xolotlán, donde se instalaron altares luminosos y coloridos dedicados a la Purísima, como le llaman aquí a la patrona de Nicaragua.

Para el promotor cultural, Wilmor López, la romería del domingo sobre la avenida de Bolívar a Chávez es una expresión de fe, ante el sufrimiento de quienes perdieron familiares por la pandemia del covid-19.

«Yo noté que la gente andaba desbordada, en cada altar la gente rezaba. Yo creo que lo hacen por una acción de gracias a la Virgen, (y) segundo porque hay gente que ha tenido familiares enfermos por el covid-19 y han salido de esa crisis», valoró López en declaraciones a la Agencia Sputnik.

Sobre la vía capitalina los visitantes caminaron la noche del domingo casi dos kilómetros para observar una treintena de altares de hasta 5 metros de altura ubicados a ambos lados de la avenida, construidos cada año por instituciones de gobierno y empresas autónomas desde el retorno al poder del presidente Daniel Ortega (izquierda.)

La gente observaba los nichos donde aguarda La Purísima, adornados con flores de madroño, pastora, Pascua y Navidad. La mayoría caminaba y otras personas, desde sus vehículos, contemplaban los arreglos característicos de la fiesta de la teología mariana.

Celebración en casa

En el año 2020, la Iglesia Católica orientó a los devotos de la Purísima «celebrarla en casa», y evitar las romerías del 7 de diciembre cuando culminan los rezos para dar paso a la «Gritería», caracterizada por cantos populares en los altares que se alzan en los hogares y parroquias, donde el promesante obsequia un presente a los devotos que participan de la fiesta.

Para López, la gente está ansiosa por experimentar el apego emocional que le dan las tradiciones culturales de una fiesta católica que se remonta a 1857.

«Vos sabés que la gente ha estado como amarrada. Los curas (sacerdotes) inventaron las procesiones en camionetas, enganchan (montan) a la virgen con todo y peaña (pedestal). Entonces eso es distinto, a la gente le gusta estar cerca y los altares te dan oportunidad de estar cerquita», cuestionó López.

Por disposición del Gobierno, la Purísima se celebrará en Managua y en los departamentos, donde se han instalado altares de grandes dimensiones para que la población católica concurra a rezarle a la virgen.

Ericka Guerrero Pérez cuenta que sale todos los 7 de diciembre a los altares en el barrio Acahualinca (oeste) de Managua, a gritar: «¿Quién causa tanta alegría?» Y a la espera de la respuesta: «¡La Concepción María!», entonada por los populosos cantos marianos.

«A mí desde chiquita me enseñaron (a cantar), me llevaban a la Purísima. Después parí a mis hijos y ahora todos los años me los llevo, yo les inculqué la fe en la virgen», cuenta la madre de cinco hijos.

Ambiente navideño

La peregrinación del domingo se extendió por el viejo centro de Managua, que luce iluminado por gigantescos ángeles, campanas, regalos, carruajes, bastones y árboles navideños de 54 y 66 metros de altura.

«El ambiente navideño alegra a la gente que está cansada de la política», expresa un vendedor de helados que asegura la mejoría de las ventas desde la primera semana de noviembre, cuando se instalaron los adornos alusivos a las fiestas de Navidad.

La Plaza de la Revolución lució concurrida de familias que aprovechaban la ocasión para perennizar en una fotografía al pie del árbol navideño instalado en un costado de la Casa de Los Pueblos o junto al ángel situado frente al Palacio de la Cultura.

Las familias se aglomeraron en el parque Central y en los alrededores de la antigua Catedral Santiago Apóstol, punto de referencia obligado para los visitantes que desean conocer los edificios que sobrevivieron al terremoto de 1972.

Juan Pablo Castillo llegó desde el occidente de Managua con su familia, y escogió la imagen del nacimiento del niño Jesús para guardar una instantánea de la visita. «Está muy bonito todo, se siente alegre», manifestó.

A unos 30 metros de la catedral se escuchaban los gritos de una treintena de niños y adultos que con júbilo saltaban sobre los chorros de agua que salían de la fuente luminosa de la Plaza 22 de Agosto.

Eran las 7 de la noche del domingo, no había prisa, preocupaciones, restricciones ni mascarillas, la gente caminaba, se aglomeraba o corría buscando un respiro de las tensiones por la pandemia o la vorágine política que se vivió en las últimas semanas. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias