martes 17, mayo 2022
spot_img

Los costarricenses podemos

Columna Poliédrica

El fútbol es un reflejo de la sociedad en general y ello no es la excepción en el caso de Costa Rica. Pareciera que el costarricense sigue con su tendencia a no creer en lo nacional y ponderar de mejor forma lo extranjero, eso lo vemos cuando se contrata los entrenadores o directores técnicos para la Selección Nacional de Fútbol y para los equipos más populares del país. Se trata de una tendencia que pareciera haber sido reforzada por hechos históricos concretos, por ejemplo, la llegada de Bora Milotinovic y el papel que se hizo en Italia 90.

Recientemente, otra vez, se ha apelado a los extranjeros en detrimento de los nacionales para dirigir a los dos principales equipos del país. El primero que ha hecho esa apuesta es la Liga Deportiva Alajuelense (LDA) que, literalmente, ha depositado en manos de Agustín Lleida todas las decisiones importantes de ese club, incluyendo lo atinente a la dirección técnica; por su parte, el Deportivo Saprissa no se ha quedado atrás y ha traído a un señor de apellido Catalina para adoptar las decisiones del club y para hacer lo propio con la dirección técnica del equipo.

El mensaje que se está enviando es que el costarricense no es capaz y hay que recurrir al extranjero para que las cosas funcionen. Para justificar ese tipo de ideas se acude a elucubraciones diversas, por ejemplo, que los jugadores costarricenses le creen más a los extranjeros o que la disciplina que necesitan solo puede ser implantada por personas que no son de Costa Rica.

La idea de que los costarricenses no podemos o somos incapaces es promovida por ciertos grupos de la sociedad. Les interesa que el ciudadano promedio crea esa ideología para así neutralizar cualquier intento de querer cambiar el desastre en que nos han sumido los grupos que han ostentado el poder en los últimos 35 años; en otras palabras, se nos ha vendido la idea que no solo en el fútbol el costarricense no es capaz, sino también en los diferentes campos del conocimiento humano.

La idea también ha sido replicada por medios de comunicación como La Nación y Canal 7. Allí la dirección, desde hace años, está en manos de extranjeros y los costarricenses se han convertido en simples peones de estos personajes y de los dueños de estas empresas; muchos de los periodistas con más recorrido, después de estar sometidos a la línea editorial de esos medios de comunicación, son desechados o cambiados por personal más joven y de más bajo costo.

Las épocas en que el costarricense se creía capaz fue dejada en el olvido por estos grupos de poder. Obras que fueron hechas por ingenieros costarricenses, por ejemplo, la represa y la laguna artificial del Arenal, ahora muchos ciudadanos consideran imposible que sea desarrollarla por ticos; esa misma idea la encontramos implantada en otras actividades de la vida nacional, con lo cual nos sumimos en una especie de pesimismo colectivo en relación con lo que somos capaces de hacer.

Cuando superemos esta mentira que nos han metido en la cabeza, lograremos tomar las riendas de nuestro destino. Los costarricenses debemos creer en nosotros mismos y dejar atrás estos pensamientos tan nefastos; pero más importante es que el tico crea en sus compatriotas, no solo en el fútbol sino en absolutamente todas las actividades de la vida nacional.

Los costarricenses podemos y debemos hacer de esta idea una máxima de la cultura nacional.

(*) Andi Mirom es Filósofo

andimirom@gmail.com

columnapoliedrica.blogspot.com

 

Más noticias

4 COMENTARIOS

  1. Jus solis o Jus sanguinis, es el dilema que nos presenta Andi Mirom de ascendencia ?,porque ese apellido costarricense no es.
    En efecto ,en el mundo actual y con las migraciones, que parece se incrementan,siempre existiran estos dilemas sobre la nacionalidad de las personas que ocupen puestos de relevancia en un pais que nos es el de su nacimiento,jus solis.Son entonces, jus sanguinis,aquellos que llevan en su sangre raices ticas sin importar su lugar de nacimiento.
    La migracion y el exilio, exigen lo mejor del ser humano,mayor esfuerzo para lograr una posicion en un ambiente que no es el suyo de nacimiento.
    Ahi entran las caracteristicas del pais.El costarricense le gusta llevarla suave.Vease las conquistas que se pregonan constantemente : feriado por esto, discapacidad por lo otro,beneficio por esto,imposibilidad de despido por otro y asi se logra fomentar la «felicidad» que vivimos.En cambio el extranjero vaya donde vaya tiene que empezar de cero, llega a joderse para salir adelante y eso es lo que motiva al costarricense mismo a contratar a un extranjero por encima del nacional.
    En cuanto a los directores de medios es evidente que en el caso de los cubanos especificamente mencionados, son personas de mayor cultura y posicionamiento social que sus colegas nacionales periodistas.
    Otra caracteristica que a mi me impresiona es el «don de mando » por ejemplo de los nicaraguenses, acostumbrados a recibir y dar ordenes. Dele ordenes como si fuera nica, a un tico para que vea como le va………..

  2. Importar talento no debería estar mal visto en un país que quiera crecer y prosperar. Ha mencionado en el articulo que los gerentes deportivos de Saprissa y la Liga no son nacionales. ¿Cuantos entrenadores ingleses hay en la premier? ¿Debería dejar de importarse al país un buen profesor o un buen medico si no es tico??. El articulo no puede ser mas AB-SUR-DO

  3. Este mes pasado ya alquilamos en nuestra oficina de bienes raices, 3 viviendas para familias peruanas,que vienen asustadas del nuevo regimen.Nos indican que debemos prepararnos para recibir chilenos de ganar el izquierdista. Son ciclos,primero viene la plata ,inversiones y luego poco a poco las familias.De ahi se desprende que tengamos tantos extranjeros en nuestra economia, ya que las libertades de que gozamos en Costa Rica no se dan en todas partes.

Responder a Rogelio Zepeda Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias