domingo 23, enero 2022
spot_img

Fiestas marianas son de pueblo de Nicaragua no de la jerarquía católica, según sacerdote

Managua 8 dic (Sputnik).- La celebración popular del martes a la Purísima Concepción de María en Nicaragua contraviene las orientaciones de la jerarquía de la Iglesia Católica del país centroamericano de realizar en «ambientes pequeños» la Gritería, como se le llama aquí a la devoción mariana, no obstante el sacerdote Antonio Castro afirmó que esta fiesta es del pueblo.

«Es una fiesta del pueblo, no es fiesta de ninguna jerarquía, es del pueblo, de la cultura, de la tradición, los mismos evangelizadores nos trajeron el amor a María, nos trajeron ese regalo de la madre, entonces no nos pueden quitar la ese amor, esa devoción», dijo a la Agencia Sputnik el sacerdote católico que oficia en la iglesia La Merced de Managua.

El 24 de noviembre pasado, el Cardenal Leopoldo Brenes, máxima autoridad de la Arquidiócesis de Managua, emitió las orientaciones para celebraciones marianas y navideñas 2021, que en el inciso primero reza «celebrar en un ambiente especialmente familiar o pequeños grupos» la novena a la Purísima Concepción de María.

A renglón seguido, el cardenal Brenes orienta en la «tradicional Gritería, hacer los altares en las parroquias y hogares, evitar aglomeraciones», el comunicado hace énfasis en el uso del protocolo básico contra la pandemia del covid-17,

Pero el padre Castro considera que la fiesta mariana es propicia para que la fe de los nicaragüenses se fortalezca en la creencia cristiana y alivie el dolor de las familias que perdieron a sus integrantes por el covid-19, que por segundo año afectó a Nicaragua.

«Se ha fortalecido la fe y la confianza en Dios ante la pandemia, porque la gran mayoría de la gente a quién pueden recurrir sino es a Dios, pidiendo salud, pidiendo protección, pidiendo la paz y el bienestar para todas las familias, por los contagiados principalmente», acotó el sacerdote nicaragüense.

La Conferencia Episcopal, máxima autoridad de la Iglesia Católica en Nicaragua, orientó el cierre de los templos en 2021, para evitar que el virus del covid-19 se propagara en las parroquias, pero la iglesia La Merced de Managua permaneció abierta por decisión del padre Castro, quien consideró que había que mantener viva la oración de fe y esperanza desde la convivencia en comunidad cumpliendo estrictamente las medidas de prevención del covid-19.

«Las cosas buenas que podemos ver de esta pandemia es que nos acercó más a Dios, es en el dolor, es en el sufrimiento que se busca a Dios, (se busca) su protección, entonces esto es algo positivo en esta pandemia; dice un refrán «ayúdate que yo te voy a ayudar» y, ¿cómo nos podemos ayudar? Utilizando todos los medios que ya conocemos de sobra para protegernos y evitar el covid-19″, sentenció el padre Castro.

El gobierno del presidente Daniel Ortega, retomó en 2007 la celebración masiva de las fiestas de la Purísima, como le llaman aquí a la patrona de Nicaragua, instalando altares de más de cinco metros de altura en avenidas de gran concurrencia en Managua y en los centros de las ciudades más importantes del país.

Los y las nicaragüenses celebran todos los 7 de diciembre la tradicional Gritería a la virgen María, con cantos y serenatas de los creyentes que recorren altares diseñados en hogares, parroquias y espacios públicos, el 8 de diciembre es el día del dogma de la virgen, que se declara feriado nacional, ambas fechas son los días cumbres de las fiestas de la Purísima que inician el 28 de noviembre y concluyen este miércoles. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias