viernes 7, octubre 2022
spot_img

Malí niega la presencia de mercenarios rusos en su territorio

El Cairo, 25 Dic. (EUROPA PRESS) – El Gobierno de transición de Malí ha negado este sábado la presencia de mercenarios de la empresa rusa de seguridad privada Grupo Wagner, días después de que varios países europeos y Canadá lanzaran un comunicado rechazando este supuesto despliegue de efectivos en el que también habría colaborado el Kremlin.

Las autoridades del país africano han calificado estas afirmaciones de «infundadas» y han lamentado que se hayan lanzado acusaciones de este tipo en un momento en el que están llevando a cabo «enormes esfuerzos para hacer frente a los multifactoriales desafíos que enfrenta el país».

«En ese sentido, el Gobierno de transición ha exigido a este grupo de países que emitió aquel comunicado que presenten, a través de «fuentes independientes», evidencias sobre ese supuesto despliegue y ha pedido ser juzgado por sus «actos» y no por «rumores», remarcando «su deseo de continuar el diálogo con todos sus socios para lograr una estabilidad duradera en beneficio de la población».

Si bien el Gobierno ha reconocido la presencia dentro de su territorio de «entrenadores rusos», así como de otros europeos, ha enfatizado que la relación que mantiene con Moscú, un «histórico aliado», es «una asociación de Estado a Estado».

«El Gobierno de Malí quisiera señalar que, al igual que la Misión Europea de Entrenamiento (EUTM), los entrenadores rusos están presentes en el país para fortalecer las capacidades operativas de la Defensa y la Fuerza Nacional», señala el comunicado de las autoridades de transición recogido por el diario ‘L’Essor’.

Esta semana varios países europeos, entre ellos Francia, Alemania, Reino Unido y España, además Canadá, denunciaron en un comunicado conjunto la presencia de mercenarios de la empresa rusa de seguridad privada Grupo Wagner en Malí, un despliegue, señalaron, que habría contado con el apoyo de Moscú.

«Lamentamos profundamente la decisión del Gobierno de transición de Malí de utilizar unos fondos públicos ya limitados para pagar a mercenarios extranjeros en lugar de apoyar a sus Fuerzas Armadas y a sus servicios públicos en beneficio de su propio pueblo», se podía leer en aquel escrito.

Tras el golpe de Estado de agosto de 2020 contra Ibrahim Boubacar Keita, Malí volvió a sufrir una segunda asonada menos de doce meses después, en mayo de 2021, la tercera desde 2012, cuando fueron cesados los hasta entonces presidente y primer ministro de transición, Bah Ndaw y Moctar Ouane, respectivamente.

Las autoridades de transición instauradas tras el golpe de 2020 se comprometieron desde entonces a mantener la ‘hoja de ruta’, que contempla la celebración de elecciones en febrero de 2022, pero ahora el gobierno militar liderado por el coronel Assimi Goita informó a la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) de la «imposibilidad» de cumplir con esa fecha.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias