miércoles 17, agosto 2022
spot_img

Oposición británica propone un impuesto extra para mitigar la escalada de precios del gas

Londres, 10 ene (Sputnik).- El Partido Laborista del Reino Unido aboga por imponer una carga fiscal extraordinaria a las compañías de hidrocarburos con operaciones en el mar del Norte para hacer frente a la fuerte subida de las tarifas domésticas de gas y electricidad, prevista en la primavera.

«Queremos evitar que las facturas suban», declaró la ‘ministra en la sombra’ del Tesoro, Rachel Reeves.

La propuesta, que también avala la formación Liberal-Demócrata, obligaría a los productores de gas y petróleo a abonar a la Hacienda británica un impuesto único adicional en base a las ganancias obtenidas por la escalada de los precios al por mayor del carburante.

Fuentes industriales calculan que el gas se encareció en Europa por encima del 400 por ciento el año pasado.

«La crisis del pecio del gas es global, pero diez años de fallida política energética de los conservadores, de titubeos y retrasos, han creado una crisis que la estamos sintiendo todos», denunció la responsable laborista.

La factura mensual de la luz y del gas podría encarecerse por encima del 50 por ciento –de una media actual de 1.250 libras (unos 1.690 dólares) a 1.950 libras– en la próxima revisión de la tarifa máxima oficial, que entrará en vigor en abril.

El Gobierno de Boris Johnson aún no ha desvelado su plan de choque para mitigar la anunciada crisis del coste de la vida.

Mientras, la industria advierte que un impuesto extraordinario a la producción de hidrocarburos ahuyentará futuras inversiones.

«Esta idea ofrece falsas esperanzas a los consumidores, además del riesgo de dañar a largo plazo al Reino Unido», criticó Jenny Stanning, directora de relaciones exteriores en la principal patronal del sector Oil and Gas UK (OGUK).

Stanning observa que la Hacienda británica cobrará hasta 5.000 millones de libras en impuestos del sector a consecuencia de la revalorización del gas y alerta que un gravamen adicional conlleva el riesgo de «dañar la competitividad» y frenar las inversiones en Reino Unido.

«Eso reduciría nuestra seguridad energética y nos haría más dependientes de importaciones de lugares como Rusia y Oriente medio», advirtió.

La industria del mar del Norte aporta en torno a la mitad de los 7.000 millones de metros cúbicos de gas anuales que se distribuye a los consumidores británicos, de acuerdo con datos de la OGUK. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias