miércoles 6, julio 2022
spot_img

Los presidenciables forzados de Brasil que buscan ser la alternativa a Lula y Bolsonaro

Río de Janeiro (Brasil), 14 ene (Sputnik).- El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) es el favorito para ganar las elecciones de octubre. Las últimas encuestas apuntan que si se votara ahora ganaría en la primera vuelta sin necesidad de ir un balotaje. El presidente Jair Bolsonaro se encuentra segundo a bastante distancia, pero detrás hay un pelotón de candidatos con mucho menos tirón que no desisten y quieren ser alternativa. ¿Quiénes son?

El exministro de Justicia y polémico exjuez Sérgio Moro aparece colocado en tercer lugar. La encuesta más reciente, divulgada esta semana por Quaest, le da un nueve por ciento de votos, muy lejos de las expectativas, como explica a la agencia Sputnik el sociólogo Emir Sader, coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Río de Janeiro (UERJ).

«Es el preferido de la élite brasileña, pero tampoco salió del bloque del montón de candidatos que siempre están debajo del diez por ciento de intención de voto. Parecía ser la novedad que podría superar a Bolsonaro, pero ya da la impresión de que no funcionó», afirma Sader.

Moro (recién afiliado al partido Podemos) intenta presentarse como alternativa de centro, pero no le está siendo fácil conseguir simpatizantes: en la izquierda nadie le perdona la persecución contra el expresidente Lula, al que llevó a la cárcel en un proceso lleno de irregularidades, y la derecha lo percibe como un traidor por su estruendosa salida del Gobierno de Bolsonaro.

Después de Moro aparece Ciro Gomes (Partido Democrático Laborista, PDT), un veterano de la izquierda que no se cansa de intentarlo. Será la cuarta vez que intenta llegar a la presidencia. En su afán de conquistar votos en el centro y el centro-derecha elevó el tono de sus ataques a Lula y al PT, lo que le está alejando del votante de izquierdas y dejando cada vez más aislado.

En cuarto lugar está el gobernador de São Paulo (sureste), el conservador João Doria, que no consiguió capitalizar su apuesta precoz por las vacunas del covid-19, que él confiaba en que fuera su pasaporte a la presidencia.

Más abajo aparecen candidaturas con pocas o nulas posibilidades, como la de la senadora Simone Tebet y del presidente del Senado, Rodrigo Pacheco. Son personajes habituales en el noticiero político e importantes en los pasillos del poder de Brasilia, pero desconocidos para el brasileño de a pie. Tebet tendría un uno por ciento de votos, y Pacheco ni siquiera puntúa.

¿Por qué mantener entonces una candidatura, con el desgaste económico, físico y mental que eso supone? «Están siempre generando la expectativa de que pueden mejorar», apunta Sader. Los analistas coinciden en que el objetivo es aumentar su capital político para después venderlo al mejor postor. Prueba de ello es el acercamiento de Doria a Moro, empezando a sondear la posibilidad de una plaza en la vicepresidencia en caso de que su candidatura presidencial no despegue en los próximos meses. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias