sábado 21, mayo 2022
spot_img

Cientos de periodistas protestan en plazas de México contra asesinatos de sus colegas

Ciudad de México, 26 ene (Sputnik).- Cientos de periodistas se congregaron en decenas de plazas de unas 30 de las principales ciudades de México para protestar este martes contra la ola de asesinatos de sus colegas y la impunidad casi total que persiste en una movilización nacional bajo la consigna «Periodismo en Riesgo».

Algunas manifestaciones de reporteros y fotógrafos comenzaron con una inauguración simbólica frente al edificio histórico sede del Ejecutivo federal, ni fueron colocados frente al edificio histórico donde el presidente Andrés Manuel López Obrador ofrece una conferencia de dos horas todos los días hábiles.

Con la consigna «No más sangre» los reporteros colocaron cámaras en el suelo y fotografías de algunos de los 145 periodistas asesinados desde 2001, para recordar que en los tres primeros años del actual sexenio 47 de sus colegas han sido asesinados, y que la inmensa mayoría de crímenes permanecen sin castigo.

El asesinato de la periodista Lourdes Maldonado la noche del domingo, quien a principios de 2019 llegó a una conferencia de prensa en Palacio Nacional, sede del Ejecutivo y residencia presidencial a expresar que temía por su vida y a suplicar ayuda en un litigio laboral contra un senador del gobernante Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), quien se convertiría meses después en gobernador de Baja California, Jaime Bonilla.

Una semana después de ganar el litigio contra una empresa de televisión del político oficialista, la denunciante murió a balazos frente a su casa, cuando llegaba en su automóvil en Tijuana (noroeste), del mismo modo que el fotoperiodista Margarito Martínez Esquivel moría días antes frente a su domicilio.

Este mes de enero también fue asesinado el director de un medio de comunicación en Veracruz (sureste) José Luis Gamboa Arenas, en el comienzo de año de luto para la prensa mexicana.

Según Reporteros Sin Fronteras, la impunidad de esos crímenes contra la prensa es de 92 por ciento, similar a los decenas de miles de muertos que sufre cada año el país latinoamericano donde cometer el crimen perfecto no es imposible para los asesinos, que en la mayoría de casos se salen con la suya, impunes.

Pero las principales demostraciones de inconformidad fueron veladas iluminadas al anochecer: sobre los muros de la emblemática sede del Palacio de Cobián, donde despacha el Secretario de Gobernación (Ministro del Interior), Adán Augusto López, donde fueron proyectados los rostros de periodistas asesinados en todo el país.

Velas encendidas con incienso de copal usados en las ceremonias prehispánicas completaron las protestas entre gritos que clamaban por «¡Justicia!», en una de las más inusuales muestras convergencia de periodistas de todo tipo de medios de comunicación y defensores de la libertad de expresión.

Sueños detrás de las cifras

Los inconformes expresaron que sus compañeros asesinados en el marco de su labor informativa «no son cifras ni estadísticas, eran seres humanos con familias, vida y sueños», cortados por la violencia criminal.

Otras consignas que se volvió tendencia en las redes sociales fueron «La impunidad mata» y «Ni silencio ni olvido».

La fotografías de las víctimas también incluyeron a decenas de periodistas desaparecidos con leyendas que rezaban «Sigue sin aparecer, aquí estamos, basta de miedo».

La organización Artículo 19 mostró pancartas de las exigencias de «justicia y el cese a la violencia contra la prensa».

El capítulo mexicano de la organización bautizada con el artículo de la Declaración Universal de Derechos Humanos dedicado a la libertad de expresión se unió a la protesta.

«El Estado debe investigar y brindar justicia. Mientras tanto, la impunidad permite que los asesinatos continúen», dijo en un mensaje difundido por redes sociales desde la sede del responsable de la política interior.

Otro letreros rezaba «No se mata la verdad matando periodistas».

Amnistía Internacional se unió a la movilización y anunció : «Estaremos vigilando que se garantice el derecho a la reunión pacífica y libertad de expresión en las protestas».

La organización internacional exigió en un pronunciamiento «que se implementen mecanismos de protección para prevenir la violencia contra la prensa, así como la investigación y cese a la impunidad de los asesinatos de personas periodistas».

Los comunicadores denunciaron además «la violencia física, precariedad laboral y hostilidad estatal».

En respuesta al discurso gubernamental, que esgrime que las críticas del presidente se dirigen a los propietarios de los medios y la élite de los líderes de opinión surgió otra consigna: «No amenazan a los dueños, nos amenazan y matan a nosotros, a los reporteros de a pie».

Reporteros Sin Fronteras resumió: «el periodismo es el oficio más bello del mundo, pero en México es el más peligroso que cada día nos roba el aliento».

El portavoz de la presidencia difundió un mensaje de condolencias por Twitter por el asesinato de Maldonado: «Hemos estado pendientes de su situación desde hace  tres años y buscaremos que se esclarezca su muerte. Por un México con justicia, libertad y seguridad». (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias