lunes 28, noviembre 2022
spot_img

La escuela no puede esperar»: reviven colegios en el maltratado Haití

Puerto Príncipe, 26 ene (Sputnik). – Con menos de dos meses en el cargo, el nuevo ministro de Educación de Haití, Nesmy Manigat, volvió a habilitar al menos dos centros docentes en la precaria La Salines, un barrio ensombrecido por la violencia criminal y cuya historia reciente tiene muy vívida la masacre de 2019.

«Fue muy difícil para los niños volverse a insertar en la escuela. Los míos perdieron todo el curso después de la masacre y estuvieron casi un año en la casa, además que los otros centros pedían mucho dinero», dijo a la Agencia Sputnik, Claudette, quien acompañó a su hija al Liceo Nacional de La Saline.

Ese centro educativo reanudó sus clases el 10 de enero, tres años después de que bandas armadas abrieran fuego sobre los residentes, cobrando decenas de vidas, incluso de niños, además de violar a mujeres y permitir que los cuerpos de las víctimas sirvieran de alimento a los animales.

«La educación es un arma poderosa para construir la paz social», dijo durante la ceremonia Manigat, inmerso en la campaña Lekòl pa ka tan (La escuela no puede esperar), que pretende reabrir las instituciones de enseñanza en los barrios más desfavorecidos de la capital.

La iniciativa ya recuperó otras escuelas en Bel Air y Cité Soleil, y espera reabrir instituciones públicas en el barrio Martissant, bajo el control total de las bandas armadas desde junio, cuando los choques hostiles entre las pandillas obligaron a más de 20.000 personas a abandonar sus hogares.

«El proyecto del ministro es loable, y esperamos que pueda realizarse porque los niños pobres son los más desfavorecidos de la crisis de inseguridad que vive el país», dijo a esta agencia, Benoît Olivier, profesor de Historia.

Con 35 años y tres hijos, Olivier quedó desempleado cuando cerró el Liceo La Saline, y tuvo que buscarse la vida a bordo de un mototaxi. Ahora aspira regresar al sistema de enseñanza, su verdadera pasión.

«Además de la inseguridad, muchos luchamos porque seamos regularizados por el Ministerio. Hay casos de docentes que pasan años sin cobrar sueldos», lamentó.

La oficialización de los maestros, especialmente en el sistema público, es un tema pendiente del Ministerio, que enfrentó en años recientes múltiples protestas, con los docentes amenazando con paralizar la enseñanza.

El sector también se vio afectado por numerosos movimientos de protesta que, sumado a la crisis sociopolítica y sanitaria, pone en riesgo el desarrollo de la enseñanza en todos los niveles, mientras la comunidad educativa criticó al Gobierno por no cumplir sus demandas, algunas de las cuales incluyen el pago de salarios atrasados en ocasiones por años.

A propósito de las celebraciones por el Día Internacional de la Educación, el pasado lunes, el primer ministro Ariel Henry aseguró que su Gobierno tiene el compromiso de establecer reformas al sistema, mientras trabajan en la escolarización de todos, sin distinción.

«Para el gobierno que dirijo, la educación es tanto un bien público como una responsabilidad pública, la de garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad a todos los niños del país, ya sea que vivan en zonas rurales, en barrios marginales o en ciudades», dijo Henry durante la ceremonia.

También se comprometió a consolidar las reformas que conduzcan a un sistema educativo en el cual se promuevan los valores cívicos.

El terremoto del 14 de agosto privó el acceso de cientos de miles de niños a las clases, a lo cual se une la crisis de seguridad; sin embargo, pese al complejo escenario, para Manigat, quien ya ocupó el cargo durante la administración de Michel Martelly (2011-2016), la escuela no puede esperar. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias