sábado 21, mayo 2022
spot_img

Obras completas de Don Pepe

III

Tomo III. Cubaces Tiernos en Abril y otras narraciones 

El Tomo III  contiene cinco libros.  Por algún lado hay que empezar estos comentarios.

Cubaces tiernos en Abril se publica en 1975, cuando Don Pepe tenía 69 años. Es parte de la obra puramente literaria de Don Pepe.

El autor demuestra una gran formación literaria. Ambienta la historia muy cerca de sus fincas y muy cerca de donde  se inició la Guerra Civil del `48. Promueve de paso el riego en la agricultura. Es la historia inconclusa de Eloísa, castigada por el amor, quien se refugia por aquellas distantes montañas. Pero hay un cura de por medio que quizá cierre el círculo.

            Eloísa, históricamente, fue protagonista de un amor accidentado a Abelardo, del que quedó este  (literalmente) castrado, y  ella con un hijo y un libro  (cartas a Abelardo, Francia, siglo Xll)

            Don Pepe incursionó en todo: ciencia, tecnología, agricultura, arboricultura, agroindustria, comercio, administración, política, milicia. Y fue un gran escritor, en varias ramas. Es una delicia disfrutar de su obra de ficción.  

Ciprés con SAL

Escrito en 1972.

            Señala viejos errores: satanizar la sacada de troncos maduros de los bosques,  creer que las lluvias disminuyen por las volteas, creer que aún en las alturas se deben tener árboles cerca de las casas o tenerlos cerca de los arroyos. No es que en los desiertos no llueve porque no hay árboles (es al revés).  1904 fue el año más seco de ese siglo  y el país estaba lleno de bosques.

            Lo de SAL va referido a la selección, al abono y a la luz. Es todo un manual de la siembra del ciprés.

Franjas de Luz

            Escrito en 1979.

            El tema del libro es la arboricultura, a lo cual se refiere con gran detalle, con su clásica precisión y sencillez. Lo de franjas de luz alude al “cómo hacer para que la Luz penetre hasta el centro de las plantaciones”, a fin de que los árboles, todos, crezcan eficientemente.

            Se ocupa del abono y hasta del crédito para financiar la arboricultura, la que tiene la particularidad de que no se cosecha a corto plazo.

            Este y el anterior conforman un texto muy útil para e conocimiento práctico de la arboricultura.

Cartas a un Ciudadano

            Son de 1955, siete años después de la Guerra Civil del ´48.  Don Pepe tenía 49 años y tenía dos años de ser Presidente. Busca “conversar” con el ciudadano común.

            Costa Rica es una democracia. Es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. Las Cartas son una rendición de cuentas, “en pensamientos”.

            Resume la situación del país así: hay mucho  que mejorar, pero se está haciendo bastante; hay fallas, pero son   más los aciertos. Hay “absoluta honestidad en el manejo de los fondos públicos. Hay libertad y hay respeto a la ley. Hay amplias garantías electorales.”

            Distingue nítidamente entre administrar y gobernar. Tiene clara la importancia de un buen régimen municipal. Gobernar es “orientar la vida nacional”. Administrar, el diario funcionamiento.

       Para desarrollarnos necesitamos una doctrina, una ideología, pero flexible. Hay que superar los personalismos. Don Pepe pretende estar gobernando con un norte claro que solo beneficios puede traer. Ese norte es el mismo que juró hacer realidad, cuando emprendió la Guerra Civil del ’48. Es el espíritu del `48.

    ¿Socialismo o capitalismo? Partiendo de que solo es admisible un régimen democrático, lo correcto y sensato es un régimen de libertad pero limitada, a fin de que se salvaguarde la dignidad de los menos favorecidos. Ni capitalismo  “salvaje” ni sacrificio de derechos fundamentales. Es el justo medio, el equilibrio imprescindible, que siempre fue el credo de Don Pepe.

            Advierte que no es posible  la vida social sin el pago de impuestos. No son un castigo; son una “obligación moral”.

            Defiende que el sueldo de los altos funcionarios sea suficientemente congruente con el cargo.

            Don Pepe  aterriza así: el aumento de la riqueza no es un fin en sí mismo. Todo debe estar en función de la calidad del ser humano. Las oportunidades  de educación son el factor más determinante para el progreso del país.

            Estas “Cartas” tienen un interesante toque sentimental: van dirigidas a sus “queridos” conciudadanos. Se despide con el pensamiento y el afecto puestos en esos, en la Patria y en nuestra América.

Así nacen las Palabras y los Cuentos

De Julio de 1977, a los 71 años. Género: narrativa.

“Mariachis” han sido los partidarios de Calderón Guardia y de su hijo Calderón Fournier. Originalmente, los “voluntarios” bananeros que fueron traídos a volar bala contra los de Don Pepe. Por el frio se ponían una cobija roja encima y se parecían a los mariachis que cantan las típicas canciones mexicanas

            Don Pepe nos relata cómo combinaba, allá en La Lucha, su afición por los filósofos con su fiebre por los cerdos.

Animalerìas, 1970, a los 64 años.

Se trata de breves narraciones. La primera es La Vieja. Para entonces Don Pepe tenía 24 años y comenzaba su aventura de finquero. Trabajaba de día. Cuando llovía o de noche, leía. Cultivaba maíz, criaba cerdos, conducía un camión, “por caminos de montaña”.

La Vieja fue la cerdita consentida de Don Pepe. Anduvo con el retrato de ella muchos años, en la billetera. A muchos de sus descendientes los hizo carne y manteca. Montó un matadero.

Como a todo, “a todo chancho gordo le llega su día”. Así son las cosas en el campo.

El Mocho es la historia de un buey. Y de la niña que lo adora. En estas amistades siempre habrá un final infeliz. 

La Mancha en la Ventana

Es un cuento de misterio. Intervienen personas (dos hijos de don Pepe), dos caballos y la luna.

Destacan la amistad entre animales y el espíritu investigador de sus hijos aun pequeños.

Campesinerías

Por treinta Pesitos

Es una narración también de 1970

Don Pepe se metió de lleno a entender el lenguaje y su forma de ser, del campesino de aquellas montañas de la margen derecha de la que sería la Carretera Interamericana hacia el Sur.

Esta historia se ambienta en la época de la fuerte crisis económica de los ´30. A los colones se les decía “pesos”. 30 pesos era mucho. Narra un préstamo de 30, por razones de salud. Todo gira alrededor del verdadero motivo del préstamo que el peón solicitaba a su patrono.

¡Paren el fuego!

Relato escrito en 1977. Bastante breve.

Se ambienta en San Isidro de El General  (Pérez Zeledón). Estamos en plena Guerra Civil, en 1948. La aviación del Gobierno bombardeaba con “bombas” hechizas. Los de Don Pepe disparaban a los aviones sin alcanzarlos. Era la hora del almuerzo. Pararon entonces el fuego.

Es una simpática anécdota de guerra. Es peor que le retrasen a uno el almuerzo que recibir bombas.

Darío echado a perder, de 1976 

Es un intento, dice Don Pepe, de ofrecer una versión más simplificada del cuento El velo de la Reina Mab,  de Darío.

Trata de la situación que atraviesan los artistas bendecidos por sus dones,  pero que pasan hambres.  La Reina Mab tiene el remedio: envolverlos con el Velo de los Sueños, que hace ver la vida con color de rosa.

Es una reacción contra el estilo barroco.

Giovinezza, 1976

Es una anécdota, algo que sucedió al padre de Don Pepe, en el San Ramón de inicios del siglo XX, cuando los médicos tenían que hacer de todo a la vez.

A veces la cura de los males está en el mismo cerebro de los que creen que los padecen.

Los 20  Jóvenes de Atenas, 1975

Es el año 484 a. de C. Veinte jóvenes le piden ayuda a un paseante para requerir el  destierro de Aristides. El paseante les ayuda. Resulta ser el mismo Aristides.

Es un relato brevísimo.

El Jilguero y el Cuyeo, 1976

Más breve todavía. ¿Quién canta mejor? El burro premió al cuyeo. “Pero vale más ser jilguero cantor que cuyeo ganador de concurso de orejas”

Fue que

Brevísima historia. Sucedió luego de la Guerra Civil del ´48.

Una señora le da un recibo a Don Pepe, de una deuda de guerra. Pero no pretende que le paguen. “Fue que… ¡los de casa volvieron todos!”. Como en otro texto relata Don Pepe, ese fue el espíritu del ´48.

En estas últimas narraciones Don Pepe demuestra un gran dominio de la síntesis.

En suma,  las Obras Completas de Don Pepe son más de 1200 páginas de una esbelta prosa, donde hay de todo, pero solo cosas fruto de un talento realmente excepcional.

(*) Mauro Murillo Arias es Abogado

Más noticias

1 COMENTARIO

  1. Cuando sus descendientes, actuando presuntamente en su nombre, están abocados a terminar con lo que poco que queda del estado social de derecho y del pacto social, que quedó plasmado en la constitución en la Constitución de 1949, resulta muy oportuno volver a leer las páginas de José Figueres Ferrer, uno de los más importantes estadistas del siglo anterior, Como bien dlce el articulista sus textos van desde el ensayo a profundidad como en LA POBREZA DE LAS NACIONES hasta los textos literarios, llenos de hermosas imágenes y de una nostalgia sin par, como son esos CUBACES TIERNOS EN ABRIL o AGRICULTURA EN EL PARALELO 10.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias