lunes 30, enero 2023
spot_img

El lenguaje Secreto de Figueres: Segunda Parte

Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos. Nicolás Maquiavelo

En la primera parte de esta entrega (https://www.elpais.cr/2022/01/10/el-lenguaje-secreto-de-figueres-i-parte/) utilizamos la figura del candidato verdiblanco para analizar cómo se manifiesta en una personalidad política sus intenciones, objetivos e intereses a través de su cuerpo. Para ahondar en ello, en esta ocasión tomaremos tres ejemplos: el primero es su eslogan y la fotografía que le acompaña; posteriormente, nos referiremos a su desempeño en una entrevista televisiva; finalmente, revisaremos algunos instantes de su polémico desempeño en un debate.

El poder de la imagen

El eslogan es alternante. En ocasiones se promueve el ‘volvamos a tener presidente’. Esta frase dice principalmente dos cosas: por un lado hace alusión al mandatario actual -por quien el candidato fehacientemente y de manera estratégica promovió el voto hace 4 años-; y por otro, el lema invita a pensar que ante el supuesto “vacío presidencial” lo mejor es que él vuelva a ocupar nuevamente la silla presidencial. Así las cosas, se presenta como el jefe (padre-madre), como la única alternativa para lograr que alguien superior -él- tome decisiones y nos diga qué hacer. Con ello busca generar en la persona votante dependencia hacia la autoridad. Usted y yo ocupamos de un presidente “real”.

‘Costa Rica merece ganar’ enuncia el otro eslogan. El nombre del candidato tampoco se menciona. Este se “oculta” en una frase que intenta convencer al país de que no tiene el líder que “debería” tener. El lema sugiere que la nación se encuentra en modo ‘espera’, a la llegada de ese líder salvador que le genere un sentimiento de triunfo y bienestar. De ahí que él cree que su apellido, bajo el cual el país ha sido gobernado en cuatro períodos, le coloca en una posición ventajosa para gobernar ante la “incompetencia de las masas”.

En la imagen (ver fotografía superior), el espacio geográfico no se ve, es un enigma. Hay ausencia de lugar. No hay sentido de realidad. Pero esto no es solo un recurso artístico y técnico para que la atención se enfoque en el candidato. Si algo tiene la política es que no es inocente. El candidato se coloca en una dimensión donde abunda la luz, en la que no hay cabida para distracciones, mucho menos para ‘recordar’. La mirada está puesta fuera de sí, como si tuviera algo en mente. El ojo de la cámara somos nosotros, y estamos colocados ligeramente abajo, mirando hacia arriba: admirándole. Él sabe que para enfrentar el sentimiento de inseguridad que hay al escoger -y ante la posibilidad de que la ciudadanía escoja a alguien que no es de su grupo-, su figura autoritaria debe procurar imponerse, pero es necesario hacerlo de forma sutil, de manera que la realidad se falsifique. 

Estos eslóganes van acompañados de muchas ofertas. Estas se repiten, son circulares: empleo, empleo y más empleo, idiomas, 9-1-1, tecnología, turismo médico, 9-1-1, energía renovable, trabajo, inglés, turismo, empleo, empleo y más empleo. Las propuestas parecen piruetas, dan vuelta, marean a quienes carecen de esperanza, y alientan a los sedientos de puestos. Es una campaña de pura fantasía, ilusión para quienes votan. Entre tantas vueltas hay quienes entran en el torbellino y al unísono repiten: “Mejor malo conocido que bueno por conocer”, “de por sí ya tiene plata y tal vez no robe tanto” o “hay que escoger al menos malo”. Todas estas frases apelan al olvido, a la desesperanza y a la resignación en una sociedad donde la memoria parece estar enferma. También se nubla el pensamiento, pues se impide analizar la cantidad de propuestas disponibles y valorar si se estaría votando por quien muchos consideran que ya hizo daño.

El 13 de diciembre de 1994, a ocho meses de iniciado su mandato, diversos analistas expresaron a este medio que su estilo de tomar decisiones tenía un sello autoritario. Revista Rumbo

Cuando el pasado duele

Otro escenario para analizar corresponde al programa Café Política del día 28 de mayo de 2021. Esta situación es muy reveladora, pues en dicho encuentro el periodista Ignacio Santos le invitó a referirse a todas las encuestas en las que su nivel de popularidad es bajo.

https://www.facebook.com/EnLaMiraCR/videos/figueres-culpa-a-ignasio-santos-de-su-mala-reputaci%C3%B3n/2745647839080002/

Santos: Yo creo que no hay encuesta, no hay encuesta que yo haya visto que no lo sitúe como el político peor valorado en el país.

El candidato: (Breve silencio. Mueve la cabeza hacia adelante en un gesto de embate, y la mirada rápidamente la desvía hacia otro lado). Sí, yo pienso que usted ha contribuido a eso.

Santos: ¿Yo?

El candidato: Sí, claro.

Santos: ¿Con qué concretamente?

El candidato: Porque de usted también he recibido muchos embates.

Santos: ¿Hay algún embate mío que no ha sido correcto o indebido?

El candidato: Bueno yo pienso que no todos han estado centrados sobre la verdad de los hechos.

Santos: Eso no se lo puedo aceptar bajo ninguna circunstancia.

El breve silencio inicial es delator, pues el candidato se calla. Eso le permite ganar unos microsegundos para desviar los hechos reales. El aspirante pasa del tema de las encuestas al ataque al periodista. El rápido cabeceo que realiza (con el centro de la frente) es una embestida, un gesto violento contenido, teniendo las palabras solo una relevancia indirecta. Su gesto es acompañado de un desvío de la mirada. Este momento es muy importante de observar detenidamente, pues hacer contacto visual con otra persona es, normalmente, una señal de implicación, mientras que el desviar la mirada significa, para este contexto en concreto, un deseo de querer evitar contacto con el entrevistador. De acuerdo a Ma de los Reyes Domínguez (2009), investigadora en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Sevilla: “Este tipo de actos no verbales tienen su origen ante circunstancias desagradables, especialmente cuando surge un sentimiento de insatisfacción por parte del interlocutor pero se produce una sensación de incapacidad a la hora de expresarlo (p. 12).

Ahora, puede que usted se pregunte ¿qué importancia tiene este momento para mí como votante? Mucha. El periodista tiene la intención de centrarse en los estudios que repetidamente sitúan al político como el peor evaluado ante la ciudadanía costarricense. Un ejemplo de ello es la investigación realizada en el 2016 por el Centro de Estudios Políticos de la Universidad de Costa Rica – CIEP. En esta él ocupa el primer lugar de desaprobación con un 41.2%. Le sigue Luis Guillermo Solís con un 11.2%. No obstante, el aspirante juega a borrar esa memoria y se pone en guardia. De ahí que decide instalarse en una postura de víctima. Esa condición le daría la “potestad” de actuar en modo “pobrecito” para tener el derecho de quejarse, de protestar y de reclamar. Con ello nos dice que es el guardián del pasado, que cualquier intimidación a recordar está propensa a ser atacada, a ser desviada, y que se imponga la filosofía del “tú olvidarás.”

Actor de la videopolítica

En el debate final de los precandidatos verdiblancos realizado por Repretel, el miércoles 29 de marzo de 2017, el actual aspirante verdiblanco llamó a Antonio álvarez Desanti de “oportunista”, junto a otros epítetos. Posteriormente, unió fuerzas con él con el propósito de buscar la presidencia nuevamente.

 

“En el 2004 usted no me criticó ni una sola vez y en esta otra entrevista que da Toño sobre las causas de la derrota no menciona la causa de la corrupción, ni una sola vez. Lo hace ahora por oportunismo político porque usted es un oportunista, Toño. Lo ha sido toda la vida y lo seguirá siendo.” (Se escuchan varios aplausos y unos cuantos gritos de euforia).

Imagen accesada de Crhoy.com, 30 de marzo de 2017

En dicha ocasión el aspirante pierde el control, opta por salirse de su atril, invade el espacio personal del otro aspirante y le embiste utilizando los dedos pulgares en un tono abiertamente acusador e intimidante. Hay sed de notoriedad. En los estudios de Morris, Collett, Marsh y O’Shaghnessy (1998) se estudiaron 20 gestos que se realizan con la mano en diferentes contextos y culturas. Entre los hallazgos, se encontró que los gestos de apuntar con el dedo índice tienen una asociación importante con el dominio y con la necesidad de demostrar jerarquía.

Imagen accesada de nacion.com

Cuatro años después, el ex candidato Antonio Álvarez Desanti anuncia su intención de ir nuevamente por la presidencia. Posteriormente, declina y da su adhesión al precandidato verdiblanco, asegurando que ahora él es “el mejor para dirigir los destinos de Costa Rica” (Monumental, abril de 2021). Vemos por tanto que la utilización de las emociones (y los gestos que de ellas se desprenden) pueden tener el fin de dividir al electorado para obtener rédito político, pero que, en realidad, lo que une a muchos políticos son los intereses. Otro ejemplo, fue el Pacto José María Figueres-Rafael Ángel Calderón (1995), luego que el verdiblanco no se cansara de llamarles en campaña el partido de las políticas neoliberales (Programa liberacionista, 1993, p. 6). De ahí que la “pugna” entre el PUSC y el PLN a lo largo del tiempo haya sido considerada por muchos como una pantalla para alternarse en el poder. Otra evidencia, durante la discusión sobre el TLC (2007), fue en el gobierno de Oscar Arias, ya que se elaboró el Memorándum del Miedo, una forma de manipulación social que dio sus frutos. Rodrigo Arias -hermano de Oscar Arias-, es ahora el candidato a diputado en primer lugar por San José.

Cuando elegimos a nuestros opresores

Dentro de los valores del candidato está el sistema carismático, en el que el jefe es enviado de arriba y solo hay cabida para él. Apuesta por el olvido, bloquea la memoria histórica y cualquier resurrección del pasado -que no le convenga- la evade hasta donde le sea posible. Continua con un estilo confrontativo, pero de una campaña a otra ha intentado suavizar su tono de manera que ello no le genere más anticuerpos. Como figura política de experiencia, sabe que es fácil jugar con las palabras, pero no que es difícil mentir con el cuerpo.

Conforme se acerque la hora de ir a las urnas, continuará apelando a la cercanía falsa, tocando a las personas, haciendo guiños de ojo, repitiendo una y otra vez su oferta electoral, reiterando que es el único con experiencia y que cualquier otra persona llevaría al país al desastre. No es de extrañarse por tanto, que haya mediciones como las del CIEP (2022), en las que se indica que un 41.26% de las personas están muy de acuerdo y de acuerdo, que el decidirse les causa estrés. De ahí que, para aliviar la ansiedad de los votantes e intentar salir campante, el aspirante no solo presiona diciendo que al no ir a segunda ronda se ahorrarían millones de colones, sino que debemos “mañanear tempranito” y apagar la memoria. Si es que de ella algo nos queda.

Mañana continuamos con más candidatos.

(*) Marlon Segura, coach y analista no verbal. Es graduado en teatro y cine, Universidad de Costa Rica – Universidad de Kansas, con énfasis en Ciencias Políticas. Master en Educación Internacional, Universidad de Massachusetts. Estudios de análisis de movimiento, Ecole Jacques Lecoq, París.

elcuerpopolitico@gmail.com

Material de consulta:

Araya, Jorge. (2016). Arias el mejor y Figueres el peor político calificado por los costarricenses. Semanario Universidad.

https://semanariouniversidad.com/pais/arias-mejor-figueres-peor-politico-evaluados-costarricenses/

Centro de Estudios Políticos, CIEP. (2022). Informe de resultados de la encuesta CIEP-UCR, enero 2022.

https://ciep.ucr.ac.cr/wp-content/uploads/2022/01/Informe-de-resultados-CIEP-SEMANARIO-RADIOS-UCR-Enero-2022.html

Domínguez, Ma de los Reyes. (2009). La importancia de la comunicación no verbal en el desarrollo cultural de las sociedades. México: Razón y Palabra.

González, Mirta. (2012). Psicología Política. San José: Editorial UCR.

Michels, Robert. (1979). Los Partidos Políticos. Buenos Aires: Amorrortu.

Partido Liberación Nacional (1993). Programa Liberacionista para el bienestar de los costarricenses.

Ricoeur, Paul. (2010). La Memoria, La Historia, El Olvido. Madrid: Editorial Trotta.

Samovar, L. A., Porter, R. E., y Stefani, L. A. (1998). Communication between cultures. Belmont: Wadsworth Publishing Company.

Más noticias

9 COMENTARIOS

  1. Carra de barro, sinvergüenza, ese es su lenguaje. Puede hacer todo el teatro del mundo, llorar frente a camara, pedir perdón, no cambia nada. No tiene cómo cambiarse por otro.

  2. La primera vez que este sinvergüenza nos engañó fué culpa de él, si nos vuelve a engañar, va a ser culpa nuestra.
    En rstas elecciones tenemos candidatos de todo tipo, no hay excusas para decir que no hay por quién votar, vamos a tener al presidente y diputados que nos merecemos.

  3. Este nefasto no puede llegar al poder , me lo imagino verlo con la bestia apocalíptica de klaus schwab, luego almorzar con el psicópata de bill gates y cenar con el sociópata de george soros, yo no estoy exagerando, este hombre es un camarada del globalismo , sería un títere de la mafiosa élite internacional,

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias