lunes 16, mayo 2022
spot_img

En Múnich aún resuena el llamado de Putin a la multipolaridad

Ciudad de México, 9 feb (Sputnik).- Se cumplen 15 años del recordado discurso del presidente de Rusia, Vladímir Putin, ante la Conferencia de Seguridad de Múnich, y aún resuenan sus ideas sobre un nuevo orden mundial que reemplace la bipolaridad que dominó la segunda mitad del siglo XX y los enfoques unipolares de la nueva globalidad.

La primera Conferencia de Seguridad de Múnich se celebró en 1963, cuando en el mundo se debatía sobre la recién superada «crisis de los misiles» en Cuba.

«Desde entonces, Estados Unidos no ha honrado sus compromisos de aquella época, que es la constatación de que subyacen conflictos heredados de la pasada Guerra Fría por otros medios», dijo a la Agencia Sputnik el doctor en Economía e investigador mexicano Américo Saldívar, graduado en Moscú en la década de 1960.

Un foro de seis décadas

La conferencia reúne anualmente en la ciudad del sur de Alemania a líderes mundiales, políticos y expertos para debatir cuestiones relevantes de política internacional. En 2007 recibieron con asombro y entusiasmo la propuesta de Putin, tres lustros después de la caída del Muro de Berlín.

«Además del multilateralismo, era una defensa de los límites naturales de fronteras y zonas de influencia geopolítica», opina el autor «El ocaso del socialismo», escrito a finales de los años 1990, tras la caída del bloque soviético.

Saldívar relata que en el periodo anterior a ese discurso, en el marco del primer mandato de Putin, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) tomaba ventaja en el orden euroasiático desde el año 2000 a 2007.

«Mientras que la antigua Unión Soviética puso fin al pacto de Varsovia con sus aliados del este europeo, ese paso no fue correspondido por la OTAN, que incumplió su palabra de no avanzar hacia el Este, instalando tropas en Polonia y en la República Checa, con escudos antimisiles», afirma el autor.

Las Conferencias de Múnich –prosigue el investigador–, estaban dominadas por el unilateralismo a favor de la alianza de EEUU y Europa a través de la OTAN.

El también autor del libro «La sociología dominante» considera que ese nuevo desequilibrio se presentó «mientras llegaba a su fin la enemistad de sistemas económicos antagónicos y se establecía la democracia occidental a escala global».

La nueva diplomacia rusa

El estudioso del pasado y presente de Rusia piensa que, tras la caída del Muro de Berlín, «la diplomacia de Moscú permanece congruente con la idea del multilateralismo, porque el unilateralismo sigue siendo un esfuerzo occidental».

La emergencia de China y otros actores en la ecuación mundial introduce, según el autor, a nuevos actores «que volvieron anacrónico el mundo bipolar o unipolar».

Por eso califica la postura de Putin en Múnich como «proverbial: ni mundo bipolar que dominó la Guerra Fría, ni el unilateralismo que intentaba Washington, sino multipolaridad», resume.

El escritor recuerda además que la Conferencia de Múnich de 2007, «ya era polvo de aquellos lodos de 1963, cuando el último jefe de estado de la ex Unión Soviética, Mijáil Gorbachov (1988-1991), planteó: ‘paridad y equilibrio nuclear’, ante la terrible amenaza de la mutua destrucción».

Frente al mundo actual que vuelve a polarizarse, opina que a América Latina le haría mucho bien recuperar ese espíritu multilateralista y pluralista, «para aliviar la presión estadounidense sobre naciones que disienten de Washington, cuya hegemonía se ha desdibujado desde sus desastres internacionales, como las guerras fallidas en Irak y Afganistán».

Plantea que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) puede perseguir en forma conjunta «relaciones políticas, comerciales y diplomáticas más armónicas, más amplias y libres, que no cierren la puerta a las inversiones rusas o chinas en la región».

La próxima Conferencia de Seguridad de Múnich se celebrará de manera presencial por primera vez en dos años entre el 18 y el 20 de febrero. Pero esta vez el líder ruso no planea participar.

La expansión de la OTAN hacia el este volvió a ser motivo de polémica internacional a fines de 2021, cuando Rusia publicó los borradores de un acuerdo de garantías de seguridad que propuso a EEUU y esa alianza occidental.

Moscú exige garantías legales de que la OTAN se abstenga de una mayor ampliación hacia el este, frene la incorporación de Ucrania al bloque y suspenda la instalación de bases militares en el espacio postsoviético. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias