lunes 16, mayo 2022
spot_img

Oposición boliviana se solidariza con expresidenta Áñez en huelga de hambre

La Paz, 9 Feb (Sputnik).- La derecha boliviana se solidarizó el miércoles en forma casi unánime con Jeanine Áñez, horas después de que la expresidenta transitoria (2019-2020) se declarara en huelga de hambre ante la inminente instalación de su primer juicio de responsabilidades por el golpe de Estado de 2019. 

«Expreso mi solidaridad plena a la expresidenta constitucional Jeanine Añez ante la decisión de sacrificio personal para enfrentar la autocracia y la brutalidad masista (del Movimiento Al Socialismo)», escribió el exmandatario Carlos Mesa (2003-2005) uno de los líderes de las protestas que llevaron a Áñez al poder.

La declaración fue seguida por otras de tono similar de varios líderes y analistas opositores al Gobierno de Luis Arce, del Movimiento al Socialismo (MAS), al que señalan como impulsor de un juicio con ánimo de venganza.

El Gobierno, según Mesa, «vulnera todos sus derechos (de Áñez), la mantiene en un encierro vergonzoso y quiere someterla a un juicio espurio».

Entre los apoyos a Áñez resalta la ausencia de pronunciamiento del gobernador de Santa Cruz (este), Luis Fernando Camacho, quien como líder cívico de ese distrito encabezó el cambio de Ejecutivo de 2019 y acompañó a la ahora acusada a ingresar por primera vez al Palacio de Gobierno como presidenta transitoria

Otro exmandatario conservador, Jorge Quiroga (2002-2003), también participante en las protestas y gestiones que desembocaron en la autoproclamación presidencial de Áñez tras el derrocamiento de Evo Morales (2006-2019), destacó «la extrema medida de la expresidenta ante atropellos que sufre» en contraste con «la cobardía de los que ayer huyeron, y hoy la someten a su cruel guillotina».

El actual líder del Comité Cívico de Santa Cruz (este), Rómulo Calvo, condenó «el abuso y la violencia masista contra la expresidenta» y justificó que «el juicio absurdo en su contra y la vulneración de sus derechos humanos, la han llevado a protestar drásticamente desde su celda».

El alcalde de La Paz, Iván Arias, exministro de la acusada, protestó porque Áñez enfrenta un proceso judicial ordinario y no uno de excepción como expresidenta, en «un juicio político de Evo Morales para lavar su huida» en 2019.

En el frente oficialista, el presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, declaró en rueda de prensa que «el que (Áñez) se haya declarado en huelga de hambre es su derecho, pero ella también tiene la obligación de comparecer ante el Órgano Judicial».

La alcaldesa de El Alto, Eva Copa, exmilitante del MAS, calificó al juicio como «un antecedente que quedará para todas las autoridades hacia adelante, en el marco de que ninguna autoridad puede sobrepasar la Constitución».

Copa añadió que, aparte del primer juicio sobre el golpe de Estado, Áñez debería responder por las masacres de manifestantes civiles durante su gestión, una de ellas en el barrio Senkata de El Alto.

En una posición intermedia, el primer ministro de la Presidencia de Áñez, Jerjes Justiniano, consideró que la exmandataria pudo haber cometido un error de estrategia al declararse en huelga de hambre, con riesgo de no poder asistir al juicio y terminar siendo declarada en rebeldía.

«La medida que ha tomado es extrema como toda huelga de hambre, creo que ella debería estar en el juicio para evitar las consecuencias negativas que le puede acarrear una declaratoria en rebeldía que complicaría aún más su situación jurídica», advirtió Justiniano.

La instalación del primer juicio contra Áñez y excomandantes militares y policiales está programada para las 09:00 locales (13:00 GMT) de este jueves. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias