lunes 28, noviembre 2022
spot_img

Más de 600.000 fieles acuden a escenificación de Pasión de Cristo en Ciudad de México

Ciudad de México, 16 abr (Sputnik).- Más de 600.000 católicos acudieron a la escenificación de la Pasión de Cristo en el Viacrucis en el Cerro de La Estrella, en el barrio Iztapalapa de la Ciudad de México, informaron el viernes autoridades de la urbe.

«Hasta el momento, hay más de 600.000 personas en esta representación. Es una tradición que tiene 179 años, importantísima para Iztapalapa y para la Ciudad de México», dijo en un vídeo difundido en sus redes sociales la jefa de Gobierno de la megalópolis, Claudia Sheinbaum.

La representación, en la que a lo largo de 20 kilómetros un actor carga una cruz de 90 kilos hasta ser juzgado, azotado y amarrado a esa mismo madero, pronunciando las palabras que la Biblia atribuye a Jesús, fue realizada después de dos años de estar suspendida por la pandemia de coronavirus.

La procesión, que se realiza desde 1843, cuando la capital fue asolada por una epidemia de cólera, fue acompañada por miles de fieles que cargaron cruces de distintos tamaños en señal de penitencia.

Patrimonio cultural

Frédéric Vacheron Oriol, representante de la agencia de Naciones Unidas para la Ciencia y la Cultura (Unesco), y la alcaldesa de Iztapalapa, Clara Brugada, acompañaron a la gobernante en las escenas bíblicas representadas por cientos de actores.

«Es una representación muy popular, patrimonio cultural intangible de la Ciudad de México, y queremos que sea patrimonio cultural del país y la Unesco», dijo Sheinbaum en su mensaje.

La jefa de Gobierno dijo que «la Pasión de Cristo es una fiesta del pueblo, más allá de encabezar un Gobierno laico», y de que exista una separación entre la Iglesia católica y el Estado mexicano desde el siglo XIX.

Las relaciones con el Vaticano se mantuvieron suspendidas desde 1861 cuando fueron expropiadas las propiedades de la Iglesia católica y hasta que fueron restablecidas en 1992.

«Después de dos años de pandemia se recuperan las tradiciones», puntualizó Sheinbaum.

La tradición se remonta al culto del Cristo de la Cuevita, una figura que desapareció en una peregrinación que recorría en 1687 casi 500 kilómetros desde Oaxaca, ciudad colonial del sur del país.

La figura crucificada de Jesús apareció en una pequeña cueva, donde los fieles no pudieron removerla y decidieron construir una catedral.

En 1843, una epidemia de cólera azotó la capital, y para clamar por ayuda espiritual los habitantes comenzaron a cargar sus cruces para hacer penitencia ante la imagen venerada. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias