viernes 7, octubre 2022
spot_img

Robos, infamias, bochornos y más: La Liga

Madrid, 18 abr (Sputnik).- Las mentiras, el doble rasero y la manipulación o el silencio por una parte de la prensa no dejan salir a flote toda la basura que se mueve en el entorno de La Liga del fútbol español, con muchos damnificados pero especialmente ensañada contra el Real Madrid.

Lo vivido el domingo en el duelo Sevilla-Real Madrid en el Ramón Sánchez-Pizjuán no hace más que ratificar lo que ya se sabía de antemano, la competición española cuenta con uno de los peores arbitrajes del fútbol europeo y se vale cualquier cosa para desbancar al Madrid.

Aunque muchos medios de prensa se han pasado la vida diciendo que al Real Madrid lo favorecen los árbitros y que por eso lo gana todo, lo cierto es que las estadísticas no engañan como lo demuestra un estudio publicado por la web Fútbolgate.com en que sobresalen, sobre todo, los años en los que Ángel María Villar fue presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

«El análisis de las estadísticas no solo demuestra que el saldo arbitral es muy favorable para los intereses del Barcelona, sino también muy perjudicial para el Real Madrid. Pese a ser el equipo más ofensivo y que más posesión tiene junto a los azulgranas, los blancos se mueven en números de un equipo del nivel del Espanyol. El dato más llamativo, es comprobar que los blancos han tenido más jugadores expulsados que sus rivales en los últimos 16 años», resalta el texto.

Según la investigación publicada por Fútbolgate.com, de la temporada 2004/05 a la 2017/18 «en penaltis el Barcelona lleva una ventaja de +13 sobre el Real Madrid, la diferencia en expulsiones explota: +55 para el equipo catalán. El Real Madrid ha tenido más jugadores expulsados que sus rivales. Números difícilmente explicables, sino es por un criterio muy severo hacia el Real Madrid, y laxo hacia sus rivales. Todo lo contrario con el equipo catalán».

Lo que pasa en Sevilla…

Supuestamente esas son cosas del pasado. Ya hace años que se acabó el ‘Villarato’, pero casualmente vuelven a pasar cosas en Sevilla. Esta vez se medían el Madrid, líder del campeonato, contra el plantel local, tercero, con una diferencia de 12 puntos entre ambos, pero con muchas cosas en juego.

Lo cierto es que en una jugada bastante polémica –por las dudas que han dejado los árbitros en todos estos años– se abrió el debate sobre un posible penal cometido por el defensor del Sevilla, el brasileño Diego Carlos, que toca el balón con el brazo tras chocar contra su portero. El año pasado al Madrid le pitaron un penal en ese mismo estadio por una acción similar, el defensor no vio el balón, pero este le pegó en el brazo. Por esa jugada y los puntos que se dejó el conjunto blanco, el Atlético de Madrid se agenció el título. Pero en esta ocasión el árbitro Cuadra Fernández no ve nada y desde el VAR Iglesias Villanueva no avisa. Mientras que los comentaristas de Movistar aseguran que no ha pasado nada.

Poco después ocurre una falta favorable al Sevilla y un rival se coloca al lado de los jugadores del Madrid que forman la barrera, la normativa dice que debe estar a más de un metro, pero el colegiado no dice nada, llega el gol de Rakitic y las protestas se quedan en el aire, cuando en realidad el tanto tuvo que ser anulado.

Ya con 2-0 para los sevillistas se produce una falta del mediocampista del Madrid Eduardo Camavinga, quien tuvo que ser expulsado pues era de amarilla y por consiguiente la segunda, pero Cuadra Fernández no vio nada y dejó seguir.

Pero la gota que colmó cualquier copa fue lo que sucedió con el gol anulado a Vinicius y que significaba el empate 2-2 en el marcador, pues el atacante blanco controló el balón con el pecho y el hombro, pero para el colegiado fue con la mano. El VAR le advirtió que era legal el tanto y él fue a verlo en los monitores. La transmisión mostró como, contrario a los establecido, las repeticiones fueron puestas en el estadio y el público coreando «mano, mano», pero los comentaristas de Movistar era un gol legal, pero afirmaron que el principal podría haber visto otra cosa que ellos no, cuando este ratificó su sentencia.

Lo cierto es que es difícil que el colegiado le lleve la contraria al VAR, pero es la segunda vez que le ocurre al Madrid, si se suma el no penalti de Felipe (Atlético de Madrid) la temporada pasada, que Hernández Hernández no vio ni en las repeticiones.

A pesar de los pesares el Madrid pudo remontar e imponerse por 2-3 y se acercó mucho más a la conquista de la Liga, esa que no quieren que gane pues es incómodo para los dirigentes y muy poco favorecido por la prensa.

Lo cierto es que la Liga española está lejos de ser la excelencia que venden los medios y otra muestra es el nuevo escándalo de corrupción que destapa este lunes El Confidencial y que vincula al presidente de la RFEF, Luis Rubiales, una comisión millonaria y el defensor del Barcelona Gerard Piqué, quienes trabajaron de conjunto para trasladar la Supercopa de España a Arabia Saudí. Según el diario, Rubiales «presionó a las autoridades de Riad para que abonaran al jugador del FC Barcelona hasta 24 millones de euros por disputar el torneo en ese país y trató luego de ocultar la participación del futbolista en el contrato».

Nada, que el fútbol español huele a podrido por todas partes, a pesar de que son muchos los que no lo quieren ver, pero los hechos están ahí a la vista y cada vez la basura es más difícil de tapar. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias