domingo 27, noviembre 2022
spot_img

La invasión militar rusa contra Ucrania del 2022

No es un acontecimiento cualquiera. Podríamos perfectamente estar en la ante- sala de la Tercera Guerra Mundial. Falta solo arrimarle  la mecha para que estalle. Sería Rusia y aliados contra Ucrania y el resto del Mundo Libre. Totalitarismo imperialista versus Ucrania y los países democráticos. Aludimos, elemental, a democracias auténticas.

Por ahora, aunque agravándose visiblemente, se trata de una carnicería rusa contra Ucrania. De un gigante contra un pitufo. El primer round lo ganó Ucrania. Por eso Putin echó al general que tenía a cargo la masacre. Puso otro, con entrañas más jodidas. Putin no contaba con el valor de los ucranianos. Menos con una ayuda tan descomunal de USA y Europa Libre. Mucho menos con el liderazgo de Zelensky, que sobradamente puede ser el hijo del ruso, pero que por fortuna con él no tiene ni el menor parentesco. Para empezar, es judío. Los ucranianos conocen bien a los rusos. Fueron de ellos mismos. Pero en 1991 se independizaron. Probaron la libertad. Quien la prueba la ama. Quien la vive y la siente la prefiere a la vida misma. Los ucranianos sí tienen razón de pelear. No les queda más que defenderse. Hay que liquidar rusos. Los soldados rusos sencillamente están en lo único que saben hacer: masacrar, aunque no entiendan por qué hay que hacerlo. Nadie con un dedo siquiera de frente puede no entender que la invasión  no fue justa. No lo fue, ni lo está siendo, porque no responde a  ninguna necesidad. Y eso que tampoco basta con que haya alguna “necesidad”, menos cuando lo que hay es realmente una pura conveniencia.

Los rusos solo buscan la mera utilidad: apoderarse de los recursos de Ucrania, “alinearla”, para que entienda quién manda, suprimirle las ínfulas de país libre, dar el ejemplo para los demás vecinos que se crean libres. Y, lo máximo: demostrarle  a USA y a Europa que ella (la Santa Madre Rusia) puede en su patio hacer lo que le venga en gana. Y aguanten, todos.

No está claro si a Rusia le preocupa o no provocar una Tercera Guerra Mundial, que será nuclear. Dos bombas atómicas  acabaron con la primera. Ahora las bombas nucleares serían ilimitadas. No está claro si Rusia realmente quiere lo que Putin quiere. Los pueblos de las dictaduras simplemente son arreados. Meterse Rusia en una guerra contra todo el Mundo Libre, que no se ha estado chupando el dedo, ni se la ha pasado, en estos 75 años chupando popi, sino que por el contrario está armado increíblemente, seria para Rusia la ruina, aunque quizá solo así aprenda la lección que no se ha llevado. Venció a Alemania en los cuarenta y se dejó como premio una descomunal tajada de Europa. La historia enseña que el que inicia una guerra mundial no la gana. Se asegura que los rusos tienen capacidad para linchar, en cualquier momento, a Putin. Ya se está echando encima a los de la plata, quienes están sufriendo por su locura. Pronto los rusos no soportarán las sanciones económicas inéditas, el aislamiento total, el salvaje costo de la guerra en que está.

El mayor problema del Mundo Libre, ahorita, es que no pueden abandonar a Ucrania. Occidente no puede darse el lujo de permitir que Rusia se apodere de Ucrania. Esta tiene que ganar la guerra, aunque termine arrasada. Rusia pretende ganarla, o por lo menos dejar a Ucrania totalmente destruida. Está dando una lección. Rusia cree que en su vecindario es la que impone las reglas de las relaciones. Todas las relaciones que involucren a los humanos son en esencia iguales, aunque tengan importantes matices distintivos. Hay países que pretenden imponer sus reglas a los otros. Rusia siempre ha sido imperialista, prepotente, dominadora. Cuando la Unión Soviética desapareció en los ´90, Rusia quedó económicamente minusválida. Hasta dizque adoptó la democracia. Jamás. USA y Europa han venido colaborando para que Rusia volviera a ser fuerte. Creyeron en los rusos. Craso error.  Un país que siga ciegamente a un líder, va para el precipicio. Solo que antes de caer se llevará miles o millones al despeñadero. Un país que crea que manda en su vecindario y que estime que puede volarle bala a quien no se le alinea, no solo no ejerce ningún derecho sino que lo que simplemente pretende es entronizar la ley de la selva. Esto es algo que no puede admitirse. Debe cortarse inmediatamente, siempre. Las democracias o se unen y se defienden recíprocamente, con los recursos que se requieran, o no tienen futuro.

Locos irresponsables que lideren pueblos siempre aparecerán y pendejos que los sigan o que les tengan miedo siempre los habrá. El futuro nunca será de los pendejos. USA y los europeos están embarcados en ayudar a los ucranianos. Rusia tiene que aguantar, igual que aguanta las sanciones con que la están humillando. Para repeler la fuerza salvaje lo primero que hay que sacudirse es del miedo. Los aliados saben que en estos momentos, ya casi dos meses después de iniciada la invasión, en el segundo aire de agresión, se está jugando el futuro de Ucrania. Y, obvio, el futuro de todos los otros vecinos, otrora cubiertos por la Cortina de Hierro de la destruida, por inanición, Unión Soviética, producto de la mente desquiciada de Stalin.

Lituania, Letonia, Estonia, Finlandia y Suecia a corto plazo quedarán protegidas por Europa y su brazo militar (OTAN). El futuro queda en manos de estas organizaciones y sus aliados. Ucrania no entró a tiempo en la OTAN. El asunto es ahora, en plena guerra, que si admiten a Ucrania automáticamente tiene que entrar la OTAN en defensa directa de Ucrania. Ese problema no se da con los cinco países antes dichos. Pero nada impide brindar ayuda, de toda clase, a Ucrania. Y eso es todo lo que pide Ucrania. Y lo merece. Y que Rusia advierta que es pecado contra ella ayudar a Ucrania, eso ya no significa nada. El Papa Francisco ha requerido el cese del fuego. Pero nada. La Corte Penal Internacional exigió el cese de fuego. Nada. La ONU no tiene fuerza. No queda más que asistir suficientemente y ya, a Ucrania. Tal vez los rusos se cansen y jalen. Podrán decir que lograron su objetivo, si era castigar. Hace 8 años, apenas, Rusia le cercenó Crimea a Ucrania. No tuvo defensa Ucrania, aunque le sirvió para perderle el miedo a los rusos. Pero ello le sirvió a Rusia para creer que podía seguir en lo mismo. O se para a Rusia, o se le desengaña y se le obliga a comportarse decentemente, o seguirá el desmadre, consistente en que Rusia pretende que está autorizada para poner orden en su patio trasero, patio que siempre lo habrá.

Nunca,  luego de la Segunda Guerra Mundial, se había dado una masacre semejante. Millones de refugiados en el resto del mundo. Miles de muertos. Todo arrasado. ¿Quién reconstruirá todo? O más bien. ¿quién pagará los platos rotos? Hay mucha plata rusa retenida.

China, como buen oriental, vende la idea de que no necesariamente apoya  a Putin. Podría ser que el líder norcoreano crea que le llegó su momento de lucirse. Aparte de  las bombas, solo China lo puede contener. Si entra Corea del Norte, entra Corea del Sur. Si entra China, entra Japón. Tiene razón Biden en cómo califica a Putin y en ilustrar que Rusia solo tiene la salida de destituirlo.

Se anuncia una etapa de guerra no convencional, que incluye de todo y a toda escala. A ratos parece que Rusia busca una confrontación mundial. O será solo Putin y su círculo de camaradas. Podría ser que los rusos, el pueblo, ni se esté  percatando de que los llevan de la manita al desastre.

En fin, que la tranquilidad es falsa. Es el solo aviso, si en algún momento parece disfrutarse, de que luego vendrá  la zozobra. Putin quiso además aprovechar el invierno y la pandemia que no se ha acabado. De hecho China tiene cualquier cantidad de millones confinados, a causa de  una nueva variante del cochino virus. Putin creyó  que apoderarse de Ucrania era cuestión de unas dos semanas. Lo que se ha ganado Rusia es (uno) arruinarse, (dos) perder toda credibilidad y (tres) unir, como nunca antes, a todas las verdaderas democracias, las que están armadas como jamás antes. El que está alcanzando la gloria no es Putin. Todo lo contrario. El que la alcanzó no es el  que la buscó: Zelensky, muchacho al que la historia no olvidará, nunca.

Imagínense no más si a los gringos se les hubiera ocurrido reelegir a Trump. Por fortuna para el Universo fue electo Biden.

(*) Mauro Murillo A. es Abogado

Más noticias

6 COMENTARIOS

  1. Que asco de comentario, parece un panfleto publicitario con todas las mentiras de lo que supuestamente es un mundo libre y democrático.
    Sencillamente es un vomitivo, con todos los lugares comunes de ese mundo libre imaginario, que se han creado y que quieren que todos creamos, pero gracias a la tecnología ya no pueden engañar a todo el mundo.

    • Un detalle mauro si trump hubiera sido reelegido y merkel estaría en el poder Putin no hubiera invadido por que las negociaciones por debajo de la. Mesa seguirián en Pie! Con esas fichas fuera del Tablero se jodio el. Equilibrio y se destapó el mierdero!

  2. Rusia y Ucrania producen casi o mas del 30% de las exportaciones de trigo a nivel mundial. Unas de las pocas de las consecuencias colaterales de la guerra afectarán a los pobres del mundo. Como el aumento del hambre en el mundo que creará el conflicto, lamentable.
    La moraleja, a producir localmente…
    Shalom

  3. En Indiana, Illinois y Iowa sectarian 56 millones de acres de maiz y frijoles de soya en el 2022.
    In Indiana, Illinois and Iowa Wil plant 56 million acres of corn and soybean in 2022.
    Esto representara casi el tamano en acres de la produccion agricola en Ucrania.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias