viernes 1, julio 2022
spot_img

No a la eliminación de la cesantía

Columna Poliédrica

Que alguien presentara un proyecto de ley para eliminar la cesantía era algo impensable hace unos pocos años. Esta circunstancia no solo refleja el contexto en que nos estamos desenvolviendo, sino el letargo en que estamos los trabajadores (no colaboradores) de este país; en efecto, por un lado tenemos un sector económico dominante que campea a sus anchas y por otro, a muchos trabajadores indiferentes ante la limitación y la eliminación de sus derechos laborales.

La cesantía es un derecho conquistado por los trabajadores, como siempre, con sangre, sudor y lágrimas. Cuando no existía el contrato laboral, la vinculación entre la persona que ofrecía su fuerza o intelecto y quien lo contrataba, estaba regida por el derecho civil; en ese contexto, la relación jurídica que se establecía podía ser rescindida sin ningún tipo de responsabilidad para el contratante y con el mayor peso de las consecuencias para el contratado.

En el contrato civil dejaba al trabajador con una mano adelante y otra atrás. Recordemos que, a diferencia del contratante, la mayoría de las personas contratadas lo único que tienen es su fuerza e intelecto; es decir, si se rompía la relación contractual quien se veía más perjudicado era el contratado porque se quedaba, de la noche a la mañana, sin un ingreso para su sustento, en cambio el contratante, podía buscar a otra persona entre las desempleadas que existían y que, incluso, estaban dispuestos a recibir una paga menor.

La creación del Derecho del Trabajo responde a la idea de atender y solventar los diferentes desequilibrios que el derecho civil obviaba entre la persona contratada y el contratante. Para empezar se trata de una relación de subordinación y no de colaboración, esto tan simple es lo que se pretende eliminar cuando se habla de colaborador y no de trabajador; en otras palabras, una persona está dispuesta a ofrecer su fuerza física o su intelecto para hacer producir un bien o un servicio, a cambio de una paga o salario y con base en ello, está dispuesto a recibir órdenes de quien contrata su trabajo físico o intelectual.

El Derecho del Trabajo surgió para intentar equilibrar la relación entre la persona que paga y aquella otra que solo puede ofrecer su fuerza de trabajo, su intelecto o ambos. Por ello, se desarrollaron una serie de conceptos y categorías teóricas y jurídicas que tratan de explicar y normar la relación que antes se regía por medio del derecho civil; en otras palabras, la cesantía al igual que otros derechos laborales no salieron de la nada, surgen como necesidades que las personas de carne y hueso reivindicaron para que se convirtieran en derechos incorporados al ordenamiento jurídico, incluso, a nivel constitucional.

El proyecto de ley que se ha planteado para eliminar la cesantía, evidencia que los derechos conquistados pueden ser limitados e incluso eliminados. Si los trabajadores actuales no luchamos por mantener e impedir cualquier limitación que se pretenda de estos derechos, seremos testigos de un retroceso o de la supresión de los derechos económicos y sociales; asimismo, observaremos el desconocimiento y transformación de conceptos y categorías teóricas que fueron desarrolladas desde el siglo XIX y que han servido de base para entender las relaciones de trabajo hasta la actualidad.

La cesantía y los otros derechos de los trabajadores costarricenses deben ser defendidos, como se dice popularmente, a capa y espada. Estamos en un punto de inflexión en que los trabajadores tenemos que defender las conquistas sociales y económicas de nuestros abuelos; sería lamentable que la historia de cuenta que las generaciones actuales no fuimos capaces de defender las conquistas que nos heredaron nuestros antepasados para procurar una sociedad más justa y con menos desigualdades.     

El proceso que se viene dando comenzó desde la década de los ochenta, pero llegó el momento de detener a quienes lo han impulsado desde aquel tiempo. Las nuevas generaciones de trabajadores y aquellos que no son tan nuevos, tenemos una cita con la historia; no se trata de que esté comenzando un nuevo gobierno, se trata de detener a unos grupos que están dispuestos -si se les deja- a eliminar todo el capítulo de Derechos y Garantías Sociales de la Constitución Política, así como otros derechos consignados en la normativa laboral costarricense.

Si permitimos que eliminen la cesantía, si permitimos que los trabajadores volvamos a jornadas como las que existían en el siglo XIX, si permitimos que se cercene el derecho de jubilación de los trabajadores, por mencionar unos cuantos; estaremos asistiendo a la muerte definitiva del Estado Social de Derecho, no solo en el ámbito jurídico sino también en el económico, social y político.

(*) Andi Mirom es Filósofo

andimirom@gmail.com

columnapoliedrica.blogspot.com

Más noticias

7 COMENTARIOS

  1. Primera noticia sobre la eliminacion de la Cesantia. Quien la propone ? Cual es el expediente en la Asamblea Legislativa ? Tendra aceptacion entre nuestros diputados ? Me parece una especulacion sin ninguna base.
    No le veo posibilidad a la preocupacion de Miron.
    Cambios en la jornada laboral lo veo con mas posibilidades,adaptandose a las necesidades y los tiempos. En cuanto a la cesantia,lo que si deberian es uniformarla entre todos los entes .Por que unos con mayor porcentajes que otros ?
    Creo que pude dormir tranquilo don Andi.No hay tal mano peluda.

  2. Creo que el troll pro Colegio de Geólogos que se hace llamar Flora Otoya batió todos los records. Se debió de caer de de la cama a eso de de las 4 y 28 de la madrugada y a las 4 y 30 ya registra su primer comentario. ¿Quién es el que no duerme tranquilo cada madrugada de un lunes esperando ansioso toda la noche la columna Poliédrica?

  3. Sera una tragedia no hay duda! Solo imaginese a personas viviendo entre $200 y $500 mensuales de pension (si califican). Me recuerda al bibliotecario de un hospital universitario (trauma nivel 5), con mas de 20 anos de trabajo sin falta un dia mucho menos llegar tarde y un buena manana al arribar al trabajo, llego el administrator con guardias de seguridad y carta en mano»gracias por sus servicio «y lo escoltaron hasta las puertas giratorias de entrada. Cesantias no se conocen. Casos como el anterior hay millones en el mundo…Se daran en el pais mas rico y feliz del mundo, empleados tienen la palabra.
    Shalom

  4. Se vive pago tras pago (pay by pay), o , coyol quebrado coyol comido. Se lee en la noticias de ayer, hoy y manana atrasan el pago y se desrrumba la casa. Ojala, que las transnacionales europeas que menciona Rodrigo vengan a empollar el huevo, que tanta falta esta haciendo. Pero, por otro lado se especula y se habla de la posible resecion financiera en Europa (EU). Quitar beneficios laborales quizas levante el pico alto de la pobreza. Colon vale menos cada segundo, cada minuto, cada hora y cada dia.
    Esto me recuerda la Europa del Este de los 91’s, 92’s, …al 99’s.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias