sábado 2, julio 2022
spot_img

Un médico, un microbiólogo y varios estudiantes vencen las lluvias y el barro para prevenir enfermedades en la población ngäbe

San José, 16 may (Elpaís.cr).- Varios estudiantes y dos docentes de la Universidad de Costa Rica (UCR) dejan la ciudad, las tareas académicas, la docencia y la investigación para recorrer más de 260 kilómetros y llegar a una de las zonas indígenas más alejadas del país en medio del cansancio, las lluvias y el barro.

¿Los líderes de esta noble tarea? 

El Dr. Jean Carlo Segura Aparicio, médico, y el Dr. Jorge Vargas Carmiol, microbiólogo, ambos docentes de la Escuela de Medicina de la UCR. Ellos y sus estudiantes dejan San José para visitar los hogares del territorio La Casona, de la población ngäbe, ubicada en San Vito de Coto Brus, informó la Oficina de Divulgación de la Casa de Estudios.

Al llegar, el personal de salud de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) los aguarda y están listos para planear lo que en ocasiones se convierte en una caminata de hasta cuatro horas para visitar la casa más alejada del territorio. Para ellos cada paso y gota de sudor valen cuando se trata de prevenir enfermedades, promover la atención primaria e incentivar nuevos procesos de enseñanza no formales.

Hoy, su trabajo se ve reflejado en una población que posee mejores índices de salud, en niñas y niños más estimulados a nivel neuropsicológico, y en madres indígenas que reciben a sus hijos e hijas desde las manos de las parteras ngäbe, con capacidades obstétricas incrementadas y de arraigo a su cultura.

Las diarreas, los vómitos, los problemas respiratorios y el contagio del COVID-19 también son parte de los enemigos que se redujeron de forma importante. Si hay una palabra que describe todo este proceso es alianza y, desde la voz del Dr. Segura, coordinador del proyecto ED-3451 “Desarrollo de Capacidades en la Atención Primaria de la Salud en Población Ngäbe”, la palabra más representativa es respeto.

“Nosotros no solo hemos ido y enseñado como si tuviéramos la santa palabra, sino que también hacemos espacios para estas personas. El objetivo principal del proyecto es apropiar a esta población de principios de atención primaria, mediante procesos de educación no formales, para el mejoramiento de la condición en salud. Esto solo se logra de la mano con sus líderes, sus tradiciones y de respeto a su cultura”, comentó Aparicio Segura.

En ese intercambio constante de saberes la medicina ancestral tiene un papel protagónico. Las visitas han demostrado que el conocimiento indígena, con siglos de realizarse, no difiere tanto de la medicina moderna basada en evidencia.

Precisamente ese aspecto, de contemplar las creencias tradicionales, hizo que la comunidad ngöbe validara a la UCR y a la Caja como aliados, y no como entes externos que venían a imponer su cultura y forma de pensar.“Una de las razones del porqué nos ganamos el respeto se debe a que nosotros no venimos a competir con la medicina tradicional. Nosotros llegamos a complementar, a trabajar en conjunto y con la claridad de que no tenemos la verdad absoluta. Siempre fuimos claros con el cacique, la asociación de desarrollo y con mucha gente sobre que la salud es un tema integral y que debíamos trabajar juntos para aprender y traer beneficio a la comunidad. Eso nos abrió el camino”, amplió el Dr. William Sáenz Díaz, director en el área de salud de Coto Brus de la CCSS.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias