jueves 29, septiembre 2022
spot_img

El pueblo costarricense está como muerto

Columna Poliédrica

El tufo autoritario que se está dando en Costa Rica es evidente y manifiesto. Los que están mandando en este país, ante la falta de oposición y resistencia de los demás sectores, están planteando proyectos de ley que tienen como objetivo concentrar el poder político, principalmente, en el ámbito presupuestario y financiero.

Ya no tienen ninguna vergüenza de proponer cambios que contravienen la Constitución Política de Costa Rica. Probablemente eso se debe a la seguridad que tienen esos grupos de que la jurisdicción constitucional va a justificar y legitimar, por medio de las ya conocidas cabriolas interpretativas, la aprobación de leyes que contravienen claramente el texto constitucional, especialmente, en lo relacionado al sentido que los diputados constituyentes aprobaron en 1949.

Hay Magistrados de este tipo de jurisdicciones que ya ni se sonrojan de actuar como lo hacen. Antes la principal virtud de un Magistrado era pasar desapercibido, es decir,  realizaban su labor intentando mostrar una imagen de imparcialidad casi que absoluta; sin embargo, ahora no les da vergüenza que se sepa que llaman a políticos o que se reúnen con personajes de dudosa reputación. Se sienten intocables e impunes, no solo por el puesto que ocupan sino por la red de poder que los apadrina.

Los grupos de poder que están dominando en Costa Rica desde hace más de treinta y cinco años están apelando a los principios jurídicos para sustentar su estrategia autoritaria. Lo hacen así porque el contenido de las normas constitucionales es llenado con interpretaciones totalmente desligadas de la voluntad y fines de quienes redactaron la Constitución Política de 1949; en otras palabras, los grupos de poder saben que quienes interpretan el texto constitucional van a encontrar “argumentos” para justificar los cambios autoritarios que están promoviendo desde hace ya varios años.

El último planteamiento autoritario es el proyecto de ley denominado “Reforma del artículo 176 de la Constitución Política de la República de Costa Rica para que prevalezca el principio de equilibrio financiero sobre las autonomías constitucionalmente garantizadas”. Dicho proyecto que se tramita en el Expediente N° 22266 es total y completamente inconstitucional, ya que pretende desconocer la autonomía, que incluye la financiera y presupuestaria, que los constituyentes otorgaron a diferentes instituciones del Estado costarricense; dicho en palabras sencillas, la idea es concentrar el poder de decisión en materia financiera y presupuestaria, para reducir la autonomía constitucional otorgada a las instituciones desde la constituyente de 1949.

Y mientras esto ocurre, el pueblo llano y los grupos organizados que forman parte de la sociedad costarricense miran para otro lado. Se ha instalado en la población una pasividad promovida, entre otras cosas, por los medios de comunicación, por el miedo a las represalias de tipo laboral y por una serie de distractores que impiden a los ciudadanos percatarse del proceso autoritario que está transitando la sociedad costarricense.

En esta columna se ha denunciado los procesos negativos que se han venido dando en perjuicio de la mayoría del pueblo costarricense. Los grupos dominantes han hecho bien su trabajo y han logrado desmovilizar a los otros sectores con base en una estrategia de comunicación que ha impactado eficazmente al imaginario colectivo; al punto que hay gente que en este momento le da vergüenza o miedo de manifestarse, temen salir a marchar o incluso ejercer el derecho de huelga constitucionalmente establecido.

La mayoría de la población económicamente activa de la actualidad es la que ha sido bombardeada en los últimos treinta y cinco años, con un discurso que desdeña al Estado Social de Derecho que se desarrolló en la segunda mitad del siglo XX. Lamentablemente, si no despertamos de este letargo, vamos a ver caer las instituciones que más bienestar le han dado al pueblo costarricense, veremos la pobreza incrementarse exponencialmente y observaremos a la sociedad tica polarizarse, todavía más, entre ricos y pobres.

El costarricense medio está como muerto y esa actitud está generando que, unos pocos, nos están llevando a vivir en una sociedad autoritaria, pobre y sin esperanza.

(*) Andi Mirom es Filósofo

andimirom@gmail.com

columnapoliedrica.blogspot.com

Más noticias

8 COMENTARIOS

  1. Completamente de acuerdo. Ha sido tal el bombardeo de comunicación en los medios, que todo derecho se ha trastocado en privilegio. Se sigue hablando negativamente del derecho a la huelga como algo desproporcionado, cuando es un derecho universal, se habla negativamente de las convenciones colectivas como si fueran un abuso y están contempladas en el derecho laboral internacional.
    El empleado público de estos tiempos está bombardeado de culpa, que a fuerza de tanto machacar en eso los medios de la oligarquía poderosa, ha hecho mella y se ha terminado por creer que lo que ellos dicen es cierto.
    Debemos despertar o ese despertar estará acompañado de baños de sangre.

  2. Bueno, tiene usted toda la razón, señor Filósofo Anti Mirom, parece que este mal, el miedo a la sublevación popular, está enquistado en Centroamérica y también en ambos extremos, que aunque protestan a todo pulmón, siempre persiste la corrupción de sus gobernantes: magistrados, jueces, políticos, alcaldes y otros mandos medios de la sociedad civil. Todos estos grupos de ciudadanos fueron educados hasta llegar a nivel universitario, pero, parece que, el ser humano, de cualquier nivel educativo, conforme su grado de poder crece, también su gusto por la riqueza crece, así se teje en cualquier país del mundo las alianzas corruptas. En nuestro pequeño país es evidente que los partidos políticos tradicionales son semilleros de jóvenes ciudadanos gobernantes que, primero teorizan sobre la democracia y luego, por medio del poder inicial en puestos medios del gobierno como juntas de educación, asociaciones de desarrollo, municipalidades y otros, ya entienden de riqueza y no les importa el país, solo gobernar para su bolsillo.

  3. El problema es que los muertos sin enterrar comienzan a oler mal y dan lugar a mortales epidemias como la del cinismo, la mentira y saqueo de los fondos públicas con cochinillas y trochas, cuando no es como en el caso de ALDESA. El asunto es que no pasa nada, Así es como estamos, que siga el entierro—!!!

  4. El único que ha venido denunciado estas cosas que se vienen dando es el señor Mirom. Es como una voz que clama en el desierto porque sindicatos, universidades, municipalidades y demás grupos no se pronuncian, efectivamente, están como muertos.

  5. Bueno, todavía sigue sin dar señales de vida, el enfermo está grave pero la Sele va para Qatar. Parece que no le hace falta nada más.

  6. Yo lo que creo es que los perdedores de las elecciones son los de poca memoria.Se acuerdan de aquel partido que llamaban el PAC ? Fue un desastre con puros disque intelectuales y académicos al mando y probando sus teorías equivocadas.Pues bien el electorado costarricense los tenia identificados y dijo nunca más !

    • Es casi lo único en que coincidimos, decían ser una cosa, resultaron otra y al final los del PAC traicionaron a todo el mundo. Recibieron un castigo ejemplar, por lo demás los costarricenses siguen como muertos, si acaso despiertan si gana la famosa sele, es el único día en que hay patriotismo o algo así. El resto del tiempo aplican restricciones y guardan la bandera de la sele, como decía un carajillo por ahí, no la de Costa Rica.

  7. Ahora resulta que una reforma constitucional es anti-constitucional. Dejando de lado los meritos o criticas de la propuesta, es absurdo decir que es inconstitucional. La misma constitucion establece los mecanismos para reformarla. Y no hay nada en la Constitucion que dice que no pueda cmabirse ninguna parte, si se sigue el debido porceso. Argumente con buenas razones cualquier critica que se tenga acerca del proyecto.

    Y desde cuando es contra el estado social de derecho mantener las cuentas fiscales en orden? Como estamos viendo actualmente en muchos paises, el exceisvo gasto fiscal con deficit ha dado paso a inflacon alta, que afecta mas a los mas pobres. Mantener el equilibrio fiscal es tambien una politica responsable y de proteccion a los mas vulnerables.

    Y es absurdo hacer llamados a sublevacion por perdedores y anonimos que no sabn lo que dicen.

Responder a Flora Otoya Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias