jueves 29, septiembre 2022
spot_img

Presidente de Argentina reclama ante el G-7 el fin de los paraísos fiscales

Buenos Aires, 27 jun (Sputnik).- El presidente de Argentina, Alberto Fernández, criticó este lunes la existencia de paraísos fiscales por ser el paradigma de la injusticia social, al intervenir en la primera sesión plenaria de la cumbre del G-7, que tiene lugar en la ciudad alemana de Múnich.

«Los paraísos fiscales generan infiernos sociales», sentenció Fernández durante su disertación.

Invitado por el canciller (jefe de Gobierno) alemán, Olaf Scholz, cuyo país preside el G-7 durante este año, el gobernante argentino planteó que los paraísos fiscales «constituyen un ejemplo de injusticia social que posterga el derecho a un desarrollo sostenible e inclusivo».

Como presidente pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), Fernández señaló que «en América Latina y el Caribe soñamos con un nuevo orden internacional donde los esfuerzos se equilibren y las ventajas se distribuyan con criterios de equidad».

«Soñamos con no ser discriminados por el mundo central y condenados a la marginalidad y al olvido», agregó.

En el mismo sentido, el mandatario abogó por que se implementen «derechos fiscales para las grandes corporaciones multinacionales, especialmente en la economía digital», y que se instaure un impuesto mínimo global para proteger el medio ambiente.

«Es hora de entender, de una vez y para siempre, que el problema no es la pobreza, el problema a resolver es el sistema económico que la genera y permite que la riqueza se acumule en unos pocos», dijo Fernández en la última parte de su discurso.

En un tramo anterior, el presidente también consideró necesario «nuevo marco de tratamiento de las deudas soberanas también requieren una urgente implementación».

«No nos interpela el tiempo de la codicia sino el de la fraternidad», sostuvo Fernández al dirigirse a sus pares del G-7.

Ucrania

En esta necesidad de «una nueva arquitectura financiera internacional que incluya a las periferias del mundo», el presidente argentino también se refirió a lo que sucede en Ucrania, donde requirió la urgencia «de impulsar el diálogo entre las partes involucradas» para alcanzar «una paz duradera, resistente y sólida».

Bajo esta perspectiva, el mandatario hizo un llamado para que se respeten los principios del multilateralismo en el contexto de «una tragedia» que daña «los flujos comerciales y la logística, ya seriamente dañados durante la pandemia».

«Desde un comienzo reclamamos el cese de las hostilidades; ahora necesitamos impulsar el diálogo entre las partes involucradas», enfatizó el jefe de Estado argentino.

Fernández también enumeró las diversas crisis que existen en la actualidad (climáticas, sanitarias, financieras, energéticas y alimentarias) y observó que «las soluciones no dependen de esfuerzos individuales y los efectos negativos que esas crisis generan llueven ácidamente sobre todo el planeta».

En esa línea, consideró que «construir una paz sustentable supone también construir una paz climática».

«El hecho de que se esté incrementando el presupuesto mundial en armamentos destructivos mientras aún no se han cumplido los aportes mundiales para el Fondo Verde del Clima, es un auténtico escándalo que no nos perdonarán las futuras generaciones», expresó el presidente argentino.

Como ya hiciera en otros foros internacionales, el mandatario propuso que se elimine la política de sobrecargos del Fondo Monetario Internacional (FMI), por constituir «una penalización inadmisible».

Otra sugerencia que lanzó el presidente argentino fue la de aumentar el trasvase de Derechos Especiales de Giro (DEG) emitidos por la entidad multilateral, «incluyendo a los países de renta media».

«Deben tener un sentido social capitalizando bancos regionales para financiar infraestructura requerida para el desarrollo que el cambio climático además exige», afirmó.

Fernández es el primer mandatario argentino que asiste como invitado a la reunión del G-7, bloque integrado por Alemania, Canadá, EEUU, Francia, Reino Unido, Italia y Japón.

En la 48ª Cumbre del G-7 participan los presidentes Joe Biden, de EEUU, y los primeros ministros Boris Johnson, de Reino Unido; Mario Draghi, de Italia; Justin Trudeau, de Canadá, y Fumio Kishida, de Japón. (Sputnik)

Más noticias

1 COMENTARIO

  1. Está muy bien lo que hace Fernández de Argentina con este reclamo a los G7 pero, el problema es para los políticos, jerarcas de alto y medio calado, cuando tienen que esconder sus cientos de miles de millones (tipo narco) en esos paraísos fiscales, donde su «bien» ganadas comisiones y premios no pueden ser lavadas en países, llamados a esterilizar tales fortunas. Israel, EEUU, UK, etc., etc., garantizan el secreto y seguridad bancaria, con riesgo de ser extorsionados, en las plenas narices de los usuales corruptos sistemas. Van y vienen millonarios recursos y todos, como vacas, observando como pasa el tren. Los G7, siempre los han amparado, siendo parte del juego o ¿será la fiesta?

Responder a Juan Huezo Zúñiga Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias