jueves 8, diciembre 2022
spot_img

El nuevo presidente: una incógnita en sí mismo

Columna libertarios y liberticidas (30).

Tercera época.

Hace unas cuantas semanas, no muchas por cierto, nos preguntábamos acerca de las incógnitas que nos planteaba la llegada a la Casa Presidencial de El Zapote del nuevo presidente de la República. Con el paso de las semanas y los días estamos en capacidad de afirmar que el propio Rodrigo Chaves es, y seguirá siendo una incógnita en sí mismo durante algún tiempo, dentro del juego o despliegue de los componentes de una ecuación, o de una serie de ecuaciones muy complejas, cuyas variables no pueden ser ignoradas de ninguna manera, so pena de perder contacto con la realidad, o al menos con eso que Nicolás de Maquiavelo llamaba, con cierta determinación, no exenta de ironía, “la verdad efectiva de la cosa”. De ahí la necesidad de evitar, en el análisis de la coyuntura política, la tentación del mero ejercicio retórico con sus trampas en el uso de un lenguaje, por lo general vaciado de sus significados esenciales, el que termina evadiendo lo esencial del problema de fondo planteado en medio de la llegada de un nuevo gobierno: ¿quiénes son los que mandan en Costa Rica? Y ¿por qué sucede que el nuevo presidente, a pesar de no salirse de los dogmas del credo neoliberal, al menos en cuando a los lineamientos generales de su gestión, sigue siendo atacado por una buena parte de la prensa y una serie de gentes de todo el espectro político? Si bien ya habíamos dicho anteriormente que la circunstancia de que don Rodrigo Chaves no forme parte de la camarilla que ha gobernado este país, desde hace casi cuarenta años, haciendo del erario público su coto de caza y su espacio monopólico para sus negociados fraudulentos, su triunfo electoral no dejaba de ser un problema para las élites del poder ante el hecho, implícitamente planteado, de que sus integrantes vieran afectados sus intereses particulares, a partir de algunas de sus decisiones anunciadas en materia fiscal, sobre todo en cuanto a la evasión y elusión, las que alcanzan cifras que se han vuelto inmanejables, como también en lo referente a los graves problemas planteados la llamada regla fiscal, una trampa mortal para el funcionamiento de la administración pública, o los de contratación administrativa, por las reiteradas prácticas oligopólicas y monopólicas que existen en ese ámbito.

Por lo demás, su política salarial sigue siendo la misma de los anteriores gobiernos diz que “progres” del PAC y sus amigos, con bajísimos “aumentos” para los trabajadores del sector privado, los que ni siquiera compensan el crecimiento de la inflación, al mismo tiempo que hasta la fecha los salarios en el sector público continúan congelados, sin que se sospeche siquiera algún anuncio que indique algún cambio salarial para ese sector, dentro de lo que es toda una política ejecutada sobre la marcha y a partir del crítico estado de las finanzas, dejado por los llamados gobiernos progres, siempre dentro de una lógica que resulta un contrasentido para las posibilidades de una reactivación económica, dado que los factores combinados de las políticas de austeridad, impuestas por el equipo económico del PUSC al gobierno de Carlos Alvarado, con Edna Camacho, Rocío Aguilar y Rodolfo Piza al frente, con el decisivo apoyo del PLN y del mimético PAC, junto con otros actores políticos, son de naturaleza recesiva al afectar la inversión y el empleo. Dicho de otra manera, las políticas restrictivas de los “partidos” que formaron la coalición que cogobernó durante los gobiernos anteriores, especialmente a partir de abril de 2018, son las que han hecho disminuir la demanda agregada de bienes y servicios, como un factor negativo que se tradujo en la quiebra de numerosas empresas y negocios medianos y pequeños, a lo largo del año 2019, antes de la pandemia que vino a agravar el deterioro económico y social originado por las políticas neoliberales, que caracterizaron a la década que estaba terminando.

Por otro lado, el escenario cambiante en el ámbito internacional, especialmente en la región con el giro hacia la izquierda en países como Honduras, Chile y Colombia, la particular situación de Nicaragua, y el conflicto bélico planteado en Ucrania, que a pesar de su lejanía geográfica, ha traído un encadenamiento de consecuencias socioeconómicas muy graves para todos los países, a escala planetaria, con amenazas de una escalada inflacionaria, a partir de los altos precios del petróleo. Todos estos son factores que han hecho más difícil para el nuevo gobierno de Costa Rica formular una política exterior que considere como propia, tal como ha sucedido con las dubitaciones acerca de votar a favor del candidato de Nicaragua, a quien por acuerdo de los restantes países centroamericanos corresponde la presidencia pro tempore del SICA o Secretaría de Integración Económica centroamericana, por un período de cinco años. De ahí la cautela del presidente Rodrigo Chaves para tomar decisiones en esa materia, lo que le ha traído violentos ataques de los más variados actores sociales y políticos, quienes lo acusan de una  presunta alianza con el gobierno de Nicaragua, en la persona de su presidente, algo que no tiene ningún fundamento, si se tiene en cuenta que se trata del cumplimiento de decisiones adoptadas por gobiernos anteriores, y de compromisos escritos con los demás países del istmo, razón por la que el presidente anunció que será el quien tome la decisión final, después de una serie de consultas con otras cancillerías. En medio de semejante escenario, tan lleno de matices en el horizonte que muchos prefieren ignorar y las múltiples amenazas que se exteriorizan, un día sí y otro no, es que seguimos considerando  que el propio presidente de Costa Rica continuará siendo una incógnita en muchos sentidos, la que solo el tiempo se encargará de despejar, pues solo entonces se evidenciará la naturaleza específica de la ecuación subyacente. No estamos para asumir actitudes simplistas en tiempos que son de suyo muy complejos.

(*) Rogelio Cedeño Castro, sociólogo y escritor costarricense.

Más noticias

6 COMENTARIOS

  1. Diferentes criterios. A mi en lo personal sin ser partidaria de Chaves,le confieso que me gusta su estilo.
    Como mujer ,siento que hay un hombre en la silla presidencial,alguien que toma decisiones, que me gusten o no esa es otra cosa,pero no existe ese palanganeo tico del nadadito de perro,y preocupado de que esto no le vaya a gustar a alguien,sobretodo a los caitudos.
    A usted le gusta hablar de la elusion y la evasion.Como le hacen ? pues veo controles y tramites para todo y en todo lado.Soy de eliminar trabas y bajar impuestos y asi tendremos mas recaudacion.
    Nos puede ayudar un poco la llegada de Petro. Se empieza a sentir capital colombiano ( no de drogas )llegando al pais buscando refugio ante la incertidumbre de lo que pueda hacer.Pronto tendremos industriosos colombianos, que se mezclan bien con el tico por el acento parecido.
    Ojala y el Presidente pueda hacer de Costa Rica una Singapur como es su objetivo.

  2. Es interesante la forma de pensar de don Rogelio. Es impulsor y defensor de las pensiones, especialmente las gorditas suyas de Jupema. Sin embargo vive alegre con la llegada de las izquierdas a Latinoamerica.
    El primer efecto en todos estos paises, es la fuga de capitales,fuga de talento y consecuentemente caida de la economia, devaluacion y perdida del valor de las monedas.Con ello todos aquellos en los Jupema y Sistema de pensiones de esos paises se convierten en mas pobres.Pero les encanta, estan felices y lo fomentan.
    Las familias se desintegran y los jovenes migran a buscar uno de los pocos paises del mundo que no haya caido,por ahora, como decia el Comandante Chaves,en semejante idiotez.
    Hay que tener mucho cuidado con lo que se desea,pues a veces se pueden cumplir !

  3. Me alegra ver este tipo de comentarios, ver gente que estaba muy cómoda viviendo del Estado con miedo y pataleando, quiere decir que el Presidente lo está haciendo bien.

  4. Rodrigo Chaves es un cuentero. No hay que creerle más que el 10% de lo que dice. Solo habladas con datos falsos. Aqui otra idiotez que dijo con base en puros cuentos: https://radios.ucr.ac.cr/2022/06/doblecheck/rodrigo-chaves-datos-incorrectos-poder-judicial/ Yo digo que de tanto improvisar este señor sobre la base de cuentos, mintiendo de forma descarada, va a terminar ahogado por sus propias estupideces y sus invenciones baratas. Ni el compadre Cantinflas eran tan cómico como este payaso de presidente que tenemos. Se lo digo con todo respeto.

  5. Como comentaba hace unos días, el señor Rodrigo Chaves R., a raíz de ser un exempleado de empresas financieras bancarias mundiales, arriesgábamos fuese un probable Caballo de Troya para nuestras instituciones estatales y recursos. Y era de esperarnos, por cuanto los costarricenses estamos hartos de las mafias políticas tradicionales y el PAC. Claro, darle el voto representó una salida, salvavidas a Costa Rica para desinfectarla, según nos señalaba. Esperemos entonces, no nos salga cuero, por cuanto la corrupción, narco, lavado de capitales, mandos medios, mercenarios políticos, etc., junto a los elefantes blancos y vacas sagradas deben descartarse, cuando lo prometido es deuda al pueblo. Y ya notamos la reacción del judicial y legislativo, a tal punto, utilizan el poder mediático, al fomentar el roce, la intervención, intromisión entre poderes, los cuales están incómodos en/al ser encarados. Señal que el río suena, máxime si llamáramos ya, al malquerido Juan Diego, quienes algunos por mieditis agudites y pendejos, se santiguan. Por un real cambio, no más atolillo con el dedo.

  6. Comprarse la bronca ¿de qué se trata? Óscar Arias Sánchez, lo hizo hace rato y marcó la pauta con su “dictadura en democracia” y su afirmación de que los problemas de la democracia no se resuelven con más democracia, sino con una democracia restringida que es la mencionada dictadura, con la que se nos impuso el TLC con los EEUU y su agenda de implementación, mucho peor que el propio tratado. La no tan firme y acaso honesta, Laura Chinchilla con su trocha, y todo eso que incluye la entrega de los muelles de Limón a una transnacional holandesa, ese fue el segundo gobierno de la “dictadura en democracia”, ante la que todos callan, pues ella se compró la bronca contra el pueblo, por supuesto. Luisgui y Carlitos, esos “progres” del PAC que nos engañaron con sus espejismos también se compraron la bronca, eso sí para jodernos al imponer un plan fiscal regresivo en el 2018, mediante la persecución más descarada contra los trabajadores y sus organizaciones, como en el caso del trabajador de RECOPE, Carlos Andrés Pérez, quien sigue en los estrados judiciales la criminalización de la protesta social y la limitación del derecho a la huelga en 2019 y para cerrar con broche de oro: la ley de empleo público y la regla fiscal. El asunto no es comérselas (tan propio de los seres omnívoros) sino establecer la naturaleza de esas broncas.

Responder a David Morales Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias