martes 9, agosto 2022
spot_img

Bolivia depende del trigo importado y su precio aumentará por sanciones a Rusia

Santa Cruz (Bolivia), 5 jul (Sputnik).- Bolivia depende del trigo importado para abastecer su mercado interno, principalmente para la elaboración del pan, fideos y gallegas, que son alimentos básicos, y corren el riesgo de subir de precio, entre otras razones, por las sanciones occidentales a Rusia.

El gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, explicó este martes a la agencia Sputnik que Bolivia no es autosuficiente con la producción nacional de trigo y depende de las importaciones, principalmente, de Argentina, Paraguay y Brasil.

«El gran capítulo pendiente de la alimentación en Bolivia está en el trigo. El país tiene seguridad alimentaria casi en todos los alimentos básicos, el trigo es la excepción: hay seguridad alimentaria, pero gracias a la importación. Bolivia depende históricamente de la importación de trigo y harina, principalmente de esta última», afirmó.

Este país debe someterse a las reglas del mercado y adquirir un trigo caro, por la subida de su cotización a nivel internacional, debido a la menor oferta de Ucrania, así como de Rusia, que encuentra dificultades para vender al extranjero, dijo el ejecutivo.

El precio internacional del trigo puede seguir incrementándose por la duración del conflicto militar en Ucrania y por la sequía, que puede afectar a otros países productores de cereales.

En criterio de Rodríguez, la escasez de diésel registrada la anterior semana en ciudades bolivianas también puede influir. «La harina subirá inexorablemente, afectando a Bolivia: por la mayor salida de divisas para importar, y el mayor gasto en subvención de la harina a los panificadores para que no suba el ‘pan de batalla’; aunque otros panes podrán subir, afectando así a la economía popular», advirtió.

Shock

El analista económico Mike Gemio, de la Universidad Católica de Bolivia, coincide con Rodríguez en que el precio internacional del trigo se vio afectado por las sanciones a Rusia y afirmó que eso generó un fuerte impacto en la oferta.

«Hay varios factores para entender los precios de los alimentos y granos. En parte, fruto de la guerra entre Rusia y Ucrania hubo un shock de la oferta, porque el mercado europeo definió un bloqueo económico a los productos rusos», indicó.

En el corto plazo, Gemio no cree que Europa pueda reemplazar a su principal proveedor de cereales y eso puede generar desabastecimiento a escala internacional.

Bolivia consume anualmente cerca de 750.000 toneladas de trigo, pero la producción nacional de trigo alcanza apenas a 336.000 toneladas.

En 2021 importó cerca de 55.000 toneladas de trigo, por un valor de 14 millones de dólares, y poco más de 266.000 toneladas de harina de trigo, por 93 millones de dólares, de acuerdo con datos del IBCE.

Hasta mayo del 2022, Bolivia importó 10.000 toneladas de trigo por un valor de 3 millones de dólares, y 70.000 toneladas de harina por 29 millones de dólares. (Sputnik)

Más noticias

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias