jueves 29, septiembre 2022
spot_img

Mujica teme por futuro del conflicto en Ucrania y le envía a Petro un mensaje inesperado

Montevideo, 12 jul (Sputnik).- El exmandatario uruguayo José «Pepe» Mujica (2010-2015), expuso, durante una entrevista con la Agencia Sputnik, una mirada neutral sobre el conflicto en Ucrania y aseguró que teme por el futuro de la crisis.

Además, le envió una recomendación al presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, que pocos esperaban: le exhortó a no poner tanto énfasis durante su futuro Gobierno en hacer justicia sobre los delitos cometidos en el marco del conflicto armado interno, porque eso sería «interminable».

Mujica fue diputado, senador y ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca antes de llegar a la presidencia de Uruguay en las elecciones de 2009, como el segundo mandatario consecutivo de izquierda en acceder al poder.

Reconocido a nivel internacional por su vida sencilla en una chacra en las afueras de Montevideo, por sus discursos contra el consumismo excesivo y los avances en materia de aborto, legalización de la marihuana y matrimonio igualitario, ha sido llamado «el presidente más pobre del mundo».

Integró el Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros (MLN-T), y estuvo en prisión un total de 15 años, hasta el término de la dictadura cívico-militar que rigió en su país entre 1973 y 1985.

«Peligro enorme»

Mujica consideró que ve un «horizonte sin salida» para el conflicto en Ucrania y afirmó que los mandos políticos de las grandes potencias tienen una «enorme irresponsabilidad».

«El accionar de UE y EEUU es de una chatura que lastima. Acá hay responsabilidad por el lado ruso y por el lado de Occidente. No pensaron un carajo en las consecuencias que tiene en el mundo. Europa tiene una brutal responsabilidad porque se sigue colocando bajo el ala de EEUU», afirmó.

A finales de 2021, el Ministerio de Exteriores de Rusia publicó sus propuestas para la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) sobre las garantías de seguridad en Europa, en las que, en particular, instaba a Washington a renunciar recíprocamente al despliegue de armas nucleares fuera del territorio nacional y repatriar las ya emplazadas.

Además, planteaba a la alianza atlántica que volviera a las posiciones de 1997, se comprometiera a parar la expansión del bloque hacia el este y excluyera el ingreso de las naciones de la antigua Unión Soviética, sobre todo Ucrania.

El 26 de enero, EEUU y la OTAN presentaron sus respuestas por escrito a la iniciativa de Rusia.

El presidente ruso, Vladímir Putin, señaló el pasado 1 de febrero que la otra parte había ignorado las preocupaciones fundamentales de Moscú.

La OTAN, según él, engañó a Rusia diciendo que no se expandiría hacia el este y sus documentos no dicen nada de la política de puertas abiertas, por lo que podría negarse a admitir a Ucrania.

Posteriormente, Putin anunció el 24 de febrero el lanzamiento de una operación militar especial en Ucrania alegando que las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, previamente reconocidas por Moscú como estados soberanos, necesitan ayuda frente al «genocidio» por parte de Kiev.

Uno de los objetivos fundamentales de esa operación, según Putin, es «la desmilitarización y la desnazificación» de Ucrania.

Según el Ministerio de Defensa ruso, los ataques militares no están dirigidos contra instalaciones civiles, sino que buscan inutilizar la infraestructura bélica.

Responsabilidad de Europa

Asimismo, Mujica consideró que Europa debió haber integrado y contemplado a Rusia para impulsar la paz tras la Guerra Fría, y esa es una de sus grandes deudas.

Mujica recordó que, luego de que desapareció el Pacto de Varsovia, el tratado de cooperación militar entre las naciones socialistas durante la Guerra fría, la presencia de la OTAN «ya no tenía sentido».

«Lo cierto es que se mantuvo la presencia de la OTAN y más adelante va a surgir el conflicto en la frontera de Ucrania, que es viejo, que lleva como 15 años. Hay que acordarse del acuerdo de la paz de Minsk, etcetera… todo un conjunto de cosas que no se cumplieron, y como postre de ello, la invasión de Rusia, que no tiene ninguna justificación en el campo del derecho, pero geopolíticamente también hay que ver que no resultaba nada estimulante para la paz la constante presencia de la OTAN en la frontera con Rusia», agregó.

Los Acuerdos de Minsk procuraron poner fin al conflicto en el este ucraniano y fueron firmados por representantes de Ucrania, Rusia, Donetsk y Lugansk el 5 de septiembre de 2014.

Desde abril de 2014, Ucrania llevaba a cabo una operación contra las milicias en el este de su territorio donde se proclamaron las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk en respuesta al violento cambio de Gobierno ocurrido en Kiev en febrero del mismo año.

Los Acuerdos de Minsk sentaron las bases para una solución política del conflicto, pero no han derivaron en el cese de la violencia, cuyo balance la ONU estima en unos 14.000 muertos, además más de 1,5 millones de desplazados.

Recomendacción a Petro

Por otro lado, el exmandatario dijo que Petro no debería poner tanto énfasis durante su futuro Gobierno en hacer justicia sobre los delitos cometidos en el marco del conflicto armado interno, porque eso sería «interminable».

El expresidente uruguayo le recomendó al próximo jefe de Estado colombiano «no poner tanto acento en la justicia y ponerlo en el mañana, porque hablar de justicia en Colombia es no terminar nunca más», y añadió que «en la vida hay cuentas que no se pueden cobrar».

Petro deberá «enfrentar el problema de una justicia interminable, porque si hay cuentas pendientes de lo que fue la guerrilla, hay cuentas pendientes en las barbaridades que hicieron parte del Ejército oficial, matando gente y haciéndola parecer como guerrillera, lo que se llama los ‘falsos positivos’, y eso está envenenando a la sociedad colombiana», añadió.

Uno de los puntos del programa de Petro, exintegrante de la organización guerrillera Movimiento 19 de Abril (M-19), incluye medidas para garantizar recursos a la atención y reparación de las víctimas del conflicto armado.

En Colombia funciona la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), componente de justicia del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición, creado por el Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las ahora extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Petro ha sido enfático en su compromiso con materializar lo pactado en ese acuerdo. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias