miércoles 8, febrero 2023
spot_img

Policía comunitaria contra la violencia en Honduras

Managua, 14 jul (Prensa Latina) Honduras es catalogado como uno de los países más violentos de Centroamérica, de ahí que el gobierno apueste hoy por el programa de policía comunitaria para alcanzar un sistema de seguridad diferente y revertir el actual panorama.

La presidenta Xiomara Castro abogó la semana pasada por fomentar una cultura de paz y de participación ciudadana, con acciones de carácter preventivo estableciendo los vínculos de confianza y proximidad entre la policía y la comunidad.

“La cercanía policial con el pueblo, es el principal activo que tiene la policía comunitaria para poder cumplir con este nuevo papel que hoy se asigna”, destacó la mandataria hondureña en el lanzamiento de la iniciativa.

Para la puesta en marcha del referido programa se capacitaron unos 19 mil policías de las diferentes direcciones con el fin de trabajar la seguridad comunitaria en zonas urbanas y rurales.

“La importancia de la policía comunitaria radica en atacar la violencia desde un enfoque diferente al que se hizo en los últimos años en el país con los gobiernos neoliberales”, comentó a Prensa Latina el analista hondureño Alejandro Bonilla.

El también miembro del partido Libertad y Refundación (Libre), al referirse al proyecto argumentó que se trata de una misión parte del plan de gobierno de la presidenta Castro, para prevenir la violencia y mejorar sus índices.

Según informaciones divulgadas por la propia policía hondureña, los primeros meses de este año se registran como los más violentos en la nación centroamericana.

Para tener una idea, sólo el mes de febrero cerró con 234 muertes violentas para sumar 585 asesinatos en los primeros dos meses del 2022.

De acuerdo con las estadísticas de la policía nacional, esa cifra es superior en 18 homicidios a los 567 registrados en igual periodo de 2021, año que totalizó más de tres mil 600 muertes en la tierra de los pinos.

“Con la policía comunitaria se va es tratar el problema de la violencia no solo desde el Estado, sino más bien combatirla con todos los actores sociales de una comunidad, esto es darle poder al pueblo y volverlo más próximo a las autoridades”, subrayó Bonilla.

A su juicio, para la sociedad hondureña esta unión cívica- policial es un gran avance después de que en los gobiernos anteriores la policía haya tenido una imagen desfavorable debido a sus abusos de autoridad y violación de los derechos humanos.

Por tal motivo, el programa que impulsa la primera mujer presidenta de Honduras, refleja entre sus pilares el respeto a los derechos humanos; retorno de la policía a la comunidad; así como la descentralización de los problemas y la creación de una nueva institucionalidad de seguridad pública.

Para el pueblo hondureño, se trata de otra promesa cumplida por la mandataria Xiomara Castro en el marco del programa de refundación nacional.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias