sábado 1, octubre 2022
spot_img

Paro avisado: se agrava protesta de los cocaleros por la erradicación de cultivos en Perú

Lima, 22 sep (Sputnik).- Los agricultores dedicados al cultivo de hoja de coca en el sur de Perú realizarán un paro indefinido el 5 de octubre, dentro de la situación tensa que ha generado la política de erradicación de cultivos llevada a cabo por el Gobierno de Pedro Castillo.

«Mientras no haya un pronunciamiento del Gobierno, nosotros hemos dado una tregua hasta el 30 de septiembre. Si no hay un pronunciamiento de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) para que acuda al VRAE, ya hemos anunciado que para el 5 de septiembre nos vamos a un paro indefinido», dijo Ever Romero, secretario general de la Fepavrae, a la Agencia Sputnik.

La Federación de Productores Agrarios del Valle de los Ríos Apurímac y Ene (Fepavrae) es una organización que agrupa a cerca de 20.000 agricultores de 16 distritos ubicados en los departamentos sureños de Cusco y Ayacucho, los cuales demandan el cese de los programas de erradicación.

El Valle de los ríos Apurímac y Ene es una zona rural con mucha presencia de cultivos de hoja de coca que, según sostiene el Gobierno, muchos son usados para la elaboración de cocaína.

Diálogo ausente

Las políticas de erradicación son ejecutadas por Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), oficina adscrita a la PCM, y sus acciones hicieron que el 12 de septiembre se realizara un paro de 48 horas exigiendo el cese de la erradicación de los cultivos por parte de Devida.

Según el secretario general de la Fepavrae, las protestas que ha desarrollado la federación, y las que planea llevar a cabo a futuro, se justifican por la indisposición al diálogo de parte del Gobierno.

«Lo que nosotros queremos es que se respete el diálogo. El problema está en el Gobierno porque no da una solución, no ofrece un diálogo (…) No ha habido un pacto oficial, se ha pateado el tablero y, dando la espalda al diálogo, han entrado de manera forzosa para una erradicación compulsiva dentro del VRAE», denuncia el representante.

Por otro lado, Romero señala que la Fepavrae «ha tenido la voluntad de entregar (a Devida) las 1.000 hectáreas para reducir el espacio cocalero de manera voluntaria», pero denuncia que el Gobierno no ha ejecutado una reducción «gradual y concertada».

Según la Fepavrae, una reducción de cultivos que no sea gradual y concertada afecta los medios de sustento económico de los cocaleros, en particular en un contexto de crisis pues, desde el 2017, el precio de la hoja de coca se ha venido reduciendo.

En 2021, Devida destinó 199 millones de soles (52,3 millones de dólares) para impulsar cultivos alternativos en favor de cerca de 8.500 familias de agricultores del VRAE.

Devida busca que los agricultores reemplacen sus parcelas de coca por otros cultivos de productos como el cacao, café, cítricos, palta, piña, plátano, guanábana y jengibre.

Aumentan los cultivos

Devida ha indicado en informes que los cultivos de hoja de coca se han incrementado en 20.000 hectáreas durante el año pasado, existiendo actualmente poco más de 80.000 hectáreas de hoja de coca en el territorio nacional.

Esta situación, evidentemente, no es exclusiva del VRAE, pero las políticas de erradicación, asegura Romero, afectan particularmente a esta zona.

Luego del paro de 48 horas del 12 de septiembre, el Gobierno suspendió momentáneamente las operaciones de erradicación, pero los cocaleros del VRAE exigen la presencia de la PCM en sus territorios para dialogar, algo a lo que, por lo pronto, no han hallado respuesta.

Si la situación continúa invariable, Romero y los miembros de la Fepavrae acudirán a Lima, capital de Perú, para «denunciar y explicar» a los medios y ciudadanía sus demandas y la situación difícil que atraviesan a causa de los consideran una política «no concertada» que los afecta. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias