jueves 8, diciembre 2022
spot_img

Elecciones en Brasil han transcurrido con normalidad pese a algunos incidentes menores

Río de Janeiro, 2 oct (Sputnik).- La primera vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil transcurren con normalidad con escasos incidentes o problemas en los circuitos electorales, según informó este domingo el Tribunal Superior Electoral.

«Hasta las 11:40 hora local (14:40 GMT), 1.420 urnas debieron ser repuestas en todo el país (…) La cifra representa el 0,27 por ciento del total de urnas utilizadas», detalló el organismo en su último boletín.

Además, se detectaron 15 casos de compra de votos (corrupción electoral), 75 incidentes en los circuitos de votación, nueve violaciones al voto secreto y siete casos de transporte ilegal de votantes.

Los principales contendores de la jornada, el actual presidente Jair Bolsonaro y el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), fueron los primeros en sufragar.

Bolsonaro lo hizo en la Escola Municipal Rosa de Fonseca (noreste de Río de Janeiro) vestido con una camiseta similar a la de la selección brasileña de fútbol.

El jefe de Estado evitó responder a la pregunta de un periodista sobre si va a reconocer los resultados en caso de perder y simplemente afirmó que ganará con más de 60 por ciento de los votos.

Previamente había manifestado que «si son elecciones limpias, que gane el mejor».

Encuestas compradas

Los seguidores de Bolsonaro están convencidos de una victoria, incluso en primera vuelta, a pesar de que todas las encuestas, que aseguran están «compradas», arrojan una clara ventaja para Lula.

«Será el 70 por ciento Bolsonaro, el 30 por ciento Lula. No creemos en las encuestas, están compradas (…) si Bolsonaro pierde será porque ha habido fraude electoral», dijo a la Agencia Sputnik Rodrigo Monteiro, que paseaba junto a su familia frente a la casa de Bolsonaro en Barra da Tijuca, un barrio residencial en la zona oeste de Río de Janeiro.

A diferencia de la elecciones de 2018, los alrededores de la casa del mandatario estaban mucho menos concurridos.

Esta vez, Bolsonaro seguirá el recuento desde la residencia oficial en Brasilia, lo que decepcionó a algunos de sus seguidores.

Un país en paz

Por su parte, Lula votó en la Escuela estadual Dr. Joao Firmino Correia de Araujo de São Bernardo do Campo, en el sur de la ciudad de San Pablo.

«Este país precisa finalmente recuperar su derecho a ser feliz (…) Queremos un país que viva en paz, un país que tenga esperanza, un país con futuro y un país que pueda producir y construir su futuro a partir de la participación de su sociedad», dijo el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) en rueda de prensa, tras sufragar.

Entre los electores también hubo un nutrido grupo de seguidores de Lula, que esperó la salida del expresidente para saludarlo e intentar sacar una foto.

Aroaldo Oliveira da Silva, metalúrgico de 44 años, acompañó al candidato en su votación y se mostró confiado en una victoria para «cambiar la realidad de Brasil».

«Los últimos cuatro años fueron muy malos para el pueblo, con aumento de hambre, miseria, desempleo, precarización de trabajo y gente viviendo en la calle, con aumento de los precios de los alimentos, por eso el pueblo está muy esperanzado en la vuelta del presidente Lula», expresó el hombre a la Agencia Sputnik.

En la favela Rocinha de Río de Janeiro, una de las más pobladas de la ciudad y del país, la población vota con la mirada puesta en la pobreza y el regreso del hambre y en las posibilidades de victoria del expresidente.

En la cola del colegio electoral vinculado a la favela, Ana Thais Ferreira, ama de casa, explicaba a esta agencia por qué iba a votar al candidato de la izquierda: «Lula es del pueblo, de los pobres. A Bolsonaro le votan los empresarios, es para quien tiene dinero», afirmó.

Más de 156 millones de personas están habilitadas para votar este domingo.

Las urnas estarán abiertas hasta las 17:00 hora local (20:00 GMT) y tras el cierre de la votación comenzará el recuento, que se prevé rápido, gracias al sistema de sufragio electrónico que se usa en Brasil, por lo que el resultado de estos comicios seguramente se conocerá en pocas horas.

Si un candidato logra 50 por ciento más uno de los votos válidos, obtendrá la victoria sin necesidad de ir al balotaje, programado para el domingo 30 de octubre.

Los últimos sondeos otorgan a Lula posibilidades de ganar en la primera vuelta; según la encuesta Datafolha divulgada el sábado, el exmandatario tendría 50 por ciento de los votos, frente a 36 por ciento del actual presidente, Jair Bolsonaro. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias