jueves 8, diciembre 2022
spot_img

Lula representa a los pobres, dicen ciudadanos de una de las favelas más grandes de Brasil

Río de Janeiro (Brasil), 2 oct (Sputnik).- Ciudadanos de la favela Rocinha de Río de Janeiro, una de las más pobladas de la ciudad y del país, votó este domingo con la mirada puesta en la pobreza y el regreso del hambre y en las posibilidades de victoria del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011).

En la cola del colegio electoral vinculado a la favela, Ana Thais Ferreira, ama de casa, explicaba a la Agencia Sputnik, porqué iba a votar al candidato de la izquierda: «Lula es del pueblo, de los pobres. A Bolsonaro le votan los empresarios, es para quien tiene dinero».

Llegó a votar enfundada en una camiseta roja, asegurando que es «para que se vea descaradamente» que es «pro Lula», y aunque la mayoría no tomaba partido, muchos confesaban su voto a Lula.

En estas votaciones, el rojo se identifica con la izquierda y el amarillo de la selección de fútbol con el presidente Jair Bolsonaro.

Otra que no dejaba lugar a dudas era María Divina de Oliveira, vestida con una camiseta del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda).

Aunque vive en Rocinha desde hace 40 años, tiene la mayoría de parientes en el estado de Maranhão (noreste), una de las regiones más pobres del país.

«Voté a Lula porque en mi estado, en Maranhão, la gente está comiendo hasta huesos. Están pasando hambre, y Bolsonaro dice que nadie está pasando hambre en Brasil. Si yo que vivo aquí en Rocinha paso hambre, que me tienen que dar una cesta de la iglesia, ¿cómo no va a haber hambre en Brasil?», criticaba.

La lucha contra el hambre de los años de Lula en el poder son uno de los factores decisivos para estos votantes, así como las políticas de inclusión social, sobre todo en la educación.

En estos momentos hay en Brasil 33,1 millones de personas pasando hambre y 125 millones en situación de inseguridad alimentaria (cuando no saben si podrán realizar tres comidas al día), según un informe de la Red Pensann, formada por investigadores de varios centros y universidades brasileñas.

Lula, durante su Gobierno, impulsó programas sociales como «Hambre Cero» y «Bolsa Familia», proyectos que fueron clave para que millones de brasileños salieran de la miseria, lo que desembocó que en 2014, la ONU sacara a Brasil del Mapa del Hambre.

Para Rogério Silva, que trabaja como portero, «a Bolsonaro sólo le gustan los ricos» y sus programas sociales han sido oportunistas.

«Ha engañado a mucha gente con promesas falsas. El Auxilio Brasil es una máquina de comprar votos», decía, en referencia a los subsidios para los más vulnerables, que asisten a más de 20 millones de familias con 600 reales al mes (110 dólares).

«Al final de este año, se acaba y ya está», recordó Silva, en referencia al carácter electoralista que en su opinión tienen estas ayudas.

Silva teme el «tumulto» en el que puede sumergirse Brasil en las próximas horas, porque todo indica que Bolsonaro no reconocerá una eventual derrota en las urnas.

El presidente lleva meses atacando el sistema electrónico de voto, y este mismo domingo se ha negado a contestar de forma clara sobre si reconocerá el resultado en caso de que sea Lula da Silva quien se imponga en los comicios. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias