jueves 1, diciembre 2022
spot_img

Lula vota en elecciones brasileñas y pide por un país en paz y sin discordias

San Pablo (Brasil), 2 oct (Sputnik).- El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), votó este domingo en la primera vuelta de las elecciones nacionales y pidió por un país en paz y sin discordias.

«Este país precisa finalmente recuperar su derecho a ser feliz (…) Queremos un país que viva en paz, un país que tenga esperanza, un país con futuro y un país que pueda producir y construir su futuro a partir de la participación de su sociedad», dijo el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) en rueda de prensa, tras sufragar.

Lula votó en la Escuela estadual Dr. Joao Firmino Correia de Araujo de São Bernardo do Campo, en el sur de la ciudad de San Pablo.

El exmandatario estuvo acompañado por su esposa, Rosangela da Silva, el candidato a la vicepresidencia Geraldo Alckmin y el candidato del PT a gobernador del estado de San Pablo, Fernando Haddad.

Desde temprano en la mañana los votantes se entremezclaron con la gran cantidad de prensa nacional y extranjera que se enfiló a lo largo de 100 metros, y que desbordó casi por completo la organización.

Lula votó en un pequeño recinto al que sólo accedieron los medios nacionales que transmitieron en vivo un sufragio muy esperado por buena parte del país.

Luego fue tiempo de las palabras, en las que llamó a la gente a votar y a combatir los rumores de abstención que acompañaron el proceso durante todo el fin de semana.

Tras estas declaraciones se retiró y saludó a la prensa, que luchó durante toda la jornada por conseguir un lugar desde donde trabajar.

Medios de todo el mundo transmitieron una elección que sin dudas marcará el tono de la región durante los próximos años.

El ingreso fue bajo un estricto control de seguridad, con detectores de metales y registro de identidad, apoyado por personal de la Policía Militar.

Cambiar la realidad

Entre los electores también hubo un nutrido grupo de seguidores de Lula, que esperó la salida del expresidente para saludarlo e intentar sacar una foto.

Aroaldo Oliveira da Silva, metalúrgico de 44 años, acompañó al candidato en su votación y se mostró confiado en una victoria para “cambiar la realidad de Brasil”.

“Los últimos cuatro años fueron muy malos para el pueblo, con aumento de hambre, miseria, desempleo, precarización de trabajo y gente viviendo en la calle, con aumento de los precios de los alimentos, por eso el pueblo está muy esperanzado en la vuelta del presidente Lula”, expresó el hombre a la Agencia Sputnik.

Esa realidad también golpeó a los habitantes de São Bernardo do Campo, una de las tantas localidades que componen la zona metropolitana de San Pablo, donde viven más de 800.000 personas, de las cuales un tercio se dedican a la actividad industrial.

Sin embargo, el descenso en la compra de automóviles motivó el cierre de la planta que la empresa Ford tenía en esta localidad, distante a 20 kilómetros de la urbe y generó inconvenientes en la de Toyota, además de plantas productoras de autopartes, con el consecuente aumento del desempleo.

“La gente asistió al desmonte de la economía y sufrió el proceso de desindustrialización del país”, afirmó da Silva.

Por su parte, Juliana Senna, una profesora de 41 años y vecina de São Bernardo, dijo a esta agencia que no podría votar por el presidente Jair Bolsonaro, ya que este no respeta a las mujeres.

“Conseguí ver a Lula y lo amo. Lo voto porque soy una mujer negra y no puedo votar a una persona que no respeta a las mujeres”, afirmó, vistiendo una remera roja, el color que destaca a los votantes del PT.

La mujer expresó que el barrio sufrió la reducción de las políticas sociales y económicas y que precisa retomar el curso de la economía.

“La gente espera un país de reconstrucción con Lula y con más seguridad para expresar su opinión política”, resumió.

São Bernardo do Campo es uno de los 39 municipios del estado de San Pablo que fueron alcanzados por el proceso de conurbación de la ciudad más poblada de Brasil.

Esa continua marcha urbana hace que, según los resultados preliminares del censo de INGE para el año 2015, sea la octava mayor área metropolitana del mundo y la más poblada de Sudamérica y todo el hemisferio sur.

Es por ello que buena parte de la elección de este domingo se decide aquí y por eso estuvo en la mira de los candidatos, quienes apuntaron especialmente a un reclamo común: la extensión de la red transporte público.

Más de 156 millones de personas están habilitadas para votar este domingo.

Las urnas estarán abiertas hasta las 17:00 hora local (20:00 GMT) y tras el cierre de la votación comenzará el recuento, que se prevé rápido, gracias al sistema de sufragio electrónico que se usa en Brasil, por lo que el resultado de estos comicios seguramente se conocerá en pocas horas.

Si un candidato logra 50 por ciento más uno de los votos válidos, obtendrá la victoria sin necesidad de ir al balotaje, programado para el domingo 30 de octubre.

Los últimos sondeos otorgan a Lula posibilidades de ganar en la primera vuelta; según la encuesta Datafolha divulgada el sábado, el exmandatario tendría 50 por ciento de los votos, frente a 36 por ciento del actual presidente, Jair Bolsonaro. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias