lunes 6, febrero 2023
spot_img

La UCR es fundamental para la Sociedad costarricense

Columna Poliédrica

La Universidad de Costa Rica (UCR) es el principal institución de educación superior de Costa Rica, de Centroaméca y una de las más importantes de América Latina. Hay personas que esta realidad les mortifica, les incomoda y les genera una gran ira, se trata de una conducta que se ha exacerbado en los últimos años; en efecto, desgraciadamente hay personas con el objetivo de elodar, como dirían en Inglaterra, a una de las joyas de la corona. La reputación, internacional o nacional de la UCR está fuera de todo cuestionamiento.

A la UCR le han montado una campaña de desprestigio que ha logrado calar en el imaginario colectivo costarricense. La idea fuerza que se ha utilizado es que en esa institución todos los funcionarios tienen salarios excesivos y que las pensiones que algunos de sus docentes o administrativos han recibido, subrayo lo de algunos, es un insulto para los salarios que se reciben en el resto del sector público y privado.

El tema se las trae porque está plagado de falacias argumentativas. La más obvia es la falacia de generalización porque, ni en la UCR, ni en ninguna instancia pública o privada, todas las personas ganan el mismo salario; es decir, en la estructura salarial de cualquier instancia existen diferencias de remuneración con base en diferentes criterios, a saber: grado de responsabilidad, méritos de la persona, trabajo que se desempeña y otros aspectos que determinan el salario que cada persona va a devengar.

Las comparaciones que se hacen también se sustentan en un razonamiento incorrecto. Si se comparara el salario de un diputado con el de un docente de la UCR, por ejemplo, con base en un criterio de mérito académico, llegaríamos a la conclusión que el salario del diputado es insostenible; en efecto, en el caso del diputado, no es necesario que quien ocupa una curul tenga una preparación académica ídonea, puede serlo sin cumplir con ese criterio, en cambio, el docente universitario no puede acceder a la carrera docente si no tiene un mínimo de preparación académica. El diputado por solo llegar a la curul recibirá un promedio de cinco millones de colones mensuales, en cambio, el docente de la UCR iniciará con un salario de menos de un millón de colones y deberá realizar una serie de actividades académicas para que su remuneración se vea aumentada.

Como la comparación con los diputados no la hacen por razones obvias, se pretende homologar a todos las personas aplicando la palabra docente a todos. Se asimila a los maestros de la educación primaria y los profesores de la educación secundaria, con los docentes de la UCR y de las otras universidades públicas; sin embargo, semejante asimilación es completamente incorrecta porque los contenidos que deben desarrollar todas estas personas son muy diferentes y con implicaciones distintas también. Se trata de profesiones similares pero que no son iguales y ahí está la trampa retórica.

El criterio que debe prevalecer para todos los docentes, en todos los niveles, es la mejor remuneración para estas personas. En los países nórdicos esto es una regla porque se comprende la importancia que tienen los docentes en la preparación de las personas que realizarán diferentes trabajos en el futuro, en otras palabras, se comprende la función fundamental que tienen los docentes de primaria, secundaria y educación superior en la sociedad; sin embargo, en Costa Rica se ha venido dando todo lo contrario, los docentes que en otro momento eran de los ciudadanos más respetados, no necesariamente los mejor pagados, ahora han perdido ese respeto y su remuneración está muy por debajo que la de otros profesionales.

En la UCR han estado y están las personas con mayor preparación que tenemos en Costa Rica. Al igual que en todas las universidades del mundo pueden haber excepciones, pero en general las formación que reciben los estudiantes en esta universidad, está a la par de la que reciben otras personas en las mejores universidades del mundo; la mejor prueba de ello es el rendimiento que tienen sus estudiantes cuando van al extranjero, a las universidades que están en el nivel más alto de la generación de conocimiento mundial.

Y aunque hay personas que se han encargado de decir que la UCR es una universidad para los sectores de mayor ingreso, la realidad es completamente la contraria. La mayoría de personas que estudian en la UCR provienen de la educación secundaria pública, no es cierto que solo entran estudiantes de los colegios privados; adicionalmente, la mayoría de los estudiantes se les apoya con una beca y se les estimula para que puedan culminar su formación con excelencia académica.

La UCR no es solo docencia, también desarrolla la mayor parte de la investigación que se hace en América Central. La universidad moderna implica un vínculo entre la docencia y la construcción de nuevo conocimiento por medio de la investigación, ello es una realidad en la UCR en las diferentes disciplinas; sin embargo, ni la docencia, ni la investigación se hacen solas, es decir, se requiere gente de carne y hueso para desarrollarlas. Hay detractores que pretenden ignorar esa realidad.

Y como si todo esto no fuera suficiente, la UCR también está comprometida con que el conocimiento que genera y enseña, también impacte a la sociedad costarricense. Basta escuchar los noticieros para darse cuenta el aporte que realiza la UCR, por ejemplo, en el ámbito geológico, político, agronómico, cultural, jurídico, económico, histórico, en fin, en todos los campos del saber. Se trata de una institución que ha sido y es fundamental para el desarrollo y progreso de la sociedad costarricense.

Ya lo he dicho en otras ocasiones, lo que más me indigna es que haya personas que le deben lo que son a la UCR y no salen a defenderla. Se han creído todas las mentiras que se han dicho de ella, mentiras que de tanto decirlas, hay gente que han comenzado a creer que son ciertas.

(*) Andi Mirom es Filósofo

andimirom@gmail.com

columna poliédrica.blogspot

Más noticias

15 COMENTARIOS

  1. Don Andi: que tirada, otra vez creando una inmensa falacia. Mire, sin duda la UCR es una muy buena Universidad a nivel internacional y desde luego, nacional. Fue excelente porque no había otra mas, hasta los años 70. Se crearon feudos donde los odiosos privilegios salpicaron su autonomía y su “excelencia” . Hoy por hoy no es más que una buena universidad que incrementa los currículos para tener clientela fija. Me parece que su falta de objetividad es dañina para la “veritates splendor”.

    • Vea doña Eva (Flora Otoya), usted como una luminaria que es, seguramente egresada de Harvard, Yale o Berkeley, esta columna no es para usted, ya dèjese de tanta majaderìa y siga viviendo en su gloriosa Jauja.

  2. El señor Mirom ha defendido más a la Universidad de Costa Rica que su actual Rector y muchas de sus autoridades. Ha escrito una y otra vez en defensa de de mi querida UCR y de las otras universidades públicas, sin embargo, pareciera estar solo en el desierto. Es increíble el nivel de pasividad que se ha instalado en la institución.

  3. Cría fama y échate a dormir, éste elefante burocrático, tomado por el Sindeu ,, en realidad no aporta nada a la sociedad, cero vocación pedagógica, manipulación ideológica a estudiantes vulnerables, para defender el fees, que en 80% se va en salarios millonarios, no en becas ni ayuda a estudiantes, por dicha las personas prefieren endeudarse para estudiar en una U privada ( de verdad hay muchas de primer nivel) mejores que ése antrio corrupto.

    • Don Jorge, usted a falta de argumentos se dedica a lanzar lodo a la UCR, que poca capacidad intelectual, para un egresado (me imagino) de una prestigiosa universidad de garaje.

  4. Don Jorge, usted a falta de argumentos se dedica a lanzar lodo a la UCR, que poca capacidad intelectual, para un egresado (me imagino) de una prestigiosa universidad de garaje.

  5. Debemos aclara algo. Desde el punto de vista técnico profesional, no es la mejor, en medicina y ofontologia, perdió el invicto, la UCIMED es superior en medicina y la U Latina en odontólogia.
    Ahora respecto al concepto de Universidad, desde el medioevo, sin duda es la mejor. El problema es que para carreras técnicas es más importante ir al grano. Por ejemplo, en medicina la UCIMED acaparó un grupo grande de especialistas muy bien preparados. Si uno quiere pasarla regio y ser un “académico de pretil”, la UCR, pero con eso no se come, la inmensa mayoría de los buenos puestos están manejados por dinosaurios y dinosaurios auto llamados eméritos.
    No don Miron, usted está desfasado.

    • A la señora o señorita León: Solo porque usted lo dice, entonces la UCIMED y la U Latina ya son mejores en Medicina y Odontología. ¿Por qué no brinda datos para hablar en serio? En Medicina las pruebas para asignar campos clínicos, por mucho, las han ganado los estudiantes de la UCR, lo que ha pasado es que se han valido de decisiones interesadas de la jurisdicción constitucional para utilizar la infraestructura pública en favor de intereses privados. Lo lamentable de todo esto es que quienes pagan todo esto son los asegurados que tienen que consultar «médicos» mal preparados y soportar malos diagnósticos de esta gente. En odontología ocurre algo similar, son situaciones que se pueden medir con datos; pero en cualquier caso, la universidad va más allá de formar profesionales, supone investigación, acción social, tal y como lo dice de manera clara el señor Mirom. Yo también lamento, como lo dijo un comentarista, que sea yo quien salga al paso de este comentario, deberían ser personas vinculadas a la universidad quien lo hagan,

    • Vea doña Emilia, hablar es muy fàcil, decir que la u-latina y ucimed son mejores universidades que la UCR, es hablar por hablar, usted tendrìa la gentileza de decirnos en que lugar del ranking de las mejores universidades latinoamericanas estàn ubicadas la u-latina y la tal ucimed? Me parece a mi que estas universidades ni siquiera son tomadas en cuenta a la hora de hacer la escogencia, por la sencilla razòn que fuera de la barriada de Lourdes de Montes de Oca y de Mata de Plàtano, nadie conoce estas universidades de garaje, caso contrario de la UCR, que tiene un lugar destacadìsimo a nivel latinoamericano

  6. Hay mucho que se puede hablar de la UCR. Pero solo un punto: Uds creen que el instituto Confucio está ahí para enseñar madarin y cultura china? Cajita blanca

  7. Esa maldita costumbre nuestra: “Suiza centroafricana”, “pura vida”, “país más feliz del mundo”. La UCR es buena universidad pero incomparable con UNAM, Universidad de Buenos Aires, y muchas otras. Recuerdo cuando compartí experiencia con profesionales educados acá y yo venía llegando de Duke. Claro que en todo lado se cuecen habas: la UCR es buena pero se deterioró con esas gollerías de los empleados, hoy mayoritariamente pensionados de lujo.

  8. De Luis Paulino Vargas Solís:Teoría e ideología detrás del desastre de las pensiones

    La carrera de economía se imparte hoy en varias universidades de Costa Rica, tanto públicas como privadas. Es frecuente que su énfasis se coloque en la gestión empresarial, de forma que se la aborda como una tecnología empresarial acrítica, no como una ciencia social. Pero, además, el enfoque tiende a ser bastante homogéneo, centrado en lo que podríamos llamar la “ortodoxia dominante”, que la designamos como tal, precisamente porque es la que acapara el currículo en la gran mayoría de escuelas de economía, en Costa Rica y alrededor del mundo.

    Esa “ortodoxia” se caracteriza por estar anclada a una premisa principal: la de que el “mercado” es, no solo la institución económica por excelencia, sino, sobre todo, un mecanismo virtuoso, capaz de autorregularse y lograr resultados óptimos. “Mercado”, en este contexto, no es un lugar físico, cuando más bien un conjunto de relaciones, en las cuales participan las empresas que producen y venden, y las personas y hogares que consumen. Ese mecanismo del mercado -nos dice esa “economía ortodoxa”- no debe ser intervenido por decisiones políticas de los gobiernos o de los congresos, ya que eso introduce “ruido” e impide lograr los equilibrios virtuosos que el mercado lograría por sí solo, si le deja funcionar a su aire.

    En rigor, todo esto es pura ideología, y de ninguna manera ciencia. La mejor manera de comprobarlo es revisando el aparato de supuestos implícito a esa teoría, los cuales, sin excepción, tienen un carácter heroico. Los personajes que pueblan esta teoría no son personas como usted o como yo. Son como al modo de fantasmas, dotados de prodigiosos poderes de adivinación, y, al mismo tiempo, como autómatas, que repiten incansablemente ciertos gestos y decisiones.

    Todo esto tiene hoy día fuertes implicaciones para nuestras vidas. De hecho, la gran mayoría de las más importantes decisiones que se toman sobre temas de economía, descansan o, por lo menos, están fuertemente influidas, por estas ideas. Y ello incluye las pensiones.

    ¿Por qué hoy nuestros fondos de pensiones experimentan horribles pérdidas? Mucho tiene que ver con la influencia de esta ideología: se creyó que convenía canalizar esos ahorros a las bolsas de valores del mundo, bajo la presunción de que éstas funcionan tal cual esa teoría económica prescribe: como mercados racionales, que toman decisiones óptimas y que, por lo tanto, garantizan una rentabilidad creciente y sostenida.

    Una vez más, se confirma que eso no es cierto.

    #economía #teoríaeconómica #ideología #pensiones #neoliberalismo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias