martes 31, enero 2023
spot_img

Alfredo Molano y la dificultad de contar la verdad del conflicto armado en Colombia

Bogotá, 19 nov (Sputnik). – Han pasado cuatro meses desde que la Comisión de la Verdad de Colombia publicó el texto final sobre el conflicto armado y su alcance en la vida de la población, un documento que pese a su contundencia ha sido rechazado por varios actores políticos, como el uribista Centro Democrático.

Pero a pesar de la campaña de desprestigio, el texto de 800 páginas da luces sobre los abusos de derechos humanos que han manchado con sangre a Colombia durante 52 años y que han dejado 220.000 personas muertas y cinco millones de desplazados.

En entrevista con la Agencia Sputnik, el periodista Alfredo Molano Jimeno, hijo del célebre sociólogo y escritor Alfredo Molano Bravo, contó cómo el trabajo de su padre fue vital para la construcción del informe, a pesar de que solo pudo ser comisionado por un año, antes de su fallecimiento en 2019.

Molano destaca que se trata de un trabajo único en el mundo, pues no solo recupera una visión amplia del conflicto armado, sino que recoge distintos puntos de vista de víctimas, actores armados y servidores públicos involucrados en la lucha entre el Estado y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

«Es un ejercicio inédito de concertación sobre los trazos gordos de lo que serían los hitos centrales del conflicto armado colombiano; creo que la importancia que tiene es haber logrado ponerse de acuerdo con 12 personas sobre cuáles son los aspectos que permiten entender las dimensiones que ha cobrado la guerra, las causas, los desarrollos y las implicaciones para la gente, para las comunidades; es un aporte significativo para entender lo que somos», afirma Molano Jimeno.

Sobre la labor de su padre, el periodista ve con buenos ojos que aun en Colombia se lo reconozca como uno de los pilares de la construcción del documento de la Comisión de la Verdad, a pesar de que solo pudo dejar algunas entrevistas hechas.

«Agradezco en el nombre de él que la gente, después de tres años de muerto, pues (lo) siga teniendo como una persona que hizo un gran aporte a la Comisión de la Verdad. Hay que decir que el aporte de mi papá fue de discusión, una formulación de la metodología de trabajo (…) su aporte es que él sembró, tal vez, el derrotero y el espíritu que siguieron el resto de comisionados después de su muerte y hacer de las misiones de la Comisión de la Verdad una acto de fe sincero de escucha a la gente; ese sería para mí el gran aporte de Alfredo Molano», explicó.

Y es que uno de los objetivos del informe era darles visibilidad a las víctimas del conflicto. No está claro cuántos fallecidos hay por causa de la violencia de una guerra que alcanzó a todas las esferas de la sociedad colombiana.

Durante la presentación del informe, que se llevó a cabo el 29 de junio, el padre Francisco de Roux, entonces jefe de la Comisión de la Verdad, indicó que, si se leyera en voz alta el nombre de cada víctima del conflicto, tomaría más de 17 años nombrarlas a todas.

«La lista es interminable…el dolor es inmenso», dijo.

Molano afirma que el trabajo de su padre y los otros comisionados es vital para el estudio del país, pero que tendrán que pasar años para que se comprenda el alcance del documento final.

«Creo que es un texto de estudio que este país tardará varias décadas en asimilar, en entender (…) sienta las bases para futuras discusiones de carácter de memoria histórica, académica y de historia general», dijo.

LA VISIÓN DE MOLANO

Durante su postulación como comisionado de la verdad, Molano imaginó cómo debería ser el informe final que entregaría a la Comisión.

«Este informe será fundado en los testimonios de la gente que sufrió, que vivió, que estuvo cerca. Toda la gente. Eso conduce a un informe central, escrito, y a unas formas de divulgación que deberían ser una web donde el país tenga acceso a esa información», expresó.

El punto más relevante es que el resultado de este proceso no se limite a una versión para los académicos, «atascado en las bibliotecas», sino a un informe divulgado amplia y popularmente en todos los lenguajes y formatos como sea posible.

De acuerdo con la Comisión de la Verdad, Molano creía fielmente que el énfasis en el enfoque territorial se debía combinar con un criterio histórico social para ir a las raíces de la explicación de las dinámicas del conflicto armado.

«Una Comisión de la Verdad de Colombia no puede ser superficial, como no lo ha sido la violencia que hemos vivido», dijo el periodista.

El año 1958 es un buen punto de partida para explicar el conflicto, no solo a partir del surgimiento de una guerrilla sino a partir de la configuración del Estado.

Nacido el 3 de mayo de 1944 en Bogotá, Alfredo Molano Bravo construyó una inmensa obra periodística, a partir de entrevistas con los principales actores del conflicto armado, incluyendo autoridades, víctimas y victimarios, a lo largo y ancho del país.

Poco antes de su muerte, ocurrida el 31 de octubre de 2019, Molano se refirió a la necesidad de defender la verdad ante los intentos de difamación de quienes tienen cosas por ocultar.

«Un reto que tiene la verdad es que no solo tiene que ser oída, no solamente elaborada, sino que tiene que ser defendida. Una verdad que no tenga un poder que la defienda es una verdad casi banal». (Sputnik)

Más noticias

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias