martes 6, diciembre 2022
spot_img

Pulsos eléctricos para reducir la captura accidental de tiburones

Madrid, 21 Nov. (EUROPA PRESS) – Un sistema que emite pequeños impulsos eléctricos puede reducir drásticamente el número de tiburones y rayas atrapados accidentalmente en las líneas de pesca.

Según demuestra una nueva investigación publicada en la revista ‘Current Biology’, el nuevo dispositivo, llamado ‘SharkGuard’, se acopla a los aparejos de pesca de palangre para ahuyentar a los tiburones y las rayas. En el estudio, realizado en barcos franceses dedicados a la pesca del atún, las líneas equipadas con este sistema redujeron las capturas accidentales de tintoreras en un 91% y las de rayas en un 71%.

Las capturas de la especie objetivo, el atún rojo, también parecieron disminuir, pero es necesario realizar más pruebas para comprender plenamente los efectos del dispositivo en las especies objetivo.

‘SharkGuard’ fue desarrollado por los ingenieros de conservación Fishtek Marine y probado por investigadores de la Universidad de Exeter, ambos en Reino Unido.

«Muchas poblaciones de tiburones y rayas están disminuyendo debido a la sobrepesca, especialmente las especies oceánicas, como las tintoreras y las rayas pelágicas, que suelen capturarse con palangre en todo el mundo», explica el doctor Phil Doherty, del Centro de Ecología y Conservación del campus de Penryn (Cornualles) de Exeter.

«Es urgente reducir las capturas accidentales, que no sólo matan a millones de tiburones y rayas cada año, sino que además cuestan a los pescadores tiempo y dinero –prosigue–. Nuestro estudio sugiere que SharkGuard es notablemente eficaz para mantener a las tintoreras y rayas pelágicas fuera de los anzuelos de pesca».

Al comentar la reducción de las capturas de atún rojo (42%), el doctor Doherty señala que el número total de capturas en el periodo de prueba (en ambas líneas con y sin ‘SharkGuard’) era bajo, por lo que es necesario realizar más pruebas para explorar plenamente los resultados.

«A raíz de estos interesantes resultados, los ingenieros de Fishtek Marine están modificando ‘SharkGuard’ para que sea más pequeño y se recargue por sí mismo después de cada lance –anuncia Doherty–. La investigación continuará en Exeter, donde probaremos la eficacia de SharkGuard en el mar en múltiples especies y pesquerías».

Pete Kibel, cofundador y director de Fishtek Marine, explica que «cuando se utiliza ‘SharkGuard’, los tiburones no muerden el anzuelo ni se enganchan en él, lo que nos da una gran esperanza. Ante el incesante telón de fondo de las historias de dramáticos descensos de población que se producen en todas nuestras especies marinas, es importante recordar que hay gente trabajando duro para encontrar soluciones», añade.

«‘SharkGuard’ es un ejemplo de que, con el apoyo adecuado, es posible desplegar la solución a una escala suficiente para invertir el actual declive de las poblaciones mundiales de tiburones», subraya.

‘SharkGuard’, que funciona con una pequeña batería, se dirige a la zona que rodea la nariz y la boca del tiburón, que está llena de sensores eléctricos llamados ampollas de Lorenzini. Estos órganos sensoriales son sobreestimulados por el campo eléctrico generado por ‘SharkGuard’, lo que hace que los tiburones se alejen del peligro de los anzuelos cebados.

El profesor Brendan Godley, que dirige el grupo de investigación marina de Exeter, apunta que «trabajar con socios como Fishtek Marine nos permite combinar la experiencia de Exeter en la investigación marina con su brillante ingeniería, para hacer frente a grandes retos como la captura accidental. Tenemos que seguir probando y desarrollando SharkGuard, pero tiene el potencial de ser un elemento de cambio global para la sostenibilidad de la pesca con palangre», concluye.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias