martes 6, diciembre 2022
spot_img

Termómetro europeo: entender el fútbol en Qatar

Madrid, 24 nov (Prensa Latina) Las sorpresas están siempre presentes en las copas del mundo de Fútbol, pero lo de Qatar comienza a rebasar las expectativas, después que Japón venciera a Alemania in extremis.

Ya se dijo hasta la saciedad, pero vale la pena recordar que el deporte de las multitudes es probablemente el único en que es factible una proeza insospechada.

Un balón, cancha de 90 metros de largo y 45 de ancho con dos porterías, 22 jugadores, 11 por cada bando y 90 minutos de partido, divididos en dos tiempos. Nada más.

Entonces, se plantan futbolistas multimillonarios, con trayectorias impresionantes, capacidades exquisitas y toda la tecnología a sus pies, literalmente. Y enfrente, salen unos casi desconocidos, ese día se gustan con el balón y todo se pone de patas arriba.

Hoy, todas las páginas deportivas, especialmente las niponas, amanecen con titulares grandilocuentes por tratarse de una remontada con goles de Dóan a los 75 y Asano a los 83 que significaron una suerte de mazazos en las postrimerías del encuentro.

Claro que no es la Mannschaft de antaño, ni en los prolegómenos del certamen la escuadra de Hansi Flick tuvo prestaciones impresionantes. Y ya se sabe que Japón siempre compite y lo hace con mucha entrega.

Sin embargo, los teutones hicieron un buen primer tiempo y el 1-0 con diana de Gundogan de penalti pareció suficiente. Lo demás, fue toda una gesta de los representantes de la tierra del Sol Naciente.

Luego, habría que preguntarse de los empates de Croacia con Marruecos y Dinamarca con Túnez, en ambos casos sin goles y, por supuesto, no podría soslayarse el impacto mayúsculo de Qatar 2022 hasta el momento: el triunfo de Arabia Saudita sobre Argentina 2-1.

Tampoco fue muy realista la aplastante victoria de España ante Costa Rica, con goleada de 7-0 y un grupo de jóvenes acariciando el firmamento, como Gavi, Pedri, Marco Asensio y Ferrán Torres. No menos expresiva, Inglaterra, con su 6-2 frente a Irán.

El actual campeón mundial, Francia, brilló con un 4-1 sobre Australia, a pesar de la pesadumbre por una seguidilla de bajas por lesiones: el Balón de Oro Karim Benzema, Christopher Nkunku, N´Golo Kanté, Paul Pogba y para colmo, Lucas Hernández, fuera definitivamente de Qatar y por varios meses.

Poco de Bélgica ante un inspirado y luchador Canadá que mereció más y terminó con derrota 1-0.

Habrá que ver las próximas jornadas que nuevo rompecabezas nos trae el fútbol. Platillos en la mesa hay, como el Portugal-Ghana y el Brasil-Serbia en primer plano.

Después vendrá la segunda ronda de la fase de grupos, como para pensar de que la hora de la verdad de acerca y un Argentina-México o España-Alemania estarán llenos de morbo.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias