lunes 6, febrero 2023
spot_img

Haddad, el hombre de confianza de Lula que genera recelos en el mercado financiero

Río de Janeiro (Brasil), 9 dic (Sputnik).- Fernando Haddad, hombre de confianza del presidente electo brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, será el nuevo ministro de Economía del gigante sudamericano, una elección que no acaba de gustar en el mercado financiero.

Haddad es abogado y profesor, pertenece al Partido de los Trabajadores (PT) y fue ministro de Educación de Lula entre 2005 y 2012, periodo en el que destacó por la creación de decenas de nuevas universidades y por la inclusión en la enseñanza superior de negros y pobres, históricamente excluidos.

Enlazó su paso por el Gobierno con la alcaldía de la ciudad de Sao Paulo durante cuatro años, entre 2013 y 2017, y en 2018 Lula confió en él para sustituirle en el último momento en las elecciones presidenciales, que no pudo disputar porque estaba preso.

Aunque Haddad acabó siendo derrotado en aquella contienda frente a Jair Bolsonaro, la campaña reforzó su perfil de líder a escala nacional.

En las pasadas elecciones de octubre Lula le encargó un desafío enorme: fue candidato a gobernador del estado de Sao Paulo, una región tradicionalmente conservadora donde nunca ganó la izquierda.

Haddad perdió frente a un candidato bolsonarista, pero consiguió el 44 por ciento de los votos, el mejor resultado histórico para el PT, algo que fue clave para que Lula ganara la presidencia.

La lealtad de Haddad a Lula fue premiada con el ministerio más importante y al mismo tiempo más delicado del Gobierno; su nombre ya se barajaba en los últimos días y enfrenta una fuerte resistencia entre los agentes económicos.

El mercado financiero considera que con Haddad en el ministerio, el Gobierno ampliará el gasto público, lo que provocará un largo ciclo de tipos de interés altos en el país.

La industria financiera prefería un técnico para comandar la economía, en lugar de un alto cargo del PT, pero Lula estaba decidido a colocar a un político en esta cartera porque tendrá que tener mucha habilidad para negociar con el Congreso Nacional, dada la difícil situación de las cuentas públicas.

Al confirmarle como futuro ministro, Lula dijo que los periodistas ya pueden empezar a preguntarle por las preocupaciones del mercado financiero, pero añadió que espera que Haddad hable también de lo «social», subrayando la importancia de conjugar los dos lados de la ecuación.

El desafío más inmediato de Haddad será sacar adelante la propuesta de enmienda a la Constitución (conocida como PEC de la Transición) que amplía el techo de gastos en 145.000 millones de reales (27.500 millones de dólares) durante dos años.

Que salga adelante en el Congreso Nacional es requisito indispensable para que Lula pueda cumplir una de sus principales propuestas de campaña; seguir pagando 600 reales al mes (114 dólares) para las familias más pobres, además de un extra de 150 reales (28,5 dólares) por cada niño menor de seis años. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias