miércoles 8, febrero 2023
spot_img

Once millones de peregrinos visitaron la Basílica de la Virgen Guadalupe en México

Ciudad de México, 12 dic (Sputnik).- Una multitud de 11 millones de fieles acudió desde el fin de semana hasta el lunes a la Basílica de la Virgen de Guadalupe en la capital mexicana, considerada la mayor peregrinación católica anual en el mundo, según reportes oficiales.

«Fueron 11 millones de personas las que visitaron la Basílica de Guadalupe», publicó en su cuenta de Twitter el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Martí Batres.

Para el desplazamiento de caravanas procedentes de todo el país latinoamericano, las autoridades capitalinas montaron «cinco rutas con módulos de atención que brindaron agua, alimentos y atención médica a 250.000 personas», dice el informe oficial.

Batres destacó el buen comportamiento de los feligreses que acudieron a la ceremonia religiosa presencial, tras dos años en los que la pandemia de covid-19, en los que fue restringida la asistencia a la mayor festividad del año entres los católicos, que son la inmensa mayoría de la población mexicana.

«Hubo saldo blanco» celebró el principal responsable de las autoridades capitalinas sobre la masiva peregrinación, que supera incluso la asistencia a las ceremonias celebradas por la jerarquía católica en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.

Ceremonia religiosa e histórica

«Con este acto de fe multitudinario, ha vuelto a pernoctar la alegría en el Tepeyac, han vuelto a instalarse las tiendas de campaña, han vuelto los devotos de la Virgen que se convierten en vecinos por un momento», celebró en un pronunciamiento la Arquidiócesis Primada de la Iglesia católica.

Portando imágenes de la Virgen de Guadalupe, los integrantes de caravanas que recorrieron miles de kilómetros, en autobuses, bicicletas y caminando, «pasan del día a la noche, y de la noche al día, aliviándose el cansancio entre relatos de peregrinos».

Desde la madrugada del lunes, los fieles entonan la canción tradicional de Las Mañanitas que se acostumbra en los cumpleaños para conmemorar la aparición del 12 de diciembre de 1537, escuchan sucesivas misas y los sacerdotes consagran las reliquias del viaje.

Según la tradición católica, la Basílica fue erigida en el Cerro Tepeyac, en el norte de la capital del país, por pedido de la Virgen al indígena Juan Diego, donde comenzó la construcción del edificio colonial en 1695 y fue inaugurado en 1709.

La cantante de música popular Lucero, cumplió 26 años ininterrumpidos de encabezar la lista de artistas que acuden a festejar a la figura más venerada por los católicos mexicanos, en la que destacó además la soprano Olivia Gorra entre muchos más.

Varios grupos de mariachis acompañaron a los feligreses, además de otras bandas de músicas regionales, bailarines de danzas prehispánicas y actores que representan las apariciones de la Guadalupana.

Desde el siglo XVI, el Cerro del Tepeyac ha sido un punto de peregrinaje, y en 1667 el papa Clemente instituyó el 12 de diciembre como «Día de fiesta en honor a la Virgen de Guadalupe».

En 1976 fue inaugurado un nuevo recinto religioso, que cuenta con una explanada para recibir a las peregrinaciones, donde se preserva la imagen que -según la tradición- quedó impregnada en la túnica de Juan Diego.

Desde 2002, aquel indígena de la etnia chichimeca, cuya vida real sigue bajo controversia, se convirtió en San Juan Diego cuando el Vaticano ratificó su polémica «existencia histórica», validando el milagro de la imagen impregnada en la túnica del indígena como prueba de la aparición.

Juan Diego Cuauhtlatoatzin (1474- 1548) fue un indígena de la etnia chichimeca, cuya biografía fue aceptada por el Vaticano, que lo beatificó en 1990 y lo canonizó en 2002, ambos casos por el papa Juan Pablo II.

San Juan Diego se convirtió en el primer santo indígena de América y en la tercera canonización otorgada a México, tras San Felipe de Jesús y los 27 mártires de la llamada Guerra Cristera, de principios del siglo XX.

El relato de las apariciones fue hallado en el libro Nican Mopohua, texto publicado por primera vez en 1649 poco más de 100 años después de la muerte de Juan Diego, por el capellán encargado del primer templo construido en el cerro Tepeyac.

Ese texto publicado en 1556 es atribuido por el Vaticano a un indígena educado en conventos de los jesuitas, y es considerado sagrado desde la canonización. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias