viernes 27, enero 2023
spot_img

Los asteroides ‘montón de escombros’ son casi imposibles de destruir

Marid, 25 Ene. (EUROPA PRESS) – Un estudio de partículas recogidas de la superficie del asteroide Itokawa revela que cuando estas rocas espaciales están formadas por escombros serían casi imposibles de destruir si nos amenazasen.

Itokawa es un montón de escombros de 500 metros de longitud situado a 2 millones de kilómetros. Sus muestras fueron traidas a la Tierra por la sonda Hayabusa 1 de la Agencia Espacial Japonesa. Una nueva investigación publicada en PNAS se centró en su durabilidad y edad.

El autor principal del estudio, el profesor Fred Jourdan, director de la Instalación de Isótopos de Argón de Australia Occidental, que forma parte de la Universidad Curtin, afirmó que el equipo también descubrió que Itokawa es casi tan antiguo como el propio sistema solar.

«A diferencia de los asteroides monolíticos, Itokawa no es un único trozo de roca, sino que pertenece a la familia de los escombros, lo que significa que está formado en su totalidad por rocas sueltas, y que casi la mitad de su superficie es espacio vacío –explica en un comunicado el profesor Jourdan–. Se prevé que el tiempo de supervivencia de asteroides monolíticos del tamaño de Itokawa en el cinturón de asteroides sea sólo de varios cientos de miles de años».

«El enorme impacto que destruyó el asteroide monolítico que dio origen a Itokawa se produjo hace al menos 4.200 millones de años –prosigue–. Este tiempo de supervivencia tan asombrosamente largo para un asteroide del tamaño de Itokawa se atribuye a la naturaleza amortiguadora del material de la pila de escombros. En resumen, descubrimos que Itokawa es como un gigantesco cojín espacial, y muy difícil de destruir».

El equipo dirigido por Curtin utilizó dos técnicas complementarias para analizar las tres partículas de polvo. La primera se denomina difracción de electrones retrodispersados y puede medir si una roca ha sufrido el impacto de algún meteorito. El segundo método, la datación argón-argón, se utiliza para datar impactos de asteroides.

El coautor del estudio, el profesor asociado Nick Timms, también de la Escuela de Ciencias Planetarias y de la Tierra de Curtin, afirma que hasta ahora se desconocía la durabilidad de los asteroides que se amontonan en los escombros, lo que ponía en peligro la capacidad de diseñar estrategias de defensa en caso de que uno de ellos se precipitara hacia la Tierra.

«Nos propusimos averiguar si los asteroides amontonados en escombros resisten las sacudidas o si se fragmentan al menor golpe –explica el profesor Timms–. Ahora que hemos descubierto que pueden sobrevivir en el sistema solar durante casi toda su historia, deben ser más abundantes en el cinturón de asteroides de lo que se pensaba, por lo que hay más posibilidades de que si un gran asteroide se precipita hacia la Tierra, sea un montón de escombros».

Según anuncia, «la buena noticia es que también podemos utilizar esta información a nuestro favor: si un asteroide se detecta demasiado tarde para un empuje cinético, entonces podemos potencialmente utilizar un enfoque más agresivo como el uso de la onda de choque de una explosión nuclear cercana para empujar un asteroide montón de escombros fuera de curso sin destruirlo».

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias