martes 28, mayo 2024
spot_img

Militares ejecutaron a cinco jóvenes en el norte de México, según funcionario del Gobierno

Ciudad de México, 16 mar (Sputnik).- Militares mexicanos ejecutaron en forma extrajudicial a cinco jóvenes, entre ellos uno nacido en EEUU, la madrugada del domingo 26 de febrero en la ciudad Nuevo Laredo, Tamaulipas, en la frontera norte, dijo el miércoles el subsecretario de Derechos Humanos de la cartera federal de Gobernación, Alejandro Encinas.

«Tenemos que esperar a la investigación que se le solicitó a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, toda vez de que no se trató de un enfrentamiento con los jóvenes, independientemente de quienes eran, fueron ejecutados», dijo en la Cámara de Diputados el número dos de la secretaría del Ejecutivo encargada de la política interior, al presentar el Proyecto de Ley de Memoria.

Encinas dijo en el recinto del Congreso que las investigaciones no se deben limitar a los autores materiales de las ejecuciones de los jóvenes, que iban desarmados y habían pasado la noche del sábado en una discoteca.

«Por supuesto que la investigación debe de abordar la responsabilidad de la cadena de mando en este operativo», dijo el funcionario.

Los uniformados del Ejército abrieron fuego contra la camioneta en la que viajaban los jóvenes en un barrio céntrico de esa ciudad, fronteriza con Laredo, Texas, sur de EEUU, según la denuncia presentada por sus familiares.

Una de las víctimas fue identificada como Gustavo Suárez, residente estadounidense nacido en San Antonio Texas, quien estaba de visita en Tamaulipas y manejaba la camioneta color blanco marca Chevrolet Silverado, que había comprado un mes antes, según testimonios de su familia a la prensa.

Cuatro soldados que operaban como artilleros de la patrulla accionaron las armas y fueron vinculados a proceso, acusados de delito de desobediencia, según la fiscalía .

Los derechos de los militares están siendo respetados, sin embargo, «quien infringe la ley y comete un delito, debe cumplir con su responsabilidad», puntualizó el subsecretario federal.

«Las autoridades militares ya están también coadyuvando en la investigación para que, si resultan responsables los miembros del Ejército, sean sancionados», dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador el 1 de marzo.

Organizaciones defensoras de derechos humanos exigen una investigación civil en el caso, sin participación de la fiscalía militar.

Testimonios

Otro joven, de nombre Luis Gerardo, sobrevivió al ataque y fue reportado como «grave» en un hospital privado con al menos dos impactos de bala en su cuerpo, según el Comité de Derechos Humanos de la ciudad fronteriza.

El Comité de Derechos Humanos de Tamaulipas dijo en un comunicado que los testigos aseguran que después de disparar en varias ocasiones contra la camioneta en la que viajaban los jóvenes, «los ultimaron mientras estaban en el suelo».

Alejandro Pérez, de 21 años, sobreviviente de la masacre ofreció su testimonio a un periodista del diario El País de España.

«Cuando ya salí de la camioneta, escuché que los militares decían, ‘¡mátenlo, mátenlo!’ Me pusieron pecho a tierra. Luego aún escuché dos disparos más, y ya al rato vi a mi hermano tirado en el piso», dijo Pérez.

El joven, hermano del sobreviviente con heridas graves, dijo: «alcancé a ver cómo un elemento le disparó a un compañero que ya estaba herido. Él pedía una ambulancia, pero un elemento militar le disparó de nuevo».

Según los testimonios, los militares dispararon contra la camioneta, el conductor perdió el control y chocó contra un auto estacionado. (Sputnik)

Noticias de Interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias