viernes 17, mayo 2024
spot_img

Piden vacunar a niñas para protegerlas del cáncer de cuello uterino

San José, 25 mar (Elpaís.cr).- La Organización Panamericana de la Salud (OPS), reveló que en 2017, el cáncer de cuello uterino es el segundo cáncer más frecuente entre las mujeres de América Latina y el Caribe.

Además, es el cuarto en la región de las Américas, provocando la defunción de unas 35.000 mujeres cada año y un estimado de 83.000 mujeres diagnosticadas anualmente

De acuerdo con las estadísticas del Observatorio Global de Cáncer (Globocan) en 2020 se presentaron en Costa Rica 367 nuevos casos y se produjeron 192 fallecimientos debido al cáncer de cérvix.

Frente a esta realidad, y en el marco del Día Mundial de la Prevención del Cáncer del Cuello Uterino es importante recordar que el cáncer de cuello uterino es una de las enfermedades prevenibles a través de la vacunación, lo que hace necesario hacer un llamado de conciencia sobre esta enfermedad, que puede tratarse con bajos riesgos mientras su detección sea oportuna y temprana.            

Un diagnóstico oportuno puede salvar vidas

Con frecuencia, el cáncer de cuello uterino puede prevenirse con pruebas de detección regulares para diagnosticar cualquier lesión, así como con la vacuna contra el Virus de Papiloma Humano (VPH)[6]. Las pruebas y los procedimientos a continuación pueden usarse para la detección del cáncer de cuello uterino:

          Prueba de VPH: Se realiza en una muestra de células extraídas del cuello uterino de la mujer. Esta muestra se analiza para detectar las cepas de VPH que se relacionan más frecuentemente con el cáncer de cuello uterino. La prueba de VPH puede realizarse individualmente o combinada con una prueba de Papanicolaou.

          Prueba de Papanicolaou: La prueba de Papanicolaou es la que se usa con más frecuencia para detectar los cambios tempranos en las células que pueden derivar en cáncer de cuello uterino. Esta también se llama citología vaginal. Para ella se debe obtener una muestra de células del cuello uterino. Con frecuencia se realiza al mismo tiempo que una exploración ginecológica bimanual como parte de un control ginecológico.

La detección del cáncer de cuello uterino se puede realizar durante una cita con un médico de atención primaria o un ginecólogo.

Vacunación como una alternativa de prevención

Una manera de prevenir el VPH es vacunarse[9]. La vacuna para prevenir las infecciones por el virus del papiloma humano (VPH) presenta un perfil de seguridad y actividad comprobados en diferentes estudios clínicos[10]. Por esta razón, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda vacunar a las niñas de 9 a 14 años. La vacuna contra el VPH se centra en los tipos de VPH que más comúnmente causan cáncer de cuello uterino y que pueden causar algunos de los cánceres de vulva, vagina y ano.

“El cáncer de cuello uterino puede ser prevenible a través de la vacunación temprana. En Costa Rica la vacuna está disponible a través del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) para niñas de 10 años y es una herramienta fundamental para proteger a nuestros hijos de esta y otras enfermedades asociadas al VPH”, comentó la Dra. Carmela Oranges, Directora Ejecutiva de Medical Affairs para MSDMSD y su enfoque sobre cáncer

Nuestro objetivo es poner la ciencia de vanguardia al servicio de los pacientes con cáncer en todo el mundo. En MSD Oncología apoyamos el acceso a nuestros medicamentos y nos enfocamos en la investigación inmunooncológica, comprometidos cada vez con más pacientes. P

 

Noticias de Interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias