viernes 9, diciembre 2022
spot_img

La Corte no escucha

Pienso que la gran mayoría (19-3) de la Corte Plena le teme a la verdad. No han querido oír que nuestro sistema de elección de magistraturas tiene serios defectos -y con harta frecuencia también vicios- que afectan su transparencia y credibilidad. Han optado por taparse los oídos e inventarse una serie de pretextos que sólo ellos – y ellas- se creen. No han querido escuchar, sólo eso, escuchar, al relator de Naciones Unidas (el único a nivel mundial) para la vigilancia, nada más y nada menos, que del principio ético-político de independencia judicial. 

Simplemente han pisoteado las obligaciones del estado costarricense en tanto país integrante de la ONU. Han socavado la credibilidad de Costa Rica como un miembro sometido al control de sus instituciones democráticas frente a la comunidad internacional. 

Todo el prestigio de nuestro país como nación respetuosa de los derechos humanos, abierto al escrutinio de sus instituciones democráticas, ha quedado en entredicho. ¿Qué autoridad moral vamos a tener de ahora en adelante para aspirar a que costarricenses prestigiosos, como ha ocurrido en el pasado, ocupen misiones especiales, relatorías en derechos humanos o en tribunales internacionales de justicia?

No han querido oír nuestros máximos jueces que hay un peligroso riesgo si la connivencia entre políticos y juzgadores se consolida. No han querido oír que la prevalencia de calificaciones subjetivas, sobre factores de calificación objetivos, desacreditan los certámenes por las vacantes. No quieren saber nada de la designación del último de la fila, en votaciones secretas, sin dar razones, en medio de la peor arbitrariedad. Menos que menos han querido revivir los relatos de cómo algunos se han brincado la fila, firmando una factura impagable. En fin, han preferido hacer la del avestruz ante una tormenta, que más temprano que tarde nos azotará.

De auténticos jueces -y juezas- es la virtud de saber escuchar; buscar la verdad, aunque nos duela; tener un mínimo de sana autocritica para que la mirada del pueblo no se llene de dudas y de iras.

Hoy es un día para el olvido. El prestigio del Poder Judicial costarricense ha quedado, en los ámbitos nacional e internacional, como en el tango: “cuesta abajo en la rodada…”

(*) José Manuel Arroyo Gutiérrez, ex magistrado

Más noticias

3 COMENTARIOS

  1. Una pregunta: entre los 19 magistrados, ¿ estaba la magistrada Nancy Hernandez? Es que si la candidateamos a ocupar la silla de Elizabeth Odio en la corte interamericana de derechos humanos, debe irse comportando como una magistrada de altura con los expertos internacionales de la ONU que vienen a hacer su trabajo. Si es parte de la comitiva que dejo plantado al experto internacional de la ONU, deberíamos poder presentar a alguien mas presentable que ella. Gracias por aclararme el punto.

  2. Como bien sabemos algunos y no, nos hacemos los suecos, ese principal poder es manejado por un solo partido el cual, cobija todos los tentáculos del poder en Costa Rica, inclusive el TSE. Y afirmar ser el PLN (Partido Liberación Nacional), los responsables directos de este nefasto encadenamiento, podría acarrearme las usuales represalias y hasta familiares pero, por la verdad murió Cristo. ¿Acaso los señores Magistrados están provocando como en México y el Salvador, se tomen iniciativas como lo han hecho Obrador y Bukele para exterminar abiertos y necesarios vicios y acciones donde han lesionado por décadas la justicia y nuestras democracias? Seamos sinceros, ya las personas con un mínimo inteligencia ya ven hacia donde nos llevan. Ya el vaso, se llenó por todos lados, se rebalsa de fermentación, y ustedes conciudadanos, ¿están conscientes de ello? Corte, escucha nuestro clamor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias