IMAGEN

Cuando los biocombustibles se roban la comida

Fuente: IPS  |  2012-05-16
Cuando los biocombustibles se roban la comida

Cultivos in vitro para producción de biocombustibles. EFE

REPORTAJE Por Emilio Godoy

MÉXICO, 17 may (IPS) - La crisis alimentaria, agravada por el uso del maíz y otros granos en la producción de etanol, es uno de los asuntos centrales que abordarán este jueves 17 y el viernes 18 en la capital mexicana los viceministros de Agricultura del Grupo de los 20 (G-20) países industrializados y emergentes.

El impacto de esta problemática en la humanidad es analizado por la investigación "Agrocombustibles: fogoneros del hambre. Cómo las políticas de Estados Unidos para el etanol de maíz aumentan el precio de los alimentos en México", presentada este miércoles 16 y patrocinada por la oficina estadounidense de la no gubernamental ActionAid International. 

"Hemos visto alzas de precios muy fuertes (de los alimentos) desde fines de 2000, luego se repitieron en 2007 y volvieron en 2010 y 2011", dijo a IPS el estadounidense Timothy Wise, director del Programa de Investigación y Política del Instituto de Desarrollo Global y Medio Ambiente de la Universidad de Tufts. 

"Eso coincide con la expansión del etanol en Estados Unidos", indicó Wise, coautor del informe. "Lo que se ve en México es el aumento del precio de la tortilla de maíz", el tradicional alimento de este país y cuyo precio se elevó 60 por ciento desde 2005, añadió. 

Wise y la también coautora Marie Brill, directora de políticas de ActionAid, aseguraron que México perdió desde 2005 entre 250 millones y 500 millones de dólares por año al tener que importar el grano, debido a las altas cotizaciones internacionales. 

"La expansión de los agrocombustibles contribuye a la inseguridad alimentaria en México. Las alzas de precios asociadas al etanol afectan negativamente a los consumidores, especialmente a aquellos que carecen de seguridad alimentaria y no son productores", concluye el estudio de 24 páginas. 

Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, el año pasado se consumieron en ese país 53.302 millones de litros de etanol de maíz, para cuya elaboración se destinó 40 por ciento de la cosecha del grano. 

En ese país, el mayor productor y exportador de maíz del mundo, se aplica una política de protección arancelaria a favor del biocarburante local, entrega de subsidios a los productores y un mandato de mezcla de gasolina con hasta 10 por ciento de etanol. 

"El G-20 tiene que resolver la crisis alimentaria. La cumbre de 2011 abordó la situación, pero tiene que prender los motores primarios. México es un ejemplo de lo que pasa en otros países", apuntó Brill. 

Los mandatarios del G-20, cuya presidencia temporal ocupa México, se reunirán el 18 y 19 de junio en la noroccidental ciudad de Los Cabos, para tratar políticas contra la crisis económica-financiera que afecta al Norte, la seguridad alimentaria, el crecimiento verde y el combate al cambio climático, entre otros asuntos. 

Este bloque reúne a los países industrializados del Grupo de los Ocho (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Japón, Italia y Rusia), a la Unión Europea como tal y a economías emergentes como Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, China, Corea del Sur, India, Indonesia, México, Sudáfrica y Turquía. 

Los sinsabores del maíz 

"El gobierno de México tiene que determinar que está del lado del productor y no en beneficio de las empresas. Tenemos que trabajar sobre una reserva de alimentos, para no depender del extranjero", declaró a IPS la activista Olga Alcaraz, dirigente de la Red de Empresas Comercializadoras Campesinas del occidental estado de Michoacán. 

Las siembras destinadas a los agrocombustibles comenzaron en la región a mediados del siglo XX y cobraron auge en la década del 70, cuando los países latinoamericanos despuntaron como proveedores de materias primas para los mercados de las naciones industrializadas y ante la primera gran crisis petrolera. 

En los últimos años, el desarrollo de algunos monocultivos ha mutado hacia el aprovisionamiento de materia prima para la elaboración de combustibles, como el etanol proveniente de la caña de azúcar y el biodiésel obtenido a partir del aceite de palma africana. La expansión de productos agrícolas para elaborar combustibles se debe también al agotamiento del petróleo como fuente de energía y a que la producción y uso de hidrocarburos conlleva la emisión de gases contaminantes, como el dióxido de carbono, responsables del aumento de la temperatura del planeta. 

El maíz carga con una fuerza simbólica desde México hasta Nicaragua. "El aumento de la dedicación de este grano para etanol es fortísima, empujada por los altos precios del petróleo", destacó Wise. 

"Esa situación crea problemas para países importadores como México", añadió este experto, quien ha estudiado los efectos del aumento de los precios de los alimentos en naciones en desarrollo. 

En México se producen unos 22 millones de toneladas de maíz al año sobre una superficie de 7,5 millones de hectáreas, de las cuales viven unos 2,5 millones de productores de pequeña y mediana escala, y se importan 10 millones de toneladas. 

El déficit de la balanza comercial agrícola mexicana se ubicó el año pasado en 2.500 millones de dólares, mientras que las compras agrícolas a Estados Unidos treparon hasta 18.400 millones. 

La Ley de Promoción y Desarrollo de los Bioenergéticos de 2008 prohíbe que tierras aptas para cultivos alimenticios sean utilizadas para plantar vegetales destinados a la elaboración de agrocombustibles. 

Las organizaciones de la sociedad civil recomiendan al G-20 anular subsidios y mandatos para consumo de agrocombustibles, la regulación y transparencia de los mercados y financiar la agricultura familiar. 

Los autores del estudio presentado este miércoles estiman que el costo financiero anual de las importaciones mexicanas serviría para producir 700.000 toneladas de maíz. 

"Es necesario invertir en programas de productores que no han recibido apoyos en 30 años. Ese es el sector que podría beneficiarse con una inversión moderada. Se ha demostrado la factibilidad de esa expansión", sugirió Wise. 

El tema también permeará los debates de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, conocida como Río+20, que se realizará del 20 al 22 de junio en Brasil.

"Esperamos ver un enfoque que integre energía, sustentabilidad y seguridad alimentaria", indicó Brill. 

Alcaraz sostuvo a su vez que se necesita "innovación tecnológica para ahorrar en la producción y tener nuestra propia semilla, porque dependemos de las transnacionales".

Comentarios

Su comentario

Nombre

wlm1dt

Normas de uso

La opinión en los comentarios es la de los usuarios, no de ELPAIS.cr - No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes o injuriosos. - Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. - Una vez aceptado el comentario, será publicado.

Clima
BCCR El dólar
COMPRA ¢532.03
VENTA ¢542.7
Encuesta

¿Cree usted que el PLN dará tres comidas diarias a 339 mil personas?

Lotería
Sorteo: 9 marzo 2014

61

589

Primer premio

55

900

Segundo premio

71

846

Tercer premio